De la mar y los barcos


Dos barcos de la “línea carreta” de Compañía Trasmediterránea: “Ciudad de Alcira” y “Ciudad de Salamanca”

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Una de las compañías importantes de la Marina Mercante española en la segunda década del siglo XX, y con indudable protagonismo en la exportación frutera de la región levantina, la Compañía Frutera Valenciana de Navegación (COFRUNA), merecedora de un estudio en profundidad, contrató con los astilleros de la Unión Naval de Levante, en los difíciles años de la Segunda Guerra Mundial, dos barcos de la denominada serie “A” del Plan de Nuevas Construcciones de la Empresa Nacional Elcano, que correspondía a un proyecto de buques fruteros para garantizar la exportación agrícola nacional así como el tráfico platanero del Archipiélago Canario con la Península y el Continente.

El 9 de febrero de 1942, la citada Compañía Frutera Valenciana de Navegación (COFRUNA) contrató con el astillero valenciano la construcción de dos buques gemelos, que recibieron, sobre el proyecto, los nombres de Alcira y Alcora.

La quilla del primero de ellos fue puesta en grada el 10 de febrero de 1943 y el 18 de noviembre de 1944 se procedió a su botadura, en ceremonia que amadrinó la señora María Victoria Noguera, quien hizo presencia ataviada con el traje típico valenciano. Por lo que se refiere al segundo buque, el primer bloque de su quilla se puso en grada el 12 de noviembre de 1943, procediéndose a su botadura el 13 de abril de 1945, con el ceremonial acostumbrado, amadrinado por la señora Luis Calín, esposa de Jesús Alfaro Fournier.

Encontrándose ambos buques en grada, COFRUNA y Compañía Trasmediterránea alcanzaron un acuerdo de compra-venta, firmado el 27 de marzo de 1945, por el que la segunda se hacía cargo de los mismos, asignándoseles los nuevos nombres de Ciudad de Alcira y Ciudad de Salamanca, respectivamente.   

Perspectiva de proa del buque "Ciudad de Salamanca", el día de su botadura

El casco del buque "Ciudad de Salamanca", a flote

El primero de ellos fue entregado a su compañía armadora el 27 de junio de 1946, y el segundo el 24 de marzo de 1947, después de realizar las pruebas de mar, causando alta en el contrato de las líneas de soberanía nacional por orden del Ministerio de Industria y Comercio de 24 de julio del citado año, y estrenándose en la línea quincenal Barcelona-Canarias.

Plano de distribución de los buques "Ciudad de Alcira" y "Ciudad de Salamanca"

De casco de acero remachado, el buque Ciudad de Alcira tenía un registro de 2.516 toneladas brutas, 1.396 netas y 2.460 de peso muerto, con un desplazamiento a máxima carga de 4.350 toneladas. Por lo que se refiere al buque Ciudad de Salamanca, tenía un registro de 2.537 toneladas brutas, 1.411 netas y 2.505 de peso muerto, con igual desplazamiento a máxima carga. Medían 89,57 metros de eslora total -84 entre perpendiculares-, 13,30 de manga, 7,65 de puntal y 5,44 de calado máximo.

Puente de mando del buque "Ciudad de Alcira"

En cuanto a su capacidad de carga, en bodegas era de 2.096 metros cúbicos en grano y 1.943 metros cúbicos en balas; y en entrepuentes, de 2.213 metros cúbicos en grano y 2.039 metros cúbicos en balas, respectivamente. Tenían cuatro escotillas, de las cuales la mayor medía 9,10 x 6,20 metros y la pluma de mayor potencia izaba siete toneladas con un abra de 7,80 metros. Disponía, asimismo, de ocho chigres de tres toneladas.

Vista de proa del puente del buque "Ciudad de Alcira"

Bodegas de popa del buque "Ciudad de Salamanca"

El sistema de propulsión de estos buques fue una fuente de frecuentes problemas, consecuencia de las circunstancias, pues aunque ya imperaba el motor diesel, se les instalaron dos calderas Lamont de circulación forzada, bastante delicadas, y una máquina de vapor Christiansen & Meyer, de cuádruple expansión, fabricadas por la Sociedad Española de Construcción Naval, en Bilbao, poco fiables en las maniobras.

La potencia indicada era de 2.200 caballos a 90 revoluciones sobre un eje y una velocidad, con buen tiempo, de 14 nudos. Lanzaba densos borbotones de humo negro por su alta chimenea, lo que denotaba la naturaleza de propulsión. Tenía tres grupos electrógenos auxiliares, uno de ellos movido por máquina de vapor y almacenaba 318 toneladas de fuel, con un consumo por singladura de 19 toneladas. La capacidad de los tanques de lastre era de 643 toneladas.

"Ciudad de Alcira" navegando con buen penacho de humo

Clasificados por el Lloyd’s Register con su máxima anotación, +100 A1, disponían de acomodación para 26 pasajeros. Ambos buques fueron inscritos en la matrícula naval de Valencia y se les asignaron los códigos de identificación 5074238 y 5074692.

El 31 de julio de 1949 el vapor Ciudad de Salamanca acudió en auxilio del pesquero Santa Faz, que se encontraba al garete a la altura de Mazagán, con rotura del cigüeñal y lo remolcó a Málaga. En el transcurso de 1950, este buque  sufrió, por dos veces consecutivas, accidentes leves en los puertos de Alicante y Las Palmas, al colisionar contra el muelle al no responder la máquina durante la maniobra.

Bonita foto del buque "Ciudad de Salamanca" en mar abierta

Por lo que se refiere al buque Ciudad de Alcira, el único incidente del que tenemos constancia ocurrió el 30 de abril de 1953, cuando en la maniobra de salida del puerto de Las Palmas, la máquina no respondió y embistió por la popa el cantil del muelle, ocasionándole diversas averías.

En el segundo semestre de 1958, en una reparación realizada en los astilleros de la Unión Naval de Levante, se le instalaron seis camarotes de pasaje, situándolos en la cubierta superior del alcázar. La estética exterior cambió un poco al observarse desde el exterior los portillos correspondientes a los mismos.

Camarote de litera del buque "Ciudad de Salamanca"

El 24 de enero de 1963, navegando el buque Ciudad de Salamanca en viaje de Santa Cruz de La Palma a Málaga y cuando estaba a unas siete millas de Tarifa, debido al fuerte temporal sufrió rotura del timón y quedó sin gobierno. El capitán ordenó emitir varios SOS y en su auxilio acudió el petrolero noruego Wilmina, que lo remolcó hasta la bahía de Cádiz, donde fue reparado.

Estampa marinera del buque "Ciudad de Salamanca", visto por estribor

Por espacio de veinte años, ambos buques permanecieron en dicha línea, conocida como “línea carreta” entre Barcelona y Canarias, con escalas en Tarragona, Valencia, Alicante, Málaga, Cádiz, Las Palmas, Santa Cruz de Tenerife, Santa Cruz de La Palma y retorno. En 1966 y 1967, la incorporación de los cuatro buques de la serie Albatros motivó la decisión de que los buques Ciudad de Alcira y Ciudad de Salamanca pasaran a cubrir las líneas de Sevilla-Canarias y Cantábrico-Canarias, dedicados al transporte de carga general y la exportación platanera, hasta el final de sus días.

El buque "Ciudad de Alcira", en Santa Cruz de Tenerife

A mediados de la década de los años setenta, los buques mostraban una notable obsolescencia y Trasmediterránea decidió su baja en el contrato y las gestiones correspondientes para su venta. A comienzos de 1974, el buque Ciudad de Alcira fue amarrado en el puerto de Sevilla y el 28 de octubre siguiente fue vendido para desguace, siendo remolcado a San Esteban de Pravia, donde al mes siguiente se inicio su desguace.

El buque Ciudad de Salamanca duró dos años más. En 1976, el Consejo de Administración de Compañía Trasmediterránea acordó su baja, siendo autorizada por la Subsecretaría de la Marina Mercante el 15 de noviembre siguiente. El barco quedó amarrado en el puerto de Avilés y el 10 de diciembre del citado año se firmó su venta, siendo remolcado a San Esteban de Pravia y desmantelado en febrero de 1977.

Estos barcos prestaron un servicio estimable, pero siempre fueron de segunda línea

Fotos: Archivo de Laureano García (www.trasmeships.es), Javier Lamelas y Juan Carlos Díaz Lorenzo


16 comentarios so far
Deja un comentario

Por favor necesito de urgencia información o la historia de la Italiana de Vapores, yo viajé en el barco Giusseppe Verdi en 1973 de Guayaquil-Ecuador a Barcelona- España. Saber es muy importante para mí, gracias.

Comentario por marta molina

Diga qué tipo de información necesita, para tratar de ayudarle. Gracias

Comentario por jcdl

Pregunto por la historia de la Italiana de Vapores, si el vapor Giusseppe Verdi existe todavía, si hay ruta de pasajeros en vapor desde Chile hasta Barcelona España, por el Pacifico para atravesar el canal de Panama y seguir a Europa.

Comentario por martha molina

El trasatlántico Verdi hace muchos años que dejó de existir, lo mismo que sus gemelos Verdi y Donizetti, conocidos en el mundo naval como los “musicattos”. No existe, en la actualidad, línea marítima de pasaje entre Chile y Europa; sí existen líneas cargueras, puede que alguna admita pasajeros, pero no es lo frecuente. El avión hace mucho tiempo que ganó la carrera trasatlántica.

Comentario por jcdl

Buenas tardes, quisiera hacer unas correcciones respecto de lo siguiente: “El 24 de enero de 1963, navegando el buque Ciudad de Salamanca en viaje de Santa Cruz de La Palma a Málaga y cuando estaba a unas siete millas de Tarifa, debido al fuerte temporal sufrió rotura del timón y quedó sin gobierno. El capitán ordenó emitir varios SOS y en su auxilio acudió el petrolero noruego Wilmina, que lo remolcó hasta la bahía de Cádiz, donde fue reparado.”. FALSO!
El día 24 de enero de 1963, mi padre navegaba a bordo del “CIUDAD DE ALCIRA” como 1er Oficial, que hacía la ruta Las Palmas de Gran Canaria a Málaga naufragó a causa de averías en las calderas por un error humano en el mantenimiento de las mismas. No rompió el timón pero sí quedaron sin gobierno por el fuerte temporal que azotaba. WILMINA-OSLO era el nombre del petrolero que le salvó la vida y que jamás olvidaremos. Saludos

Comentario por Rosa Maria Bruguera Joandó

Le agradezco su observación, aunque debo hacer una matización. El buque “Ciudad de Alcira” no naufragó. Naufragio es hundimiento y el barco acabó sus días desguazado. Entiendo que se refiere usted a una avería gruesa. Supongo, además, por su apellido, que es usted hija de José Bruguera Batllori, capitán de muy grato recuerdo. Envío su observación a Laureano García, especialista en la flota de Trasmediterránea. Saludos,

Comentario por jcdl

Lleva usted razón, corrijo y cambio “naufragó” por “quedó a la deriva”… Soy su sobrina, mi padre es Carlos Bruguera Batllori. Saludos,

Comentario por Rosa Maria Bruguera Joandó

Le paso, a continuación, la información sobre el asunto que me hace llegar Laureano García, jefe de máquinas de Compañía Trasmediterránea:
“Sobre el motivo causante de la pérdida del gobierno, hay versiones distintas. En Historia de la Flota se cita que fue rotura del timón, cuando realmente fue avería en calderas, tal como especifica la Memoria de 1962, ya que como el percance fue a primeros de 1963, hubo tiempo de informar en la memoria del ejercicio anterior.
La Memoria de 1962 cita lo siguiente:
“El Ciudad de Alcira que regresaba de Canarias rumbo al Mediterráneo, por causa del fortísimo temporal de Levante reinante a la sazón en el Estrecho, sufrió una avería en las calderas, quedándose aboyado entre Tarifa y Trafalgar, siendo remolcado por el petrolero noruego Wilmina hasta la entrada del puerto de Cádiz en donde fue recogido por un remolcador de la Armada y fondeado en la bahía ya fuera de peligro. Dos días después, amainado el temporal, pudo ser atracado al muelle. Felizmente en relación con el pasaje no hubo mala novedad que lamentar. No así la carga estibada en cubierta, parte de la cual fue arrastrada por el mar”.
Ahora te doy mi opinión técnica ya que conozco el barco porque hice en él mis prácticas de alumno, y además enrolado y ejerciendo de fogonero, con autorización del capitán, para sacar unas perrillas para pagarme el Cursillo de Oficial de Segunda Clase.
El barco estaba dotado de dos calderas Lamont, dos puñeteras calderas Lamont de tubos de agua y con circulación forzada con unas bombas rotativas. Estas bombas son las que hacen circular el agua por dentro de los tubos y una falta de circulación provoca que los tubos se perforen. Cualquier parada de las bombas puede provocar una seria avería si el fuego sigue en marcha. Es probable que a consecuencias del temporal las calderas quedaran inutilizadas por haber sufrido algún “pinchazo” (perforación de tubos) y el buque quedó sin poder generar vapor. El servomotor del timón, que es el que acciona el timón, se alimenta con vapor, y si las calderas no pueden generar vapor te has quedado sin gobierno. Eso aclara la relación de la avería en calderas con la pérdida de gobierno, aunque no se sabe realmente por qué se averiaron las calderas, y lo de culpar al mantenimiento es un argumento demasiado etéreo, otra cosa puede ser un error humano en la conducción de las calderas.
Realmente la versión de Historia de la Flota tiene una lógica al relacionar la pérdida de gobierno por rotura del timón aunque no fuera así, pero a veces se habla con conceptos lógicos que pueden desviarse de la realidad si hay que precisar detalles. El caso es que el barco se quedó sin gobierno.
El nombre del petrolero era el Wilmina (lo he comprobado en Miramar) y lo de Wilmina Oslo viene por asociar el nombre del buque y su registro escritos en las aletas. Cuando navegué en el Dómine, también entre los guineanos era conocido como el Dómine Valencia”.
Saludos,

Comentario por jcdl


Gracias por el apunte. El nombre del barco ya ha sido corregido.

Comentario por jcdl

una lástima que no reciba notificación en el mail de los comentarios que se van produciendo en esta página. Casualmente pasaba por aquí y no he podido dejar de apuntar un fragmento de lo ocurrido el 25 de enero de 1963 escrito de puño y letra por mi padre, Carlos Bruguera, que viajaba de primer oficial en el buque Ciudad de Alcira ;
-“..y qué pasó en las calderas? … pues, durante la reparación del buque que se hizo antes de iniciar este viaje, se le renovaron las tuberías de vapor de las calderas y para doblar las tuberías y que no se deformen, se las rellena de arena … al parecer, algunos de los fragmentos de los tubos no se habían limpiado convenientemente. Debemos tener en cuenta que cada caldera, al ser multitubulares, tienen cientos y cientos de metros de tubo y la arena, por gravedad y a medida que poco a poco va circulando el agua, se deposita en los codos de la parte baja de los paquetes de tubos que forman la caldera.” –
En cuanto al nombre del barco “Wilmina Oslo”, pues que quiere que le diga, así es como le ha llamado siempre mi padre…

ahí le dejo el enlace del barco…saludos y gracias por las explicaciones.

Comentario por Rosa Maria Bruguera

Alguien que haya navegado en estos buques o Cabo Peñas, Esla, Alberique, etc. tiene fotos de interiores: cámara de oficiales.

Comentario por miguel

Los buques gemelos del Ciudad de Alzira o Salamanca como fueron el Alberique, Alcala etc.etc. ¿llevaban pasaje?.
Me gustaria tener algun plano del interior de estos buques.
MIGUEL

Comentario por MIGUEL MONGE

Admirado y respetado señor Diaz Lorenzo, le sigo con interes, cuanto escribe por este medio de historia de la Tramediterranea, porque casi es la historia de mi familia, mi padre, mi tio, y un servidor estuvimos navegando en ella durante años, mi padre, desde despùés de la guerra, hasta su jubilación, mi tio desde el año 1965, hasta su jubilación en 1980, y yo, desde el año 1969, hasta 1973, ¡ Donde el Ciudad de Alcira, hizo desembarcarme junto al destino!, pero en relación al árticulo sobre sobre rotura del timón u otras averias en ese barco, le diré lo siguiente, al acabar mi servicio militar, solicité plaza de electricista (era mecánico naval de 2 clase, habia navegado hasta entonces de engrasador, y mi idea era al estudiar por libre, ir adquiendo experiencia al mismo tiémpo que trabajaba, y poder llegar, a M.N.M), me concedieron la plaza, y embarque en Sevilla en Noviembre de 1972, donde dos dias mas tarde salimos para Canarias, (Ruta: Arrecife, Fuerteventura, Las Palmas, Tenerife,La Palma, y regreso Cádiz y Sevilla), dotación de maquinas: Jefe de Maquinas, un tal D. Manuel, ¡jamas le vi en la sala de maquinas!, y Oficial de maquinas, con tanta experiencia como yo, un mecánico naval mayor, muy mayor, que si bajaba no subia y al revés, un engrasador, un tubero y un servidor, el tubero, se desembarcó al llegar a La Palma, y se quedó de mantenimiento en un hotel (eso dijo), “El Jefe”, me propuso, que si hacia de tubero me apuntaria “dos horas mas a las dos que ya me apuntaba”, y acepte, a los dos viajes, el M.N.M., se quedó en sevilla, y el Jefe me volvio a proponer, que si hacia guardia, en unión de lo anterior, me lo tendria en cuenta, así que quien efectivamente llevaba la maquina, era un chico gallego muy joven de quien guardo grato recuerdo, llamado Benito, en lo que respecta a mi, le diré que estaba siempre trabajando las24 horas, hasta en puerto, la situación a mi llegada al buque era la siguente: SIN ELECTRICIDAD A POPA, PERO NO POR AVERIA, NO EXISTIA NI EL CUADRO ELECTRICO, DE LAS DOS DINAMOS UNA NO FUNCIONABA, DE LOS CUATRO QUEMADORES CREO RECORDAR IBAN A 110 v., EXISTIA UN MOTOR ELECTRICO VIEJO DE RECAMBIO, Y LOS CUATRO DE TANTO REGULAR EL CALAJE DE LA ESCOBILLAS, FUNCIONABAN COMO MUCHO UNA TRAVESIA, LAS ESCOBILLAS QUE MANDABA LA COMPAÑIA, HABIA QUE LIJARLAS Y ACOPLARLAS PORQUE DE LAS QUE MANDABAN HABIA POR CIENTOS, PERO LAS QUE SERVIAN, NO LAS REMITIAN NUNCA, LA VALVULA DISTRIBUIDORA, SE AGARRABA, Y APARTE DE LA LUBRICACION LO MAS EFECTIVO, ERA CUANDO SE PARABA, UNA MANDARRA, ASI COMO SUENA, LA PRESION, SEGÚN DECIA BENITO A VECES ERA INSUFICIENTE, EL HOGAR DE LAS CALDERAS, Y LA SALA PARECIA UNA OBRA MAS QUE UN BARCO, BENITO SE ESPECIALIZO, EN HACERLA HASTA EN NAVEGACIÓN, YO LE HACIA LA MEZCLA Y EL PONIA LOS LADRILLOS, EL GRUPO DE EMERGENCIA, AL POCO DE LLEGAR, ME MANDO EL jEFE PONERLO EN MARCHA, ERA DE GAS OIL, PERO NO HABIA MANERA, EL CARPINERO QUE HABIA NAVEGADO CON MI PADRE, ME DIJO ¡TE DIRE COMO SE PONE EN MARCHA POR SER QUIEN ERES!, METIÓ UN CALZO DE MADERA, Y A LA PRIMERA, CON UNA RECOMENDACION, JAMAS DIGA A NADIE NADA, SI HACE FALTA LO COGES. SI ME VOY DE VACACIONES. Si le interesa mas historias de mi experiencia en eso llamado Ciudad de Alcira, en mi época, puedo mandarle algunas., lo mejor D. Benito su Capitán,

Comentario por helios51@hotmail.es

Estimado colega, tu escrito tiene el sabor agridulce de aquellos tiempos.Navegue en el baztan, el salazar, torres de quarte, luego juan claudio y algunos mas. POR LO QUE CUENTAS APARTE DE QUE ESTOS BARCOS MONTABAN MOTOR LA DIFERENCIA ERA ABISMAL. .Creo sinceramente que todos los que os peleasteis con el vapor en buques como el ciudad de alcira sois unos heroes por un lado y martires fruto del desconocimiento del que tomo la decision en aquellos años de montar tales calderas en una gran serie de barcos. PLEASE….. CUENTA MAS HISTORIAS, GRACIAS MIGUEL .

Comentario por miguel monge

Buenos días Miguel: De vez en cuando suelo “navegar” por este medio, y hoy me he dado cuenta que has contestado a mi comentario sobre el “ciudad de alcira”, como asimismo con anterioridad preguntabas sobre si este tipo de barcos llevaba pasaje, Si podia llevar pasaje, lo que ocurre que tan solo llevabamos a los que con anterioridad me imagino no se habian informado de lo que era un viaje en ese tipo de barcos., pero volviendo a “lo nuestro”, citas a otro barco, me refiero al buque Juan Claudio, quizàs conocieras a otro mecánico gallego llamado Salvador, primero estuvo navegando en ese barco, y mas tarde la naviera Ason, lo envio de Jefe de maquinas al “Reyes”, hasta que ocurrio lo de africa, para mas tarde navegar en la CN americana con bandera panameña, pero bueno esas historias pertenecen a su intimidad y será el quien tenga si quiere que contarlas., llevo tiémpo buscandole por este medio, y ojala podamos antes de irnos a nuestra última simgladura encontrarnos, le debo mucho en el tema este del mar y las maquinas. Como creo que lo importante para los que amamos ese medio son nuestras historias , puedo contar algunas de la compañia trasmediterranea que fué hasta la jubilación de todos los miembros de mi familia y la desaparición de la misma, la contraseña mas querida por mi, hable del ciudad de alcira o ciudad de granada porque fué donde navegue, pero conservo aún la libreta de mi padre con sus embarques en la inmensa mayoria de barcos de esa compañia, y un buen grupo de ellos tambien tenian “sus cosas”, pero todos aun los mas viejos, tenian en union de sus tripulaciones un sabor marinero y una filosofia marina, por desgracia hoy perdida como mas tarde he podido comprobar, 30 años despues, regularice mi documentación maritima, hice tropecientos cursos en el ISM, y he estado navegando en mercantes y pesqueros, y tan solo soy feliz en un velero que como todo patromonio he podido conseguir, quiero ante todo pedir disculpas al autor de esta pagina, y para continuar con nuestras historias, te invito en el puerto deportivo de Canet de Berenguer a hacer alguna travesia en el “helyos”,. un saludo a todos.

Comentario por helios51@hotmail.es




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: