De la mar y los barcos


“Historias de barcos de la Compañía Trasatlántica”, excelente testimonio en forma de libro del capitán Carlos Peña Alvear

Juan Carlos Díaz Lorenzo

“Historias de barcos de la Compañía Trasatlántica” es el título del primer libro del capitán Carlos Peña Alvear, testigo presencial de la mayoría de los acaecimientos recogidos en sus páginas. Sabíamos desde hacía tiempo de la existencia del manuscrito y de la intención de su autor para publicarlo, lo que finalmente así ha sido, para satisfacción suya, de quienes amamos a la mar y los barcos y para disfrute del conocimiento de hechos históricos contemporáneos.

El libro se presentó en el pasado mes de febrero en Comillas, la histórica villa cántabra cuna de nacimiento de Antonio López y López, fundador de A. López y Cía. y de la Compañía Trasatlántica Española, después primer marqués de Comillas. Y en el mes de marzo se hizo otra presentación en Madrid, a cargo de Rafael Lobeto Lobo, ex director general de la Marina Mercante, en la librería Robinson. Después ha seguido otra presentación en el Ateneo de Santander, con una nutrida presencia de público y numerosas intervenciones de su autor en emisoras de radio, interesadas en el asunto.

Portada del libro del capitán Carlos Peña Alvear

Carlos Peña Alvear, santanderino, ingresó en 1955 en Compañía Trasatlántica Española, y en ella desarrolló su actividad profesional hasta 1992. Su primer embarque fue en la motonave Guadalupe y de alumno de Náutica llegó a capitán, asumiendo el mando de 14 buques, entre ellos los trasatlánticos Virginia de Churruca y Begoña y los buques portacontenedores Pilar y Almudena, que fueron, en su momento, los barcos más grandes de la Marina Mercante española, con los que navegó por el Golfo Pérsico durante la guerra entre Irán e Irak.

Recordamos, con todo detalle, el día en que le conocimos a bordo del buque Belén, en una escala en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, gracias a la gentileza del delegado de Compañía Trasatlántica Española en Canarias, Manuel Marrero Álvarez. Transcurridos unos años desde entonces, tanto Carlos Peña Alvear como Manuel Marrero Álvarez –y otros destacados capitanes, como Rafael Jaume Romaguera- siguen siendo unos magníficos amigos.

El capitán Carlos Peña Alvear, en el ejercicio de su cargo

En 1979, el capitán Carlos Peña fue designado delegado de Trasatlántica en Italia, donde pasó tres años, etapa en la que también fue elegido presidente de la Conferencia de Armadores CONCA. En 1982, de regreso a España, desempeñó el cargo de jefe de Fletamentos de la Compañía y un año después se desplazó a Portugal para poner en marcha la nueva delegación en aquel país.

El libro del capitán Carlos Peña Alvear comienza con una síntesis de la historia de la compañía y se centra en los años finales de los trasatlánticos Satrústegui, Virginia de Churruca, Begoña y Montserrat. A mediados de la década de los setenta, la aviación comercial había ganado definitivamente la batalla a las navieras dedicadas al tráfico trasatlántico de pasajeros.

Las compañías con vocación naviera, como Compañía Trasatlántica Española, pudieron reconvertirse a tiempo y dirigidas durante algunos años por personal eficiente y competente, mantuvieron su presencia en el tráfico de mercancías, hasta que llegó la debacle de la naviera más importante de España ocurrida, para vergüenza de sus protagonistas, hace todavía poco tiempo.

El trasatlántico "Satrústegui", en aguas de Barcelona

Foto oficial del trasatlántico "Virginia de Churruca"

Carlos Peña Alvear era bastante joven cuando en octubre de 1971 asumió el mando del trasatlántico Begoña. Y decimos esto porque, entonces, era infrecuente para un hombre de su edad en una compañía jalonada por una estructura muy rígida en la cadena de mando, pero algo había cambiado en la compañía para que ello fuera así.

La línea 3, de la que formaban parte los trasatlánticos Begoña y Montserrat, se iniciaba en Southampton y hacía escalas en La Coruña, Vigo, Santa Cruz de Tenerife, La Guaira (Venezuela), Curazao (Antillas Holandesas), Kingston (Jamaica), Cartagena de Indias (Colombia) y en el viaje de vuelta, La Guaira, Santa Cruz de Tenerife, Vigo y Southampton.

Al desgranar el rosario de los recuerdos en las páginas del libro “Historias de barcos de la Compañía Trasatlántica”, el capitán Carlos Peña Alvear nos sumerge en acontecimientos altamente relevantes, como aquel viaje al mando del trasatlántico Virginia de Churruca con el que navegó nueve mil millas con un motor marcha atrás pues había perdido una hélice, haciendo así el viaje de Curazao a Barcelona.

En abril de 1961, cuando la invasión de Bahía de Cochinos, de la que en estos días se cumplen 50 años, Carlos Peña se encontraba a bordo del buque Virginia de Churruca –capitán, Antonio Camiruaga Astobiza- en el puerto de La Habana, donde tuvieron que esperar una semana hasta que las autoridades revolucionarias le permitieron continuar viaje. Y en otro mes de abril, en 1974, llegó al mando del trasatlántico Begoña a Lisboa, un día después de proclamada la Revolución de los Claveles.

El trasatlántico "Begoña", en aguas de Santa Cruz de Tenerife

El trasatlántico "Montserrat", casi gemelo del "Begoña"

En las páginas del libro se recogen también otros acaecimientos importantes, como el transbordo de 650 pasajeros del trasatlántico Montserrat al trasatlántico Begoña, ocurrido en agosto de 1970 en pleno Atlántico. Merece destacarse, asimismo, el capítulo en el que hace un recorrido detallado por el secuestro del trasatlántico portugués Santa María y sus repercusiones en la España y Portugal de la época.

Cada uno de los capítulos está salpicado de diversos acaecimientos, anécdotas, citas de personajes y precisión en los datos. Y concluye con una semblanza a la figura del pintor José Bardasano, suegro suyo y autor de la decoración de los trasatlánticos Begoña y Montserrat (1964) y un glosario de términos náuticos y de construcción naval, necesario para quienes no sepan de barcos y refrescante para quienes llevamos su alma dentro.

El libro está ilustrado con abundante material fotográfico, en su mayoría inédito y debido al propio autor, lo que añade más interés a la publicación. El lector puede tener por seguro que el trabajo del capitán Carlos Peña Alvear es un trabajo digno, guiado por unas coordenadas profesionales y personales correctas, bien escrito, ameno, y un documento de primera mano que nos permite profundizar en el conocimiento de una etapa concreta de la Compañía Trasatlántica Española, en la que sus barcos forman parte de la historia social de nuestro país.

Ficha técnica: Historias de barcos de la Compañía Trasatlántica. Carlos Peña Alvear (autor). 296 páginas. Ediciones Tantín (Cantabria, 2010). Rústica, 17 x 24 cm. EAN 9788496920781.

Fotos: Juan Carlos Díaz Lorenzo, Teodoro Diedrich / Alberto Mantilla, Galilea y Manuel Marrero Álvarez.

Anuncios

26 comentarios so far
Deja un comentario

Interesante información. Mi más sincera enhorabuena a Carlos por la elaboración de este libro tan necesario en nuestras bibliotecas.

Comentario por Laureano

Es un buen trabajo y merece la pena leerlo. Se aprenden muchas cosas. Un abrazo,

Comentario por jcdl

Gracias por tus palabras, querido Manolo. En efecto, nuestro común amigo ha logrado lo que se ha propuesto y, al igual que tú con tu precioso libro, dejan plasmadas vivencias e impresiones de una etapa irrepetible de la Marina mercante española y, en concreto, de la entrañable Compañía Trasatlántica Española. Un abrazo,

Comentario por jcdl

Soy Manuel Soler otra vez. Estoy tratando de ponerme en contacto con Carlos Peña para enviarle mi libro ¡¡¡FONDO FERRO!!! pero no lo consigo. ¿Alguien sabe su dirección? ¿Su teléfono? Y otra cosa: Jordi habla de que Manolo ha escrito un hermoso libro. Supongo que de barcos y sus gentes. ¿Alguien me puede dar alguna reseña de ese libro? Gracias (manuelsoler@xiloteca.com)

Comentario por Manuel Soler Burillo

El capitán Carlos Peña, ha querido plasmar sus vivencias en la mar y los barcos en este libro y a buen seguro que lo ha conseguido. Quienes le conocemos, podemos asegurar que es parte de su vida misma. Un profesional que se inició y acabó en Trasatlántica, rehusando otros horizontes. A todos los marinos les avala una linda historia. ¡Contadla! Enhorabuena, querido Carlos.

Comentario por manuel marrero

Mi querido Capitán:
Recientemente hiciste llegar un ejemplar dedicado de HISTORIAS de BARCOS “La Compañía”, como cariñosa y agradecidamente se denominaba a la TRASATLANTICA en mi casa. No en vano, treinta años de navegación de mi padre Segundo Rodríguez y los catorce mios (10 más en tierra) nos hicieron sentir como algo familiar nuestro puesto de trabajo. Gracias, lo leeré con cariño y seguro, mucha emoción. Recibe un fuerte abrazo Capitán.

Comentario por Pepe Rodríguez Abeijón

Parece un libro interesante… Haré todo lo posible por comprarlo
saludos
SERGIO
VIGO

Comentario por SERGIO

Mi buen amigo José Manuel Somavilla acaba de enviarme la reseña de este libro. Lo voy a comprar a ciegas. Enseguida. Soy Manuel Soler, Capitán jubilado y devoro todo lo que hable de barcos y sus gentes.
Gracias por este nuevo libro. manuelsoler@xiloteca.com

Comentario por Manuel Soler Burillo

El libro es recomendable. Yo he disfrutado con su lectura y conociendo a Carlos Peña, todavía más, Afortunadamente se decidió a hacerlo y la hecho bien.

Comentario por jcdl

La Asociación Amigos Museos de Marina va ha comprar el libro, recomendado por el capitán Manuel Soler. También lo compraremos los socios Juan Robert Roglá, Ingeniero Naval y Angel A. Umbría Ramos Jefe de Máquinas retirado que navegué en la T/N. MONTSERRAT en el año 1961 de Alumno de Maquinas. Gracias por el aviso.

Comentario por Angel A. Umbría Rmos

He vuelto a leer el libro de Carlos Peña Alvear y me ha gustado más todavía.
Gracias Carlos, por estos ratos de paz y nostalgia de aquellos tiempos gloriosos. manuelsoler@xiloteca.com

Comentario por Manuel Soler Burillo

Viaje en el barco “Monte Umbe” en el año 1967, zarpó del puerto de Buenos Aires el dia 27 de febrero de 1967, llegando a Santander el l6 de Marzo, lo recuerdo con mucho cariño ya que el capitán tuvo un comportamiento ejemplar… Me encantaria saber de alguien que hizo este mismo viaje se comunique conmigo. Mi correo electronico es: marisabertolino@hotmail.com. Saludos, Marisa.

Comentario por Marisa.

Ests barcos fueron para transportar pasajeros y carga, con hombres algunos jóvenes y otros mayores, pero todos con mucho amor y respeto a su trabajo. Viajé en el GUADALUPE en el año 1961 de Santander a Veracruz por el mes de octubre. Fue una travesía muy bonita, ah conocí a gente muy importante para mi, pues mis cuñados los tres trabajaron a bordo: sus nombres son José González Conde, Pedro y el menor Ramón Conde Lemus. Sería para su servidor un honor saber si hay alguna historia de ellos en tan importante compañía. Mi correo es radialpa@hotmail.com. Por su atención muchas gracias. Un saludo, Rafael Diego Álvarez Padilla.

Comentario por Rafael Diego Álvarez Padilla

Envió un afectuoso saludo al Capitán don Carlos Peña y a tods los miembros de esa gran saga y gran familia que fue la Compañía , que siempre llevaremos en el corazón

Sin duda el libro entrara con todos los honores en mi biblioteca

Roman Murillo

Comentario por Roman Murillo Gil

Mi abuelo sirvió como contramaestre en la trasatlantica hasta fianles de los 60, creo que en el Guadalupe. Se llamaba Pablo Sampedro
Me gustaría que si alguien tiene alguna referencia me lo comunicase. Muchas gracias

Alejandro Torres aletorsa@teleline.es

Comentario por Alejandro Torres

mi padre fue marinero del guadalupe y vive en santander

Comentario por julio

Ha pasado un año y he vuelto a leer el magnífico trabajo de Carlos Peña.
Lo he disfrutado más que la primera vez.
Un abrazo
Manuel Soler

Comentario por Manuel Soler

[…] SAN ROQUE», al que se unirá en breve el «CABO S. VICENTE»: los llamados «BEÑOGA» (realmente BEGOÑA) y «MONTSERRAT», de la Transatlántica, que hacen la línea del Caribe y él año próximo el […]

Pingback por EL CRUCERO DEL ECLIPSE. LA MOTONAVE MONTE UMBE | Vida Marítima

Me emociona leer todo esto ya que mi abuelo juan gregori navego en dicha compañia begoña magallanes y no se mas pero lo he recordado y esto me ha echo sentirme feliz gracias

E

Comentario por Juan Gregori Roig

Le envio un saludo como hijo del que fué Mayordomo del Begoña y más tarde del Belén bajo su mando. Le recuerdo a menudo con cariño, pues conservo dos pinturas de su suegro Bardasano. Un saludo.

Comentario por Francisco Nomdedeu Rodriguez

Yo estube en el Begoña en ese ultimo viaje en septiembre de 1974 . Yo tenia 10 años entonces pero recuerdo perfectamente los momentos de angustia que my familia y yo pasamos .

Comentario por RAFAEL ALONSO

A Carlos Peña lo conoci en 1963. Estaba de 2º oficial.Según recuerdo había querido dejar la navegación pero regresó. Por mucho que se diga el mundo del marino mercante es duro. Y
en aquella había que navegar un año y disfrutar un mes, si te lo
daban.Yo también lo dejé unos años y después volví y me quedé. Aunque eso si, casi todo el tiempo de capitán que era
lo que me gustaba ejercer.

Comentario por marino marino

Soy Carlos Duarte el 03/11/1970 cumplí 2 años a bordo del Virginia Churruca,veníamos de la Güayra,mí madre y tres hermanos más,recuerdo con emoción que mí madre en paz descanse me decía siempre que me hicieron una fiesta de cumple y que el Capitán asistió,no lo conozco,pero le doy las gracias. Me gustaría recibir de alguna persona una fotografía del barco de aquel entonces.
Muchas gracias y suerte…….

Comentario por Carlos Duarte

Yo viajé de México a España en el Covadonga, y de regreso en el Guadalupe. Durante el viaje de regreso a Veracruz, explotó un pistón del Barco y estuvimos al garete varios días, recuerdo a un marinero que jugaba con nosotros, y que se quemo en este accidente, debe de haber sido por el año 1964 o 1965. felizmente el quedo bien, incluso lo vimos alguna vez que el barco llego a Veracruz, yo he de haber tenido 5 o 6 años y veníamos solo 4 niños en el viaje, el al terminar su guardia, (creo que era jefe de máquinas) nos llevaba al bar y nos invitaba un refresco, pero le decía al cantinero ” sirve un whisky a ls chavales que yo los invito” bueno nosotros nos sentíamos soñados, para nosotros, niños al fin y al cabo fue una aventura completa, en medio del océano nos empezaron a rodear barcos de todo el mundo, y de alguna manera lograron arreglarlo, y pudimos completar el viaje, un viaje que duraba 15 días,lo hicimos en 30, en fin gratos recuerdos….

Comentario por Enrique de Gorostegui Muriedas

Salí de Cuba en 1962 en el último barco de pasajeros zarpó de allí, El Satrustegüi. Yo era pequeña y ese recuerdo se me quedó para siempre en mi memoria. Tristemente años después leí que se había incendiado estando anclado en in puerto y después de haber sido vendido y renovado. Nuestro recorrido fué, Cartagena, La Guaira, Tenerife, Cadiz y Barcelona.

Comentario por Bernardina Leiva

Con 13 años viaje de Bilbao a Veracruz (Mexico) en el “”GUADALUPE. “Un mes de travesia. Clasicos emigrantes del año 60. Sinembargo todavia tengo recuerdos y muchas fotografias.Como han pasado los años ! que buenos recuerdos. !

Comentario por Bartomeu Bertran Martinez




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: