De la mar y los barcos


Nueva vida para el fast-ferry “Volcán de Tauro” en Corea del Sur

Juan Carlos Díaz Lorenzo

¿Se acuerdan del fast-ferry “Volcán de Tauro”? Fue la apuesta de Naviera Armas por la alta velocidad en Canarias y no tuvo éxito. El barco elegido tampoco. Estuvo navegando muy poco tiempo entre las dos capitales canarias. Llegó en abril de 2000 y quedó amarrado en 2002. Después pasó a manos del Grupo Balearia y durante una temporada, entre 2003 y 2004, ostentó el nombre de “Al Sabini” y cuando parecía que había encontrado su espacio, vino una nueva etapa de amarre que se prolongó en el tiempo.

Como el Ave Fénix hace poco ha vuelto a renacer con el nombre de “Queen Star” y desde hace unos días ha emprendido una nueva etapa en Corea del Sur, entre los puertos de Mokpo y Jeju, en una travesía de tres horas y diez minutos. Con capacidad para 880 pasajeros y 200 vehículos, es el mayor buque de su clase que opera en la zona, como destacan los medios informativos del país asiático.

El fast ferry “Volcán de Tauro”, atracado en el puerto de Cádiz

Del “Volcán de Tauro”, diseño italiano construido en los astilleros Rodríguez, en Pietra Ligure (Italia), recordamos que tiene el casco de acero –sus casi gemelos lo tienen de aluminio- y su equipo propulsor dio bastantes problemas. Naviera Armas consiguió deshacerse de él y después de una etapa de amarre en Cartagena y Cádiz, reapareció con el nombre de “Al Sabini” en la línea Denia-Ibiza-Palma.

Sin embargo, se repitieron los problemas en el equipo propulsor y en 2006 la división financiera de Caterpillar –fabricante de los motores- se hizo cargo del barco, invirtiendo mucho dinero en solventar la situación para conseguir ponerlo en venta. Se inició entonces un peregrinaje de largos amarres en los puertos de Génova, Toulón y Marsella, hasta que en diciembre de 2011 apareció un comprador, Sea World Express Ferry, que se lo llevó a Corea del Sur y ha comenzado una nueva etapa, que deseamos sea exitosa y duradera.

Es un buque de 5.889 toneladas brutas y 600 toneladas de peso muerto, en un casco de estilizadas líneas marineras de 113,45 m de eslora total, 17 m de manga y 2,46 m de calado máximo. Propulsado por seis motores Caterpillar 3616TA, con una potencia de 36.000 kw, que accionan un sistema de “water-jets” y le permite alcanzar una velocidad de 40 nudos. Código IMO 9192935.

Foto: Julio A. Rodríguez Hermosilla

 



Desguace del rolón español “Volcán de Tahíche” (1995-2011)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Con 32 años de vida marinera se ha ido de la mar para siempre el rolón “Volcán de Tahíche”, segundo con este nombre en la historia de Naviera Armas, cuya contraseña enarboló por espacio de 17 años. A lo largo de su vida marinera navegó con tres banderas (España, Malta y Panamá) y con el nombre circunstancial de “Vol” y abanderado para la ocasión en Sierra Leona arribó el 15 de agosto de 2011 a Aliaga (Turquía), siendo desmantelado a manos del personal de la factoría Hisar Gemi Sokum AS, de la citada localidad, según leemos en Marine News.

Este buque era una repetición del tipo “Beni”, de los que inicialmente se construyeron tres unidades en la factoría de ASCON en Ríos (Vigo), por encargo de Naviera de Exportación Agrícola (NEASA), bautizados con los nombres de “Benijófar”, “Benifasar” y “Benirredra”. En realidad, el origen está en un proyecto contratado por la sociedad Topaz Shipping Corp., para un buque que iba a llamarse “Lilac” y que entró en servicio en noviembre de 1972 con el nombre de “Kerisnel”, abanderado en Francia y con la contraseña de Brittany Ferries.

En su primera etapa, con el nombre de "Guadalaviar"

Cuando los tres barcos de NEASA estaban en servicio, su compañía armadora sufría dificultades financieras y fueron intervenidos por el Banco de Crédito Industrial y entregados para su gerencia a la Sociedad de Gestión de Buques (SGB). A finales de la década de los setenta navegaron fletados por Compañía Trasmediterránea en la línea de carga rodada entre Cádiz y Canarias.

Otra sociedad llamada Naviera Cru contrató la construcción de cuatro unidades del mismo modelo, que fueron los últimos buques mercantes construidos en las factorías de ASCON en la ría de Vigo. El primero de ellos, que es el buque de esta historia, construcción número 249, fue botado el 13 de diciembre de 1978 con el nombre de “Guadalaviar” y entró en servicio en noviembre de 1979. Los tres buques restantes recibieron los nombres de “Guadalén”, “Guadalhorce” y “Guadalmedina”.

Dificultades financieras de Naviera Cru motivaron la ejecución de las hipotecas pendientes a favor del Banco de Crédito a la Construcción y la explotación del buque “Guadalaviar” y la de sus gemelos pasó a manos de la Sociedad de Gestión de Buques. En junio de 1986 estuvo fletado a intereses británicos y por espacio de un año navegó en el canal de la Mancha con el nombre de “Portbury”.

"Isla de Tenerife", al servicio de Líneas Marítimas Hespérides

En junio de 1987 lo compró Líneas Marítimas Hespérides y fue rebautizado “Isla de Tenerife”. A partir de entonces navegó en los servicios interinsulares y en la línea de Canarias-Puerto de Santa María-Sevilla. A raíz de la separación de intereses de sus socios, Líneas Marítimas Hespérides –que sufrió un duro golpe en febrero de 1993 con la pérdida del buque “Isla de La Gomera”-, atendió exclusivamente la línea del Puerto de Santa María, hasta que en abril de 1994 se produjo la inmovilización del buque en el puerto de Santa Cruz de Tenerife.

Naviera Areca, una sociedad vinculada al armador grancanario Antonio Armas Fernández, inició las gestiones oportunas para su adquisición, resolviéndose favorablemente la operación y el 22 de julio del citado año zarpó de Santa Cruz de Tenerife en viaje a Las Palmas, siendo reparado en ASTICAN y puesto de nuevo en servicio.

"Volcán de Tahíche", atracado en Santa Cruz de Tenerife

Fletado por Naviera Armas, el 29 de agosto de ese mismo año se incorporó a los servicios interinsulares –capitán, Francisco Noguerol Cajén- e inicialmente pasó a cubrir la línea Las Palmas-Puerto del Rosario. El 14 de septiembre siguiente hizo su primera escala en Santa Cruz de Tenerife. Posteriormente, el percance sufrido por el buque “Volcán de Tamia” obligó a una reestructuración en los tráficos interinsulares y el buque “Isla de Tenerife” cubrió la línea entre Las Palmas y las islas occidentales. En enero de 1995, la Dirección General de la Marina Mercante autorizó el cambio de nombre de este buque por el nuevo de “Volcán de Tahíche”.

En enero de 2004 coincidió con la primera escala en Tenerife del "QM 2"

En 1999 fue fletado a Unión Marítima de Formentera e Ibiza (UMAFISA) para cubrir una línea de carga rodada entre los puertos de Vilanova y Geltrú (Tarragona) e Ibiza (Baleares), en la que sustituyó al buque “Volcán de Tinache”. En 2000 regresó de nuevo el archipiélago canario, actuando desde entonces como unidad de reserva y refuerzo en el tráfico carguero. En 2005 fue abanderado en Malta y posteriormente cambió a pabellón panameño.

El 8 de septiembre de 2010, encontrándose el buque “Volcán de Tahíche” en el puerto de Las Palmas, resultó muerto un tripulante del buque, de origen mauritano, al parecer por inhalación de gases cuando realizaba labores de limpieza en un tanque, según publicó el periódico “Canarias 7″. Un segundo operario, de la misma nacionalidad, fue ingresado en estado crítico. La Autoridad Portuaria de Las Palmas atribuyó el accidente a “exceso de confianza” de los marineros, que fueron encontrados por un tercer tripulante, que activó los servicios de emergencia.

En su última etapa, en el puerto de Santa Cruz de La Palma

De 2.361 toneladas brutas, 746 toneladas netas y 3.734 toneladas de peso muerto, medía 101,50 m de eslora total -90,10 m entre perpendiculares-, 16,74 m de manga, 11 m de puntal y 6,11 m de calado máximo. Disponía de 680 metros lineales para carga rodada y estaba propulsado por un motor Deutz RBV12350 –fabricado, bajo licencia, en los talleres de Hijos de J. Barreras, en Vigo-, con una potencia de 5.700 caballos sobre un eje y una velocidad de 13 nudos. Código IMO 7615323.

Fotos: José Luis Díaz Campa, Juan Carlos Díaz Lorenzo y Francisco Noguerol Cajén



Desguace del rolón español “Volcán de Timanfaya” (1974-1996)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Después de 36 años de vida marinera se ha ido de la mar para siempre el rolón Magosa, que ha sido desguazado a manos del personal de la factoría Cemsan, en Aliaga (Turquía), a donde arribó el 17 de febrero de 2011. En su última etapa enarboló la contraseña de la sociedad turca Akgunier Isletmeleri Sti Ltd. 

Al revisar su historial vemos que se trata de un barco muy conocido en Canarias: Volcán de Timanfaya, tercero de los buques de su clase y primero de nueva construcción que tuvo el armador canario Antonio Armas Fernández, quien heredó de su padre una flota variopinta de barcos tradicionales de cabotaje –Barreras Puente, Antonio Armas, Puerto de Burriana, Puerto de Denia, Rosita Soler, Riva, Andrés Rial, Felipe, Ramales, Lanestosa, Golondrín…-, la mayoría de los cuales fueron desguazados y unos pocos vendidos a otros armadores. 

A comienzos de la década de los setenta y considerando la evolución del mercado y previendo lo que habría de producirse en Canarias, con una presencia cada vez más fuerte del tráfico de contenedores pero inexistente en cuanto a carga rodada, Antonio Armas Fernández tomó la decisión en 1973 -al amparo de lo establecido en el Régimen Económico y Fiscal de Canarias (REF) de 1971-, de comprar en el mercado europeo dos barcos rolones de segunda mano, que fueron los primeros de su clase que navegaron en Canarias: Volcán de Yaiza y Volcán de Tahíche

Al mismo tiempo negociaba la construcción de dos barcos nuevos, cuyo contrato se firmó con los astilleros Enrique Lorenzo y Cía., conocido también como Factorías Vulcano[1], situado en la ría de Vigo. Proyectados por el ingeniero naval Domingo Álvarez-Arenas Caramelo, el primero de ellos, protagonista de esta crónica histórica, recibió el nombre de Volcán de Timanfaya y el segundo, Volcán de Tisalaya. Por entonces, dados los vínculos con Lanzarote de las familias Armas Fernández y Armas López, los barcos de Antonio Armas Curbelo S.A. ostentaron exclusivamente nombres de volcanes de dicha isla[2].  

Botadura del buque "Volcán de Timanfaya"

El 12 de septiembre de 1973 se procedió a la puesta de la quilla del buque Volcán de Timanfaya, que fue botado el 12 de marzo de 1974, en ceremonia bendecida por el párroco de Nuestra Señora de Las Nieves y en la que actuó de madrina Sandra Mead, esposa del armador. El acto estuvo presidido por el comandante militar de Marina de Vigo, capitán de navío Guillermo Díaz del Río y González-Aller.

El nuevo buque fue entregado el 19 de diciembre de ese mismo año y el 8 de enero de 1975 arribó a Las Palmas, en su viaje inaugural, al mando del capitán Manuel Garrocho Martín. Un día después, incorporado a la línea regular, hizo su primera escala en el puerto de Santa Cruz de Tenerife. 

Construcción número 374 del citado astillero, cuando salió a navegar era un buque de 556 toneladas brutas, 182 netas y 872 de peso muerto, con unas dimensiones de 64 metros de eslora total -55 entre perpendiculares-, 12 de manga, 8,30 de puntal y 3,77 de calado. Estaba propulsado por dos motores Caterpillar D399SCAC[3], de factura norteamericana, con una potencia de 2.250 caballos acoplados a ejes independientes que movían sendas hélices de paso fijo y le daba una velocidad de 14 nudos. Tenía capacidad de carga para 268 metros lineales.             

De su historial marinero hemos de destacar los siguientes acaecimientos: 

El 22 de octubre de 1975 recibió órdenes de auxiliar al buque Volcán de Yaiza, que se encontraba averiado en las proximidades del puerto de Santa Cruz de La Palma, debido a una avería en la sala de máquinas. El buque Volcán de Timanfaya salió del puerto de Santa Cruz de Tenerife, donde se encontraba y lo remolcó hasta las proximidades del puerto de Las Palmas, donde se hicieron cargo los remolcadores Nublo y Doramas. 

En la madrugada del 29 de enero de 1976, cuando navegaba de Las Palmas a Tenerife, sufrió un abordaje por la amura de estribor con la motonave Cala Deya, de AGRUMAR, sin que se apreciaran daños de gravedad. 

La tripulación del buque Volcán de Timanfaya -capitán, Francisco Noguerol Cajén- tuvo un protagonismo destacado el 30 de mayo de 1981, cuando se encontraba en el puerto de Arrecife de Lanzarote. En dicha fecha, el crucero de turismo soviético Kareliya[4] sufrió un percance en el muelle de Los Mármoles, al colisionar la aleta del estabilizador de estribor contra el muelle, lo que produjo una vía de agua que inundó la sala de máquinas. 

El capitán del crucero informó del percance y pidió ayuda a la autoridad de Marina y ésta ordenó al buque Volcán de Timanfaya, así como al remolcador Anaga y el pesquero Don Vicente, que trataran de desatracarlo, lo cual consiguieron, quedando el barco acomodado sobre un banco de arena próximo al castillo de San José y perfectamente adrizado, lo que facilitó su reflotamiento. 

El buque "Volcán de Timanfaya", al costado del crucero "Kareliya"

A bordo viajaban 313 turistas que realizaban un crucero iniciado en Londres y permanecieron a bordo hasta media tarde, en que fueron arriados los botes y desalojados a tierra[5]. El remolcador soviético Zubr, que se encontraba en el puerto de Las Palmas, así como el mercante de su misma bandera Ravenstvo, que navegaba en aguas próximas al Archipiélago, se dirigieron al puerto de Arrecife para auxiliar al buque Kareliya[6].           

Reflotado con la ayuda del buques Volcán de Timanfaya y el citado remolcador, primero fue remolcado a Las Palmas y en la factoría de ASTICAN se procedió a una reparación de fortuna, haciendo después viaje a los astilleros del Tyne, a donde arribó el 30 de julio, donde se procedió a su reparación definitiva. 

Los buques "Volcán de Tisalaya" y "Volcán de Timanfaya", abarloados, en el puerto de Santa Cruz de Tenerife

El 1 de julio de ese mismo año el buque Volcán de Timanfaya hizo un viaje a La Restinga (El Hierro), para cargar la maquinaria que había sido utilizada en la construcción del refugio pesquero de aquella localidad. La maniobra resultó toda una aventura, pues debido a la inexistencia de cartas náuticas, hubo que sondar el fondo con medios manuales; además, el trozo de muelle no disponía de defensas ni norayes, por lo que hubo que improvisarlos a base de amarrar los cabos a unos camiones[7]

La evolución del tráfico carguero en Canarias justificó la necesidad de alargar en 12 metros la eslora de este buque, y de su gemelo Volcán de Tisalaya. Las obras fueron contratadas en el mismo astillero donde había sido construido y desde Las Palmas hizo viaje  en lastre a la citada factoría. Los trabajos dieron comienzo el 31 de octubre de 1985 y finalizaron el 17 de marzo de 1986. Puesto de nuevo a flote[8], desde Vigo hizo viaje a Málaga para incorporarse a la línea de Melilla fletado por Líneas Peregar. 

El buque "Volcán de Timanfaya", atracado en el puerto de La Savina

En marzo de 1993, a consecuencia de una varada del ferry Islas Pitiusas[9], el buque Volcán de Timanfaya estuvo fletado por PITRA para realizar la línea carguera entre Gandía, San Antonio (Ibiza) y La Savina (Formentera).

De regreso a Tenerife, pintado todavía con los colores de Peregar

En 1994, después de varios meses de amarre en el puerto de Las Palmas como consecuencia de los acuerdos de INTERCAN, el buque de esta historia fue fletado de nuevo a Líneas Peregar para cubrir la línea regular entre Málaga y Melilla. La citada compañía mostró interés por comprar este buque, aunque, finalmente, se decidió por el buque Volcán de Tamia, perdido el 31 de julio de 1996 en trágicas circunstancias, siendo sustituido posteriormente por el buque gemelo Volcán de Tinache, a cuyo servicio continúa. 

Ambos buques consolidaron el tráfico de carga rodada en Canarias

En 1996 el buque Volcán de Timanfaya fue vendido a Med Express Shipping Co. Ltd., siendo abanderado en Malta y rebautizado Med Roro. En 2000 pasó a la titularidad de la compañía Victor Line, cuyo nombre ostentó. Y en ese mismo año fue adquirido por la citada Akgunier Isletmeleri Sti Ltd., siendo rebautizado Magosa –nombre de la ciudad chipriota- y con la que llegó al final de su vida marinera. 

Por lo que se refiere a su gemelo Volcán de Tisalaya, según nuestras noticias sigue a flote. En mayo de 1997 fue vendido a la compañía panameña Oil Merchants y rebautizado Sultana. En noviembre de 2001 pasó a la titularidad de Saint Vicent Maritime y en junio de 2005 cambió de propietario. Desde entonces es propiedad de Gnoco-Groope de Commercants y ostenta el nombre de Oscar I.

Fotos: Archivo de Juan Carlos Díaz Lorenzo y Francisco Noguerol Cajén


[1] En el citado astillero fueron construidos otros dos buques de este mismo tipo, aunque un poco mayores, para la flota de Suardíaz: Rivainfanzón (1975) y Antonio Suardíaz (1976).

[2] Que han sido, hasta el momento, ocho buques: Volcán de Yaiza, Volcán de Tahíche (1º), Volcán de Timanfaya (1º), Volcán de Tisalaya, Volcán de Tamia, Volcán de Tinache, Volcán de Tahíche (2º) y Volcán de Timanfaya (2º).

[3] Los motores habían sido fabricados en 1969 e instalados en el buque durante su construcción.

[4] Construcción número 1.223 de los astilleros Wärtsila, factoría de Turku (Finlandia), fue botado el 14 de abril de 1976 y entregado en diciembre de ese mismo año a la compañía estatal Black Sea Shipping Co. (BLASCO). De 15.065 TRB, mide 156,27 m de eslora total, 22 de manga, 16,31 de puntal y 5,90 de calado máximo. Propulsado por dos motores Pielstick 18PC2-2V-400, con una potencia de 18.000 caballos y una velocidad de 21 nudos. Al igual que sus cuatro gemelos, este buque fue construido como ferry y disponía de un garaje con capacidad para 256 automóviles. En sus primeros tiempos tenía capacidad para 1.009 pasajeros y cuando fue transformado en crucero de turismo se redujo a 650 pasajeros en camarotes. Código IMO 7359498.

[5] A partir de 1975 la flota soviética de turismo conoció una de sus etapas más significativas, pues en poco más de un año se incrementó considerablemente con la adquisición de los trasatlánticos Leonid Sobinov, Fedor Shalyapin, Maksim Gorkiy y Odessa. Destacó la incorporación de cinco nuevos ferries construidos en Finlandia, que fueron entregados entre enero de 1975 y diciembre de 1976 con los nombres de Belorussiya, Gruziya, Azerbaydzhan, Kazakhstan y Kareliya, nombres de otras tantas repúblicas que formaban parte de la extinta URSS.

[6] En diciembre de 1982 fue rebautizado Leonid Brezhnev, en homenaje a la figura del presidente soviético. En 1989, a raíz de la perestroika y la glasnost de Mikhail Gorbachov, el buque fue rebautizado con su nombre original, aunque, en principio, en los medios marítimos se informó que se llamaría Ukraina. En 1995 fue abanderado en Liberia y registrado a nombre de Maddock Trading.  En marzo de 1997 fue embargado cuando se encontraba en Noumea y en mayo de 1998 fue vendido en pública subasta a la sociedad liberiana Kaalbye Shipping International y rebautizado Olvia. En septiembre de 2001 pasó a la propiedad de la sociedad panameña K & O Shipping y en diciembre de 2004 fue rebautizado Neptune. En abril de 2005 se produjo un nuevo cambio de propietario, esta vez a favor de la sociedad panameña Walden Maritime S.A. y unos meses después, en 2006, el buque fue emplazado como casino flotante en la bahía de Hong Kong, donde se encuentra en la actualidad.

[7] Díaz Lorenzo, Juan Carlos. Naviera Armas. Una nueva generación. Las Palmas, 2004.

[8] Desde entonces fue un buque de 76 metros de eslora, 1.826 toneladas brutas (GRT), 589 toneladas netas (GRN) y 1.800 toneladas de peso muerto (TPM).

[9] En 1995 este buque pasó a la propiedad de Naviera Armas y fue rebautizado Volcán de Tindaya, siendo destinado a la línea Corralejo-Playa Blanca. Desde enero de 2004 está en aguas de Cabo Verde, rebautizado Mar d’ Canal y atiende la línea Mindelo-Porto Novo.



El ferry “Volcán del Teide”, botado el 15 de julio, entrará en servicio en noviembre de 2010

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Se cumplieron las previsiones y, como oportunamente habíamos informado, en la pleamar del 15 de julio, a las 19,30 horas, resbaló por la grada del astillero Hijos de J. Barreras, en Vigo, el casco de la construcción número 1.666 bautizado con el nombre de Volcán del Teide.

Este buque, contratado por Naviera Armas, es el más grande de su flota y también el más grande construido hasta ahora en dicho astillero, pues, aunque le aventaja en casi veinte metros de eslora el ferry Abel Matutes, en realidad el casco del último barco de Balearia fue construido en los astilleros de Viana do Castelo (Portugal) y posteriormente finalizado en el muelle de armamento de Barreras.

De la crónica social de su botadura, celebrada con cierto boato a pesar del mensaje inicial de austeridad en consonancia con la crisis económica en curso, sabemos que se desplazaron a Vigo invitados de Canarias y de Madeira, haciendo los honores de madrina la señora María Ángela Andrade Martins, esposa del presidente de la región autónoma de Madeira, Alberto Joao Jardim.

El buque "Volcán del Teide", en la grada donde ha sido construido

Visto de proa por la amura de babor

Panorámica del nuevo buque antes de su botadura

Aspecto de la primera mitad de la eslora del nuevo buque

El nuevo buque tiene unas dimensiones principales de 171,55 metros de eslora total -159 entre perpendiculares-, 26,40 de manga, 14,94 de puntal y 6,40 de calado máximo, con un registro bruto de 29.757 GRT y un peso muerto correspondiente de 4.850 toneladas, aproximadamente.

La velocidad en servicio será de 24 nudos, propulsado por cuatro motores con una potencia de 33.600 kw acoplados a dos ejes que accionan hélices de paso variable y una autonomía de 3.600 millas. La capacidad de pasaje será de 1.500 personas, de ellas 476 en camarotes: 114 camarotes cuádruples, cuatro camarotes dobles y cuatro camarotes para personas con movilidad reducida. Asimismo, dispondrá de dos “suites” tipo dúplex.  

Dispone de tres cubiertas para carga rodada, que suman 3.578 metros lineales, más una cubierta para 353 coches (car deck). El acceso para los vehículos se realiza a través de dos rampas a popa de 16 x 8 metros y en su interior tiene tres rampas movibles para facilitar los movimientos de coches entre cubiertas.  

Entre otras novedades a bordo, tendrá escaleras mecánicas para facilitar el movimiento de los pasajeros y se mejorará la decoración, adjudicada a Oliver & Design, como viene siendo habitual.

El buque "Volcán del Teide", a punto de su botadura

La popa del buque "Volcán del Teide" entra en el agua

El nuevo buque, a flote, en un día de buen tiempo

El nuevo buque es el más grande construido en Vigo

El buque figura inscrito en la matrícula naval de Santa Cruz de Tenerife

Naviera Armas incorpora un nuevo buque a su flota

La construcción del ferry Volcán del Teide supone para el astillero y la industria auxiliar de la comarca 1.250.000 horas de trabajo efectivo y el precio final ronda los 120 millones de euros. Es el primero de una serie inicial de cuatro buques contratados en 2008. Un año después, ante la evidencia de la crisis, el contrato se redujo a dos unidades, previéndose la entrega del segundo de la serie -construcción número 1.667 del citado astillero- para mediados de 2011.

El nuevo buque constituye un desafío financiero sin precedentes por parte de Antonio Armas Fernández, quien, con su sigilo habitual, ha seguido adelante con el proyecto, convirtiéndolo así en el barco más grande de su flota. Según ha trascendido en medios marítimos portugueses, Armas negocia la posibilidad de un tercer buque del tipo Volcán del Teide, así como otro buque de 140 metros de eslora adaptado a la operativa de los puertos menores, cuya consecución está sujeta, en todo caso, a financiación.

El ferry Volcán del Teide figura inscrito en la matrícula naval de Santa Cruz de Tenerife y con éste suman nueve barcos de pasaje: Volcán de Tauce, Volcán de Tejeda, Volcán de Tindaya, Volcán de Tamasite, Volcán de Timanfaya, Volcán de Taburiente, Volcán de Tamadaba y Volcán de Tijarafe. Naviera Armas opera, asimismo, otros dos buques con bandera de conveniencia: Volcán de Tahíche y Mar d’ Canal, este último en Cabo Verde.

Los dos primeros, con capacidad para 350 pasajeros, fueron construidos en 1995 en el astillero Hijos de J. Barreras, por lo que ya suman quince años de vida operativa. Aunque son barcos que cumplen bien su trabajo, sin embargo están muy limitados en cuanto a espacios públicos y velocidad, por lo que, considerando el servicio que prestan los otros buques en las distintas líneas de Canarias, su relevo no debería alargarse mucho tiempo más.

Después siguió una etapa de ocho años con barcos de segunda mano –Volcán de Tindaya, Volcán de Tamasite, Volcán de Tenagua y Volcán de Tacande-, así como la experiencia fallidfa del fast-ferry Volcán de Tauro, hasta que en 2003 comenzó el plan de renovación de flota cuyo resultado conocemos en la actualidad.  

Durante algún tiempo se especuló con la posibilidad de que el buque Volcán del Teide ostentase el nombre de Volcán de Tegueste. Sin embargo, la decisión final no ha podido ser más honrosa: El Teide es el pico más alto de España (3.718 metros) y forma parte del Parque Nacional de las Cañadas del Teide, que cada año visitan unos tres millones de turistas. De este modo, además, vuelve tal nombre a un buque español.

El anterior en llevarlo fue el petrolero Teide, de la Armada Española, construido en los astilleros de la Empresa Nacional Bazán, en Cartagena, y operativo entre 1956 y 1988. Existe un dique cajonero llamado Mar del Teide, propiedad de la compañía constructora FCC y también figuró en la historia de la flota de la compañía Iberia, pues uno de sus aviones Airbus A-300 (EC-DLF) ostentó dicho nombre.

Fotos: Alfredo Campos Brandón



“Volcán del Teide”, nombre elegido para el nuevo ferry de Naviera Armas, el más grande de su flota

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Volcán del Teide es el nombre elegido por Naviera Armas para el nuevo ferry que se encuentra en avanzado estado de construcción en Astilleros Barreras, en Vigo, según hemos podido saber de fuentes solventes. La botadura está prevista, en principio, para el próximo 15 de julio y la entrega, para el próximo mes de noviembre. En aras a la actual situación, la puesta a flote del nuevo barco se considerará un acto más de trabajo y no revestirá celebración especial alguna.

El nuevo barco de Naviera Armas será el más grande de su historia. Es la construcción número 1.666 del astillero vigués, con unas dimensiones de 171,55 metros de eslora total -159 metros entre perpendiculares-, 26,40 de manga, 14,94 de puntal y 6,40 de calado máximo, y un peso muerto correspondiente de 4.850 toneladas, aproximadamente. Se trata, además, del barco de mayor eslora construido en las gradas del citado astillero, pues el casco del buque Abel Matutes fue subcontratado en los astilleros de Viana do Castelo.  

La velocidad en servicio será de 24 nudos, propulsado por cuatro motores de 8.400 kw cada uno acoplados a dos ejes y una autonomía de 3.600 millas. La capacidad de pasaje será de 1.500 personas, de ellas 476 en camarotes: 456 en camarotes cuádruples, 8 en camarotes dobles y 4 en camarotes para personas con movilidad reducida. Asimismo, dispondrá de dos “suites” para dos pasajeros cada una.  

El nuevo buque sigue el diseño de los últimos "volcanes", pero con 17 metros más eslora

Dispone de tres cubiertas para carga rodada, que suman 3.578 metros lineales, más una cubierta para 353 coches (car deck). El acceso para los vehículos se realiza a través de dos rampas a popa de 16 x 8 metros y en su interior lleva tres rampas movibles para facilitar los movimientos de coches entre cubiertas.  

Entre otras novedades a bordo, se han instalado escaleras mecánicas para facilitar el movimiento de los pasajeros y se mejorará la decoración, adjudicada a Oliver & Design, como viene siendo habitual. En medios marítimos se indica que el nuevo barco será el encargado de cubrir la línea Canarias-Madeira-Portugal, en sustitución del ferry Volcán de Tijarafe.

El nuevo buque, contratado en mejores tiempos económicos, constituye un desafío financiero sin precedentes por parte de Antonio Armas Fernández, quien, en su sigilo habitual, ha seguido adelante con este proyecto, convirtiéndolo así en el barco más grande de su flota. Estará inscrito en la matrícula naval de Santa Cruz de Tenerife y con éste sumarán, en total, nueve ferries de pasajeros: Volcán de Tauce, Volcán de Tejeda, Volcán de Tindaya, Volcán de Tamasite, Volcán de Timanfaya, Volcán de Taburiente, Volcán de Tamadaba y Volcán de Tijarafe. Opera, asimismo, otros dos buques con bandera de conveniencia: Volcán de Tahíche y Mar d’ Canal, este último en Cabo Verde.

Durante algún tiempo se especuló con la posibilidad de que este buque llevase el nombre de Volcán de Tegueste. En medios marítimos portugueses también se ha insistido en la posibilidad de que el nuevo barco cubra una línea entre Canarias, Funchal, Azores y Portugal, sin que nada al respecto se haya podido confirmar hasta el momento.

Sin embargo, la decisión final no ha podido ser más honrosa: El Teide es el pico más alto de España y forma parte del Parque Nacional de las Cañadas del Teide, que cada año visitan unos tres millones de turistas. De este modo, además, vuelve tal nombre a un buque español. El anterior en llevarlo fue el petrolero Teide, de la Armada Española y también ha figurado en la historia de la flota de la compañía Iberia, pues uno de sus aviones Airbus A-300 (EC-DLF) ostentó dicho nombre.

Alzado del nuevo buque, el más grande de la historia de Naviera Armas

Foto: Joao Abreu (sergio@cruises). Dibujo: Víctor González Guerra



“Abel Matutes”, lo más plus de Balearia

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Se cumplieron las previsiones. El astillero Hijos de J. Barreras, en Vigo, procedió hoy a la entrega oficial del ferry (plus) Abel Matutes a su compañía propietaria, Balearia, después de haber superado con éxito las pruebas de mar. Hay que destacar dos hechos importantes: es el barco más grande en su clase construido en España y el más grande de la citada naviera, que en los últimos 16 meses ha renovado completamente su flota con cuatro buques de nueva construcción y un esfuerzo inversor de unos 350 millones de euros.

Es el ferry más largo, pues mide 190 metros, pero no el de mayor capacidad de pasajeros y en esto hay que tener en cuenta un matiz importante, que lo diferencia, pues ofrece la siguiente combinación: 900 pasajeros, 247 turismos y 2.235 metros lineales para carga rodada. El transporte de carga rodada y coches, se reparte en tres cubiertas para los primeros y en dos cubiertas para los segundos, resolviendo las operaciones de carga y/o descarga a través de dos rampas a popa y una a proa.

En cuanto a alojamiento de pasaje, dispone de 90 camarotes totalmente equipados en diferentes combinaciones (entre ellos para personas de movilidad reducida) y un número importante de butacas relax y reclinables. Entre los servicios destaca una cafetería y restaurante self-service situado a proa, un bar exterior y una tienda de objetos de regalo. Para los accesos, se han dispuesto ascensores y escaleras mecánicas que conectan la cubierta-garaje con la zona de pasaje para una mayor comodidad, aspecto éste muy importante, que, por cierto, incorporará también el nuevo ferry de Naviera Armas actualmente en construcción en el mismo astillero.

El nuevo buque, en pruebas de mar oficiales en aguas de Galicia

Visto por la banda de babor, en sus 190 metros de eslora

La velocidad en servicio es de 23 nudos, propulsado por dos motores Mak, acoplados a ejes independientes y con una potencia de 18.000 kw. En ese sentido, Balearia destaca que todos los barcos de su flota navegan por encima de los 22 nudos y en el caso de los últimos, están dotados de sistemas que permiten optimizar el coste energético.

El nuevo buque, que figura inscrito en la matrícula naval de Santa Cruz de Tenerife –aunque la prensa valenciana ha publicado que será abanderado en Malta por razones de costes-, será destinado a cubrir la línea Barcelona-Palma de Mallorca-Ibiza. No deja de ser una paradoja que los barcos que cubren líneas nacionales estén abanderados en países de conveniencia y que las autoridades lo permitan, en detrimento de la bandera nacional y, al mismo tiempo, que lo haga una empresa cuyo presidente, además, lo es también de la Asociación de Navieros Españoles (ANAVE).

Con la incorporación de los nuevos buques Martín i Soler (enero de 2009), Passió per Formentera (septiembre de 2009), SF Alhucemas (enero de 2010) y Abel Matutes (abril de 2010), Balearia ha completado su plan de renovación de flota y le permite disponer de una de las flotas más modernas del mediterráneo español. Los nuevos buques son el resultado de los programas de I+D+i que impulsó la compañía hace más de seis años.

Es el barco más grande de Balearia y el ferry de pasaje de mayor eslora construido en España

Los nuevos buques de la serie Balearia+ se caracterizan principalmente por su sostenibilidad, además de un diseño y unos servicios orientados a la comodidad del pasajero. También destaca la velocidad de navegación, superior a los ferries convencionales y con la ventaja de que consumen menos combustible y reducen las emisiones de C02. Las innovaciones técnicas que incorpora permiten travesías agradables incluso en situaciones meteorológicas adversas. El objetivo de Balearia es que el viaje sea una experiencia placentera y novedosa, gracias a unos buques innovadores y un servicio de calidad superior.

El diseño interior es muy funcional y domina la luz en los espacios de popa

Tiene capacidad para 900 pasajeros y dispone de 90 camarotes y butacas extra-reclinables

Dominan los espacios claros y amplios, con colores suaves

El nuevo buque ostenta el nombre del empresario y político español Abel Matutes Juan (Ibiza, 1941), quien, entre otros cargos destacados, fue ministro de Asuntos Exteriores en el primer gobierno de José María Aznar y, con anterioridad, comisario europeo, eurodiputado por el Grupo Popular, diputado nacional, senador y, en sus comienzos, alcalde de Ibiza.

Es el socio financiero de Balearia con una participación del 42,5 % de su accionariado, estando en resto en manos del grupo liderado por el presidente de la compañía, Adolfo Utor, quien se ha revelado como un eficaz gestor. Balearia comenzó sus singladuras con el personal y tres barcos heredados de la antigua FLEBASA.

Matutes se incorporó al capital de Balearia en 2003, poco después de la privatización de Trasmediterránea, en la que también su grupo había desempeñado un papel relevante, pues entonces tenía el 12 % de las acciones, situándose en tercera posición después de Acciona (55 %) y la CAM (15 %). Cuando Matutes cambió su estrategia para impulsar el proyecto de Balearia, la SEPI sólo permitió al empresario ibicenco la venta del 7 % de las acciones que tenía en Acciona-Trasmediterránea.

Matutes aportó a Balearia los activos de UMAFISA, integrándose esta compañía en la primera, lo que permitió aumentar su flota y las líneas en explotación y, posteriormente, la adquisición de Buquebus España, de origen argentino, le permitió posicionarse en las líneas del Estrecho de Gibraltar, cumpliendo así un objetivo perseguido desde hacía tiempo.

Con la incorporación del buque Abel Matutes, Balearia dispone de una flota de 13 barcos, de ellos ocho de alta velocidad. El elevado consumo de estos barcos, que lastra los resultados económicos por el precio del combustible y el desfase de las tarifas, hace ver en los ferries plus una alternativa absolutamente viable. El ejemplo lo tenemos también en Acciona-Trasmediterrénea y en Naviera Armas. Fred. Olsen Express mantiene el tipo, pero no cabe duda que los números difícilmente pueden cuadrar.

Balearia opera en la actualidad 13 líneas, la mayoría entre Baleares y el Levante español y desde 2003 también está presente en el Estrecho de Gibraltar, enlazando Algeciras con Ceuta y Tánger. Según datos de 2008, facturó 215 millones de euros, aunque registró pérdidas y transportó algo más de tres millones de pasajeros y 3,5 millones de metros lineales de carga en el conjunto de las líneas, con una plantilla de unos mil trabajadores, entre personal de flota y de tierra.

El nuevo buque fue construido en los astilleros LISNAVE, en Setúbal (Portugal)

Aunque figura como la construcción número 1.661 del astillero vigués, en realidad el casco del buque Abel Matutes ha sido construido, por subcontratación, en el astillero LISNAVE, en Setúbal (Portugal), al carecer Barreras de grada suficiente para un buque de estas dimensiones. Cuando se produjo su puesta a flote, el casco fue remolcado a los astilleros de Viana do Castelo, para proceder al pintado del casco y el 11 de diciembre de 2009 arribó al puerto de Vigo, tras la estela de los remolcadores Charuca Silveira y Ría de Vigo, siendo atracado en el muelle de reparaciones donde continuaron los trabajos.

Bonita imagen nocturna del buque en fase de armamento a flote

El 14 de enero de 2010, debido a un fuerte temporal reinante, el barco rompió amarras y colisionó contra el ferry SF Alhucemas, que se encontraba en la fase final de su acabado. Aunque se produjeron algunos daños, éstos no fueron especialmente graves gracias a la pericia de los prácticos y de los remolcadores del puerto de Vigo, por lo que los trabajos programados sufrieron un retraso menor.

Las pruebas de mar con propulsión propia comenzaron el 9 de febrero de 2010 y desde entonces se siguió trabajando para proceder a la entrega del buque que marca un nuevo hito en la historia de Astilleros Barreras y de su compañía propietaria. Registra 31.259 toneladas brutas (GRT) y 5.300 toneladas de peso muerto (TPM). Código IMO 9441130.

El ferry "Abel Matutes", en su fase inicial de pruebas de mar

Es de observar que el ferry más grande construido hasta ahora en dicha instalación y en servicio es el buque Sorolla, de 172 metros de eslora y 26.916 toneladas brutas (GT), gemelo del Fortuny, ambos propiedad de Acciona-Trasmediterránea.  

El astillero vigués tiene en grada otro barco de similar eslora contratado por Naviera Armas –construcción número 1.666-, previsto para el próximo mes de noviembre y que, según ha trascendido, podría ostentar el nombre de Volcán de Tegueste y se convertirá, entonces, en el barco más grande del armador canario, superando así a los buques Volcán de Tamadaba y Volcán de Tijarafe, que miden 154 metros de eslora.

En los últimos años, Astilleros Barreras ha adquirido un destacado protagonismo en la construcción de ferries tanto para armadores nacionales como extranjeros. La factoría remonta su tradición en este tipo de barcos a mediados de los años cincuenta, cuando construyó dos motonaves de pasajeros del Plan de Nuevas Construcciones de Elcano llamados Huesca y Teruel. Veinticinco años después, en 1980, Barreras entregó dos barcos contratados por ISNASA, Punta Europa y Bahía de Ceuta.

Tras un paréntesis en el que dominó la construcción de buques pesqueros y de otros tipos (portacontenedores, cableros, gaseros…), en 1993 se inició una nueva etapa con la construcción del ferry Ibn Batouta 2 y a partir de 1995 la trayectoria seguida ha sido incesante: Volcán de Tauce, Volcán de Tejeda, Sorolla, Atalaya de Alcudia, Volcán de Tindaya, Cote d’Albatre, Seven Sisters, Volcán de Tamasite, Volcán de Timanfaya, Volcán de Taburiente, Volcán de Tamadaba, Volcán de Tijarafe, Martin i Soler, Passió per Formentera, SF Alhucemas y Abel Matutes.

Y en ese devenir tiene mucho que ver el buen quehacer de su presidente, José Francisco González Viñas –un hombre de gran dinamismo y capacidad de gestión- y del equipo que dirige, pese a la dura competencia y la situación por la que atraviesa el sector.

El ferry "Abel Matutes", un hito en la historia de la construcción naval española

Fotos: Miguel A. Tárrago Nesta (www.baixamar.com) y Balearia.



El ferry “Abel Matutes” es el barco más grande construido por Astilleros Barreras y de la flota de Balearia

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Para el próximo mes de mayo está prevista la entrega del nuevo ferry Abel Matutes, construido por encargo de la compañía Balearia y actualmente en fase de pruebas bajo la supervisión de los técnicos de Astilleros Barreras, en Vigo. A partir de entonces será el barco de su clase más grande de la Marina Mercante española, destinado a cubrir la línea Barcelona-Palma de Mallorca-Ibiza. Siguiendo la tradición de esta naviera, el nuevo buque figura inscrito en la matrícula naval de Santa Cruz de Tenerife.

Aunque figura como la construcción número 1.661 del astillero vigués, en realidad el barco ha sido construido, por subcontratación, en el astillero LISNAVE, en Setúbal (Portugal), al carecer Barreras de grada suficiente para un buque de estas dimensiones. Cuando se produjo su puesta a flote, el casco fue remolcado a los astilleros de Viana do Castelo, para proceder al pintado del casco y el 11 de diciembre de 2009 arribó al puerto de Vigo, tras la estela de los remolcadores Charuca Silveira y Ría de Vigo, siendo atracado en el muelle de reparaciones donde continuaron los trabajos, informan nuestros colegas Jaime Pons y Miguel Ángel Tárrago Nesta, en su web www.baixamar.com.

El 14 de enero de 2010, debido a un fuerte temporal reinante, el barco rompió amarras y colisionó contra el ferry SF Alhucemas, que se encontraba en la fase final de su acabado. Aunque se produjeron algunos daños, éstos no fueron especialmente graves gracias a la pericia de los prácticos y de los remolcadores del puerto de Vigo, por lo que los trabajos programados sufrieron un retraso menor.

Las pruebas de mar con propulsión propia comenzaron el 9 de febrero de 2010 y desde entonces se sigue trabajando de acuerdo con la programación prevista para proceder a la entrega del buque que, en su momento, marcará un nuevo hito en la historia de la marca Astilleros Barreras y de su compañía propietaria. Tendrá capacidad para 900 pasajeros, 2.300 metros lineales de carga para transportar un máximo de 1.000 coches y una velocidad de servicio de 23 nudos.

Es de observar que el ferry más grande construido hasta ahora en dicha instalación y en servicio es el buque Sorolla, de 172 metros de eslora y 26.916 toneladas brutas (GT), gemelo del Fortuny, ambos propiedad de Acciona-Trasmediterránea.  

El astillero vigués tiene en grada otro barco de similar eslora contratado por Naviera Armas –construcción número 1.666-, previsto para el próximo mes de noviembre y que, según ha trascendido, llevará el nombre de Volcán de Tegueste y se convertirá, entonces, en el barco más grande del armador canario, superando así a los buques Volcán de Tamadaba y Volcán de Tijarafe, que miden 154 metros de eslora.

En los últimos años, Astilleros Barreras ha adquirido un destacado protagonismo en la construcción de ferries tanto para armadores nacionales como extranjeros. La factoría remonta su tradición en este tipo de barcos a mediados de los años cincuenta, cuando construyó dos motonaves de pasajeros del Plan de Nuevas Construcciones de Elcano llamados Huesca y Teruel. Veinticinco años después, en 1980, Barreras entregó dos barcos contratados por ISNASA, Punta Europa y Bahía de Ceuta.

Tras un paréntesis en el que dominó la construcción de buques pesqueros y de otros tipos (portacontenedores, cableros, gaseros…), en 1993 se inició una nueva etapa con la construcción del ferry Ibn Batouta 2 y a partir de 1995 la trayectoria seguida ha sido incesante: Volcán de Tauce, Volcán de Tejeda, Sorolla, Volcán de Tindaya, Cote d’Albatre, Seven Sisters, Volcán de Tamasite, Volcán de Timanfaya, Volcán de Taburiente, Volcán de Tamadaba, Volcán de Tijarafe, Martin i Soler, Passió per Formentera, SF Alhucemas y Abel Matutes. Y en ese devenir tiene mucho que ver el buen quehacer de su presidente, José Francisco González Viñas y del equipo que dirige, pese a la dura competencia y la situación por la que atraviesa el sector.

El ferry "Abel Matutes", en dique seco en los astilleros de Setúbal

Panorámica del nuevo buque, en avanzado estado de construcción

Llegada a la ría de Vigo remolcado desde Viana do Castelo

Primera salida a la mar con propulsión propia, en su fase de pruebas

Fotos: Miguel Ángel Tárrago NestaJaime Pons (www.baixamar.com)




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 185 seguidores