De la mar y los barcos


“Polar King”, buque de apoyo “off-shore” construido por el astillero P. Freire

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Hace tiempo que la industria naval española y, en especial, la que está establecida en la ría de Vigo, construye buques especializados para el sector “off-shore”, aprovechando así una época de gran demanda internacional. Entre los astilleros punteros y de referencia en este sector se encuentra Construcciones Navales Paulino Freire, que tiene entre sus últimos productos un buque llamado Polar King, abanderado en Chipre y construido por encargo del armador noruego Rieber Shipping, con sede en Bergen.

Es el primero de dos unidades gemelas tipo ROV, construcción número 702 de la citada factoría, de acuerdo con las especificaciones IMO SPS 2008. Le sigue un buque gemelo llamado Polar Queen. Ambos corresponden al proyecto denominado Skipsteknisk ST-254L CD y habían sido diseñados y contratados por Sea4 Shipping Ltd. y en septiembre de 2009 fueron adquiridos por Rieber Shipping.

El buque de apoyo "off-shore" "Polar King", un hito en la historia de Freire

Es un barco que llama la atención por su notable obra muerta

Se trata de un buque multipropósito para este tipo de actividades, con la finalidad de servir de apoyo a las plataformas petrolíferas en cualquier parte del mundo. El citado astillero ha construido recientemente otros buques especializados, como el buque de investigación ROV Volstad Surveyor y el buque de exploración sismográfica Geowave Commander, también para compañías de Noruega.

El barco llama la atención, como podemos apreciar en las fotos que nos envía Alfredo Campos Brandón. Con un peso muerto de 5.700 toneladas, mide 110,60 metros de eslora total -97,80 metros entre perpendiculares-, 20 metros de manga, 9,80 metros de puntal a la cubierta principal y 7,50 metros de calado máximo. El equipo propulsor está formado por dos motores Voith 36R6EC/300, de 3.800 kw cada uno acoplados a seis generadores MAN 9L21/31, de 1.710 kw de potencia, que accionan una hélice retráctil azimutal y dos hélices transversales de 1.400 kw, lo que le sitúa con gran precisión en sus operaciones. La velocidad máxima es de 17 nudos.

Detalle de la superestructura y puente de mando

Aspecto del bote de salvamento situado a la banda de estribor

Como buque de apoyo, dispone a proa de la superestructura –el puente es ergonómico y permite una visión de 360 grados- de una plataforma para un helicóptero y a popa de una grúa de 150 toneladas con un alcance máximo de 35 metros, dotada de momento dinámico de 4.500 toneladas con antiescorado y una compensación (AHC) diseñada para 3.000 metros con SWL de 150 toneladas. En cuanto a capacidad de líquidos, son 1.740 metros cúbicos de combustible, 1.200 metros cúbicos de agua dulce y 3.500 metros cúbicos de agua de lastre. Dispone de un espacio de carga útil de mil metros cuadrados y sobre cubierta puede cargar 1.900 toneladas. Incluida la tripulación, aloja a 120 personas.

El diseño y montaje de la grúa es uno de los atractivos del buque

Aspecto de la potente grúa vista desde la popa del buque

Construcciones Navales P. Freire fue fundado en 1895 por Paulino Freire y cuatro generaciones después sus sucesores mantienen el accionariado y siguen al frente del astillero. En sus orígenes, Freire atendía las reparaciones de la flota pesquera que tenía base en la ría de Vigo y que en un porcentaje considerable era propiedad de su fundador.

En 1910 comienza la fabricación de máquinas de vapor con patente propia. En 1928 consigue un contrato para construir una serie de pesqueros para la flota de Portugal. En 1945, acabada la Segunda Guerra Mundial, Freire cuenta con representación comercial en los puertos más importantes de España a través de Efectos Navales P. Freire.

En 1958 inició la construcción del primer buque de acero, que entró en servicio en 1961 con el nombre de Puente Castrelos. El astillero de Bouzas entró en una nueva etapa, pese a sus limitaciones técnicas. Casi cuarenta años después, este buque, rebautizado Paloma Reefer y Paloma I, acabó su vida marinera en la ría de Vigo, después de haber sido apresado con un cargamento de droga.

En 1974 Freire adquiere la factoría de Coia para incrementar la capacidad productiva y así atender a la fuerte demanda del momento, sucediéndose los contratos de buques pesqueros de diversos tipos, así como remolcadores y algunos mercantes. En 1981 y 1983 el astillero construye dos “car carrier” llamados Imola y Silverstone y en 1986 la empresa forma su propia oficina técnica apostando por la ingeniería como parte de su núcleo de negocio.

Entre 1995 y 1998 entran en servicio cuatro buques frigoríficos de 250.000 metros cúbicos contratados por encargo de Marítima del Norte: Sierra Lara, Sierra Loba, Sierra Leyre y Sierra Laurel. Cuatro años después, Freire entra en la historia de la industria pesquera con la entrega del mayor buque pesquero del mundo, llamado Willem van der Zwan.

En 2000 el astillero se convierte en referencia internacional como constructor de buques patrulleros con la entrega del buque Alborán para el MAPA y operado por la Armada Española. Y a partir de 2006, con el comienzo de los trabajos de transformación del buque Geowave Commander, Freire entra en la industria “off-shore”, en la que ya tiene protagonismo.

El nuevo buque respalda a este sector de la construcción naval española

Fotos: Alfredo Campos Brandón


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: