De la mar y los barcos


“Historias de barcos de la Compañía Trasatlántica”, excelente testimonio en forma de libro del capitán Carlos Peña Alvear

Juan Carlos Díaz Lorenzo

“Historias de barcos de la Compañía Trasatlántica” es el título del primer libro del capitán Carlos Peña Alvear, testigo presencial de la mayoría de los acaecimientos recogidos en sus páginas. Sabíamos desde hacía tiempo de la existencia del manuscrito y de la intención de su autor para publicarlo, lo que finalmente así ha sido, para satisfacción suya, de quienes amamos a la mar y los barcos y para disfrute del conocimiento de hechos históricos contemporáneos.

El libro se presentó en el pasado mes de febrero en Comillas, la histórica villa cántabra cuna de nacimiento de Antonio López y López, fundador de A. López y Cía. y de la Compañía Trasatlántica Española, después primer marqués de Comillas. Y en el mes de marzo se hizo otra presentación en Madrid, a cargo de Rafael Lobeto Lobo, ex director general de la Marina Mercante, en la librería Robinson. Después ha seguido otra presentación en el Ateneo de Santander, con una nutrida presencia de público y numerosas intervenciones de su autor en emisoras de radio, interesadas en el asunto.

Portada del libro del capitán Carlos Peña Alvear

Carlos Peña Alvear, santanderino, ingresó en 1955 en Compañía Trasatlántica Española, y en ella desarrolló su actividad profesional hasta 1992. Su primer embarque fue en la motonave Guadalupe y de alumno de Náutica llegó a capitán, asumiendo el mando de 14 buques, entre ellos los trasatlánticos Virginia de Churruca y Begoña y los buques portacontenedores Pilar y Almudena, que fueron, en su momento, los barcos más grandes de la Marina Mercante española, con los que navegó por el Golfo Pérsico durante la guerra entre Irán e Irak.

Recordamos, con todo detalle, el día en que le conocimos a bordo del buque Belén, en una escala en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, gracias a la gentileza del delegado de Compañía Trasatlántica Española en Canarias, Manuel Marrero Álvarez. Transcurridos unos años desde entonces, tanto Carlos Peña Alvear como Manuel Marrero Álvarez –y otros destacados capitanes, como Rafael Jaume Romaguera- siguen siendo unos magníficos amigos.

El capitán Carlos Peña Alvear, en el ejercicio de su cargo

En 1979, el capitán Carlos Peña fue designado delegado de Trasatlántica en Italia, donde pasó tres años, etapa en la que también fue elegido presidente de la Conferencia de Armadores CONCA. En 1982, de regreso a España, desempeñó el cargo de jefe de Fletamentos de la Compañía y un año después se desplazó a Portugal para poner en marcha la nueva delegación en aquel país.

El libro del capitán Carlos Peña Alvear comienza con una síntesis de la historia de la compañía y se centra en los años finales de los trasatlánticos Satrústegui, Virginia de Churruca, Begoña y Montserrat. A mediados de la década de los setenta, la aviación comercial había ganado definitivamente la batalla a las navieras dedicadas al tráfico trasatlántico de pasajeros.

Las compañías con vocación naviera, como Compañía Trasatlántica Española, pudieron reconvertirse a tiempo y dirigidas durante algunos años por personal eficiente y competente, mantuvieron su presencia en el tráfico de mercancías, hasta que llegó la debacle de la naviera más importante de España ocurrida, para vergüenza de sus protagonistas, hace todavía poco tiempo.

El trasatlántico "Satrústegui", en aguas de Barcelona

Foto oficial del trasatlántico "Virginia de Churruca"

Carlos Peña Alvear era bastante joven cuando en octubre de 1971 asumió el mando del trasatlántico Begoña. Y decimos esto porque, entonces, era infrecuente para un hombre de su edad en una compañía jalonada por una estructura muy rígida en la cadena de mando, pero algo había cambiado en la compañía para que ello fuera así.

La línea 3, de la que formaban parte los trasatlánticos Begoña y Montserrat, se iniciaba en Southampton y hacía escalas en La Coruña, Vigo, Santa Cruz de Tenerife, La Guaira (Venezuela), Curazao (Antillas Holandesas), Kingston (Jamaica), Cartagena de Indias (Colombia) y en el viaje de vuelta, La Guaira, Santa Cruz de Tenerife, Vigo y Southampton.

Al desgranar el rosario de los recuerdos en las páginas del libro “Historias de barcos de la Compañía Trasatlántica”, el capitán Carlos Peña Alvear nos sumerge en acontecimientos altamente relevantes, como aquel viaje al mando del trasatlántico Virginia de Churruca con el que navegó nueve mil millas con un motor marcha atrás pues había perdido una hélice, haciendo así el viaje de Curazao a Barcelona.

En abril de 1961, cuando la invasión de Bahía de Cochinos, de la que en estos días se cumplen 50 años, Carlos Peña se encontraba a bordo del buque Virginia de Churruca –capitán, Antonio Camiruaga Astobiza- en el puerto de La Habana, donde tuvieron que esperar una semana hasta que las autoridades revolucionarias le permitieron continuar viaje. Y en otro mes de abril, en 1974, llegó al mando del trasatlántico Begoña a Lisboa, un día después de proclamada la Revolución de los Claveles.

El trasatlántico "Begoña", en aguas de Santa Cruz de Tenerife

El trasatlántico "Montserrat", casi gemelo del "Begoña"

En las páginas del libro se recogen también otros acaecimientos importantes, como el transbordo de 650 pasajeros del trasatlántico Montserrat al trasatlántico Begoña, ocurrido en agosto de 1970 en pleno Atlántico. Merece destacarse, asimismo, el capítulo en el que hace un recorrido detallado por el secuestro del trasatlántico portugués Santa María y sus repercusiones en la España y Portugal de la época.

Cada uno de los capítulos está salpicado de diversos acaecimientos, anécdotas, citas de personajes y precisión en los datos. Y concluye con una semblanza a la figura del pintor José Bardasano, suegro suyo y autor de la decoración de los trasatlánticos Begoña y Montserrat (1964) y un glosario de términos náuticos y de construcción naval, necesario para quienes no sepan de barcos y refrescante para quienes llevamos su alma dentro.

El libro está ilustrado con abundante material fotográfico, en su mayoría inédito y debido al propio autor, lo que añade más interés a la publicación. El lector puede tener por seguro que el trabajo del capitán Carlos Peña Alvear es un trabajo digno, guiado por unas coordenadas profesionales y personales correctas, bien escrito, ameno, y un documento de primera mano que nos permite profundizar en el conocimiento de una etapa concreta de la Compañía Trasatlántica Española, en la que sus barcos forman parte de la historia social de nuestro país.

Ficha técnica: Historias de barcos de la Compañía Trasatlántica. Carlos Peña Alvear (autor). 296 páginas. Ediciones Tantín (Cantabria, 2010). Rústica, 17 x 24 cm. EAN 9788496920781.

Fotos: Juan Carlos Díaz Lorenzo, Teodoro Diedrich / Alberto Mantilla, Galilea y Manuel Marrero Álvarez.