De la mar y los barcos


Desguace del petrolero “Almudaina” (1992-2007)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En mayo de 1989, y en la línea de progresar en la internacionalización del negocio naviero, la Empresa Nacional Elcano de la Mercante constituyó en Bahamas la sociedad filial Lauria Shipping Corporation Limited, con la que se pretendía abordar parte de las actividades internaciones de la compañía naviera, al tiempo que se intensificaban las relaciones comerciales con uno de los principales operadores europeos, por medio de actuaciones conjuntas y se daban pasos para el establecimiento de un proyecto de asociación a largo plazo. 

En carga líquida y como consecuencia de las favorables expectativas de mercado, en agosto de 1989 se firmó un acuerdo con Astilleros Españoles para la adquisición a través de Lauria Shipping de dos petroleros tipo “suez-max” de 140.000 toneladas de peso muerto cada uno. Los contratos de construcción entraron en vigor el 30 de noviembre del citado año y con el Banco de Crédito Local se firmó una operación para su financiación, sindicada con otras entidades bancarias. 

Estampa marinera del petrolero “Almudaina”, visto por la banda de estribor

La construcción número 60 del astillero de Puerto Real (Cádiz) recibió el nombre de “Almudaina” –sobre el proyecto iba a llamarse “Castillo de la Almudaina”– y el primer bloque de su casco se colocó el 21 de febrero de 1992. Cinco meses después, el 15 de agosto, flotó por primera en unión de su gemelo “Vélez Blanco” en la misma maniobra de llenado de agua del gran dique seco, con capacidad para construir buques de hasta medio millón de toneladas. El 28 de febrero de 1993 se procedió a su entrega oficial y a partir de ese momento entró en servicio fletado a REPSOL y también operó en el tráfico internacional, en función de la demanda. 

Cuando finalizó el contrato con la compañía española, este petrolero –entonces abanderado en el registro de Madeira– operó durante bastante tiempo en el área asiática, transportando cargamentos de crudo desde el Golfo Pérsico. El 29 de mayo de 2004, cuando se encontraba reparando en el astillero Keppel, en Singapur, se produjo un incendio en uno de los tanques del buque que se saldó con siete operarios muertos. Los responsables del astillero fueron acusados de no haber comprobado previamente las condiciones de trabajo y para evitar el juicio ante los tribunales, dos años después optó por declararse culpable y asumió las indemnizaciones. 

En 2007 el buque se vendió a intereses rusos y se rebautizó “Nadezhda”

Varado en Gadani Beach con el nombre de “Dez”, en fase de desguace

En febrero de 2007 la Empresa Naviera Elcano vendió este buque a la compañía Murmansk Shipping y se abanderó en el registro naval ruso con el nuevo nombre de “Nadezhda”. La entrega se formalizó en aguas de la bahía de Guanabara (Brasil) y entonces comenzó una nueva etapa de seis años, limitado en su explotación por su condición de monocasco. El 10 de febrero de 2013 arribó a Gadani Beach (Pakistán) y en su último viaje navegó con el nombre “Dez”. A toda máquina varó en la placidez de la orilla y poco después dieron comienzo de los trabajos de desguace. 

De 77.477 toneladas brutas, 45.660 toneladas netas y 147.067 toneladas de peso muerto, medía 274,30 m de eslora total –265 m de eslora entre perpendiculares–, 43,24 m de manga, 23,80 m de puntal y 16,30 m de calado máximo. Disponía de doce tanques con capacidad para 180.873 metros cúbicos. Propulsado por un motor Burmeister & Wain 6S70MC –fabricado, bajo licencia, por AESA en Valencia–, con una potencia de 20.943 caballos sobre un eje y una hélice de paso fijo y una velocidad de 14 nudos. Código IMO 8915809.

Fotos: Edson de Lima Lucas, César T. Neves y Primedude (shipspotting.com)



Desguace del “bulkcarrier” “Castillo de Butrón” (1988-2013)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Para compensar la pérdida del buque “Castillo de Salas”, así como la reducción de la capacidad de carga derivada del desguace de los buques “Castillo de la Mota” y “Castillo Manzanares”, la Empresa Nacional Elcano de la Marina Mercante contrató en 1986 con Astilleros Españoles la construcción de un nuevo “bulkcarrier” de 74.000 TPM. El buque era una repetición del proyecto básico de la serie “Castillo de Almansa”, con 16 metros más de eslora, lo que dio un barco extraño en el mercado de fletes. 

El primer bloque de la quilla de la construcción número 46 de la factoría de Astilleros Españoles en Puerto Real (Cádiz) se colocó el 15 de septiembre de 1987 en el dique seco y el 28 de febrero de 1998 flotó por primera vez. El 16 de agosto del citado año entró en servicio bautizado con el nombre de “Castillo de Butrón” [1]. Como se puede apreciar, en su construcción se invirtieron apenas once meses, lo que nos da una idea del buen rendimiento de los trabajos. 

“Castillo de Butrón”, un “bulkcarrier” de tonelaje atípico en su clase

Su construcción compensó en parte la pérdida del “Castillo de Salas”

Sin embargo, el tamaño del buque y su limitada velocidad –pese a tratarse de un barco mayor la potencia era menor a la instalada en los buques de la clase “Castillo de Almansa”–, así como su atípico peso muerto, pues no era un modelo “panamax”, condicionaron su óptima explotación. Tenía un defecto, además, de cierta importancia: el tiempo excesivo de apertura y cierre de las escotillas en tráficos como el transporte de grano, lo hacía muy vulnerable a los chubascos, con los perjuicios que ello suponía para este tipo de cargas [2].   

Era un buque de 44.957 toneladas brutas, 28.817 toneladas netas y 74.400 toneladas de peso muerto, siendo sus principales dimensiones 240 m de eslora total –228 m de eslora entre perpendiculares–, 36 m de manga, 19,26 m de puntal y 13,74 m de calado máximo. Disponía de siete bodegas con capacidad para 97.994 metros cúbicos. Propulsado por un motor Sulzer 6RTA62 –fabricado, bajo licencia, por AESA en Valencia–, con una potencia de 12.000 caballos y una velocidad de 15 nudos. Código IMO 8604620. 

Rebautizado “Agia Filothei”, visto de popa por la aleta de babor

En su tercera y última etapa, rebautizado “St Ioian”

Punto y final a la vida marinera del buque “Castillo de Butrón”

En mayo de 2006 el buque “Castillo de Butrón” se vendió a Ilios Shipping Co. S.A., sociedad vinculada a los mismos intereses que habían comprado los buques “Castillo de Almansa” y “Castillo de Xátiva”. Entonces recibió el nuevo nombre de “Agia Filothei” y casi cinco años después, en julio de 2011, se revendió a la compañía Shelton Shipping Ltd. (Interunity Management, con sede en Atenas) y por espacio de otros dos años navegó con el nombre de “St Ioan”. El 18 de julio de 2013 arribó a Gadani Beach, donde acabó su vida marinera bajo la acción del soplete y la piqueta.

Fotos: Esima001, José Luis Díaz Campa (spanishshipping.com), Paul Sullivan, Norwelle y Primedude (shipspotting.com).


[1] Díaz Lorenzo, Juan Carlos. “Empresa Naviera Elcano. Seis décadas de historia”. p. 354. Madrid, 2004.

[2] Anotaciones de Juan Manuel Pérez Rodríguez, ex jefe de máquinas de ENE. 



Desguace del OBO liberiano “Dodsland” (1985-1989), construido en AESA Puerto Real

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Nos referíamos en crónicas anteriores al desguace de los buques “Badak” y “Mercedes”, que acabaron sus respectivas vidas marineras reconvertidos en “bulkcarriers” con los nombres de “Hebei Mercy” y “Kingsway”, y ahora nos ocupamos del buque “Sky Treasure”, abanderado en Hong Kong, contraseña de Shanghai Bulker AS (gerencia de Guangzhou Kuifenghang Shipping Co. Ltd.) y que ha sido vendido para desguace en Xinhui, a donde arribó el 10 de enero de 2012, según leemos en Marine News.

En su penúltima etapa navegó con el nombre de "Hebei Treasure"

Este buque, al igual que los anteriores, había sido construido como OBO (ore oil / bulk oil) en la factoría de Astilleros Españoles en Puerto Real (Cádiz) y, puesto a flote en 1983, entró en servicio en noviembre de 1985 bautizado con el nombre de “Dodsland” y contraseña de  la compañía liberiana Ultramar Shipping Co. Inc., sociedad propiedad del grupo norteamericano del mismo nombre, cuyo contrato había sido rechazado por incumplimiento en los plazos de entrega.

Un cambio en la dirección de Astilleros Españoles y en la presidencia de la División de Construcción Naval del INI, en tiempos de Pedro Sancho Llerandi, consiguió renegociar el contrato y los seis OBO’s finalmente fueron entregados a su armador con una cadencia de dos meses en el transcurso de 1985. A su término, el astillero quedó sin carga de trabajo y sus expectativas se centraban, entonces, en un “bulkcarrier” de 95.000 toneladas para MARCOSA destinado al servicio de ENSIDESA, dos buques de 80.000 toneladas para la exportación, dos portacontenedores para Compañía Trasatlántica Española y otros dos petroleros para la Empresa Nacional Elcano.

Construcción número 38 de la citada factoría gaditana, tenía el casco doble y reforzado para la navegación entre hielos y para el transporte de cargas pesadas, y disponía de nueve bodegas y/o tanques y otras tantas tapas de escotilla, con las siguientes capacidades: 82.725 metros cúbicos de carga en grano, 84.519 metros cúbicos de carga líquida o 44.502 metros cúbicos de carga en “ore”.

De 45.278 toneladas brutas, 24.427 toneladas netas y 76.284 toneladas de peso muerto, medía 245 m de eslora total -235 m entre perpendiculares-, 32,59 m de manga, 19,51 m de puntal y 14 m de calado. Estaba propulsado por un motor Burmeister & Wain 5K90GFCA –fabricado, bajo licencia, en la factoría de AESA en Manises-, con una potencia de 15.200 caballos sobre un eje y una velocidad de 14,2 nudos. Código IMO 8023292.

En febrero de 1987 sufrió un percance de cierta gravedad debido a la inundación de los tanques de lastre con agua de mar, cuando navegaba por el río San Lorenzo, rumbo a Quebec, con un cargamento de 95.000 toneladas de crudo. Se ordenó que procediera al puerto de Halifax, pese a los inconvenientes del mar helado, donde finalmente efectuó la descarga a barcos de menor porte y, a continuación, entró en dique seco para efectuar reparaciones.

Rebautizado "Kapitan Zhuravlyov", en aguas de EE.UU.

Visto por la aleta de estribor, cuando estuvo abanderado en Malta

En septiembre de 1989 el buque fue vendido a la compañía liberiana Zhuravlyov Shipping Co. Ltd. (una filial de Novoship UK) y rebautizado “Kapitan Zhuravlyov”. Poco después se produjo la desaparición del bloque soviético y tras el nacimiento de la nueva Rusia navegó abanderado en Malta con la contraseña de Sovcomflot.

Esta compañía, en la actualidad una de las más importantes a nivel mundial, operó otros cinco buques gemelos llamados “Kapitan Putilin”, ex “Mercedes”; “Kapitan Spivak”, ex “Maureen”; “Kapitan Tkachenko”, ex “Nilam”; “Kapitan Kozar”, ex “Badak” y “Kapitan Stankov”, ex “Palacio”. Todos ellos entraron en servicio entre 1985 y 1986 y varios estaban a flote, inacabados, desde 1983.

En octubre de 2005 este buque fue vendido a la compañía china HOSCO y rebautizado “Hebei Treasure” y en noviembre de 2010 pasó a manos de la citada Shanghai Bulker AS y en su última etapa navegó con el nombre de “Sky Treasure”, con el que se rindió su última singladura, después de 26 años de vida marinera con cuatro nombres y tres banderas.

Fotos: Manuel Hernández Lafuente, James Edgar y Jukka Huotari (spanishshipping.com)



El patrullero oeánico “Yekuana” (PC-23), en viaje de entrega a Venezuela

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El patrullero venezolano “Yekuana” (PC-23) arribó ayer al puerto de Santa Cruz de Tenerife, en escala técnica de 24 horas, en el viaje de entrega a la Armada de la República Bolivariana de Venezuela, tras su reciente alistamiento en el astillero de Navantia en Puerto Real (Cádiz), donde ha sido construido.

El citado buque está al mando del capitán de corbeta Jesús Martín Acevedo, cuyos padres son naturales de Buenavista del Norte (Tenerife), informa el periódico tinerfeño “El Día” en su edición de hoy. A su llegada al puerto tinerfeño acudió a recibirle el cónsul general de Venezuela en Canarias, David Nievas Branchs. Está previsto que el nuevo buque arribe el próximo 30 de diciembre a la base naval de Puerto Cabello.

Se trata del tercero de los cuatro buques POVZEE encargados por el Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela a la empresa española Navantia y ha sido construido en el astillero de Puerto Real. El buque fue oficialmente entregado el 7 de diciembre y hasta su salida de Cádiz ha permanecido en fase de adiestramiento de su tripulación.

El patrullero venezolano "Yekuana", ayer, en Santa Cruz de Tenerife

El patrullero oceánico “Yekuana” está capacitado para el desempeño de diferentes misiones como vigilancia y protección de la Zona Económica Exclusiva, protección del tráfico marítimo, defensa de intereses estratégicos, operaciones de búsqueda y salvamento, auxilio a otras unidades y humanitarias, control de contaminación marina, persecución del contrabando, tráfico de drogas e inmigración ilegal, vigilancia y obtención de información de inteligencia operativa o medioambiental, defensa de superficie y guerra electrónica pasiva.

De 2.450 toneladas de desplazamiento a máxima carga, mide 98,90 m de eslora total, 12,60 m de manga y 3,80 m de calado. El equipo propulsor está formado por cuatro motores MTU 12V2000 M50B, con una potencia de 5.900 caballos acoplados a dos ejes y hélices de paso variable, que le permite alcanzar una velocidad máxima de 24 nudos y mantener una velocidad de crucero de 18 nudos y una autonomía de 3.500 millas. La dotación está formada por 72 personas.

Los sistemas electrónicos han sido suministrados por la compañía holandesa Thales N.V. y consiste en un sistema de control de combate TNN Tacticos, director radar optrónico Sting EO Mk2, director radar optrónico Mirador y un radar multifuncional 3D Smart-S Mk2 EIF. El armamento está formado por un cañón Oto-Breda Super-Rapid 76/62 mm, a proa; un cañón Oerlikon Millenium de 35 mm, a popa; y dos ametralladoras de 12,7 mm. Dispone, asimismo, de un hangar y una cubierta de vuelo a popa para apontaje de helicópteros medianos.

El patrullero "Yekuana", el día de su puesta a flote en Navantia Puerto Real

Navantia ya ha entregado otros tres patrulleros de vigilancia de litoral (PVL), proyecto Avante 1400, todos los cuales pasaron en viaje de entrega por Santa Cruz de Tenerife. Se trata de los buques “Guaicamacuto”, “Yavire” y “Naiguatá”. El cuarto buque de la serie, “Tamanaco”, está previsto construirlo en los astilleros DIANCA, en Puerto Cabello (Venezuela) con transferencia de ayuda tecnológica española. Así lo ratificó el  comandante general de la Armada de Venezuela, almirante Diego Molero Bellavía, en el acto de entrega del buque “Yekuana”.

En mayo de 2009, DIANCA anunció el inicio de los trabajos con el corte de acero del bloque 103, aunque desde entonces no ha habido mayor información sobre el avance de los trabajos. Sin embargo, otras partes del “Tamanaco” ya están terminadas en España y esperan su traslado a Venezuela. En algún momento, por lo que se ha publicado, Navantia consideró que DIANCA no tenía capacidad técnica para realizar los trabajos y propuso completar la construcción del patrullero en España, tal como lo fueron los tres primeros buques.

Por lo que se refiere a la entrega de los buques del tipo POVZEE, concluirá a comienzos de 2012 con la recepción del buque “Kariña” (PC-24) y ha supuesto para la empresa española una facturación de 1.200 millones de euros. Los dos buques anteriores de la serie, llamados “Guaiquerí” (PC-21) y “Warao” (PC-22) también hicieron escala técnica en el puerto de Santa Cruz de Tenerife en sus respectivos viajes de entrega.

El contrato de los cuatro patrulleros de la clase “Guaiquerí y de los cuatro buques de vigilancia del litoral de la clase “Guaicamacuto” supone para Navantia en total cinco millones de horas de trabajo (1.456.900 horas para el astillero y 3.580.700 horas para la industria auxiliar) y fue firmado el 28 de noviembre de 2005, en el marco de un acuerdo bilateral entre Venezuela y España.

Fotos: Pepe Marrero y Navantia



Navantia entrega el primero de los patrulleros oceánicos de la Armada Bolivariana de Venezuela, bautizado “Guaicamacuto”

Redacción

Navantia procedió el pasado 2 de marzo a la ceremonia oficial de bautizo del nuevo patrullero oceánico de vigilancia de la Zona Económica Exclusiva (POVZEE), bautizado con el nombre de Yekuana y amadrinado por la señora Lorena López de Toro. Este buque es el tercero de la serie de cuatro de este tipo que Navantia está construyendo para la Armada Bolivariana de Venezuela en el astillero de Puerto Real. Su construcción comenzó en diciembre de 2008 y la puesta de quilla se produjo el 22 de octubre de 2009.

Los patrulleros oceánicos de vigilancia construidos para Venezuela miden 98,90 metros de eslora y tienen un desplazamiento de 2.200 toneladas a una velocidad máxima de 25 nudos. Podrán desempeñar diferentes misiones como vigilancia y protección de la zona económica exclusiva, protección del tráfico marítimo, defensa de intereses estratégicos, operaciones de búsqueda y salvamento, auxilio a otras unidades y humanitarias, control de contaminación marina, persecución del contrabando, tráfico de drogas e inmigración ilegal, vigilancia y obtención de información de inteligencia operativa o medioambiental, defensa de superficie, guerra electrónica pasiva, informa la empresa constructora.

En la misma jornada, Navantia entregó a la Armada Bolivariana de Venezuela el primero de los cuatro Buques de Vigilancia del Litoral (BVL), botado el 16 de octubre de 2008 y bautizado con el nombre de Guaicamacuto.

A ambos actos asistieron, entre otros, el embajador de Venezuela en España, Julián Isaías Rodríguez; el  jefe de la misión Naval Venezolana en España, almirante Padrón y, por parte de Navantia, su presidente, Aurelio Martínez y el director del astillero San Fernando-Puerto Real, Fernando Miguélez.

El buque mide 79,90 metros de eslora y desplaza 1.500 toneladas a una velocidad máxima de 22 nudos. Estos buques podrán realizar diferentes misiones como vigilancia y protección de la zona litoral, protección del tráfico marítimo, asistencia sanitaria a otros buques, lucha contraincendios externo, lucha y control de la contaminación marina, transporte de personal y provisiones, operaciones de búsqueda y rescate, intervención rápida, apoyo a buceadores, defensa de superficie y guerra electrónica pasiva. En la construcción del buque y el suministro de equipos y materiales han colaborado más de 90 empresas de todo el mundo.

El contrato de estos cuatro patrulleros y de los cuatro buques de vigilancia del litoral, cuya construcción supondrá cinco millones de horas de trabajo (1.456.900 para Navantia y 3.580.700 para la industria auxiliar), fue firmado el 28 de noviembre de 2005. Sus entregas están previstas entre marzo de 2010 y finales de 2011.

El patrullero venezolano "Guaicamacuto", en pruebas de mar

Foto: Navantia




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 175 seguidores