De la mar y los barcos


Memoria auténtica de Compañía Trasatlántica

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Un grupo de antiguos directivos, capitanes, jefes de máquinas y oficiales de Compañía Trasatlántica Española se reúnen dos veces al año en Madrid, y comparten mesa y mantel mientras desgranan el rosario de los recuerdos, que son muchos en este grupo de privilegiada memoria a quienes une la amistad bien entendida y la gratitud de haber pertenecido y entregado su vida profesional al servicio de la histórica y centenaria naviera española, que tanto ha significado en la historia de este país.

Hemos de hacer la oportuna apreciación de que todas estas personas pertenecen a la etapa de “aquella Trasatlántica”, como le gusta decir a Manuel Marrero Álvarez –y que nosotros suscribimos-, es decir, “aquella compañía” que fue orgullo de la Marina Mercante española y de cada uno de los países en los que enarbolaba su contraseña y desplegaba el pabellón patrio.

De la Compañía Trasatlántica Española que después de la guerra civil, diezmada en su flota y en su personal, pudo seguir adelante en plena autarquía pese a una extraordinaria limitación de medios, gracias al empeño de Juan Claudio Güell, conde de Ruiseñada. A mediados de los años cincuenta del siglo XX había renacido con una flota impuesta por el INI y limitada por las circunstancias, lo que tuvo sus consecuencias en el tráfico de la emigración española a América, pues mientras las compañías portuguesas e italianas lo hacían con barcos mejores y más atractivos, la miopía política nacional impidió a Trasatlántica dotarse de medios y competir en mejores condiciones.

Estampa marinera del trasatlántico "Begoña"

Su casi gemelo "Montserrat", en Santa Cruz de Tenerife

"Virginia de Churruca", tras su reforma y nueva chimenea

Aún así, “aquella Trasatlántica” cumplió su cometido con holgura y su protagonismo sigue vigente en la memoria de muchos, pasajeros de sus barcos históricos –Marqués de Comillas, Habana, Virginia de Churruca, Satrústegui, Covadonga, Guadalupe, Begoña y Montserrat– nada tiene que ver con la que acabó su agonía de manera miserable.  Personas como las aquí reunidas aportaron su trabajo sin límites hasta hacernos concebir la idea del renacimiento de la naviera más importante y de mayor prestigio de España. El último tramo de su existencia corresponde a una de las vergüenzas empresariales de este país.

Rafael Jaume Romaguera

En esta ocasión, la reunión contó con un invitado de excepción: el capitán Rafael Jaume Romaguera. Su nombre está asociado al trasatlántico Montserrat, cuyo mando ostentó desde 1959 hasta 1973. Rafael, a sus 85 años, está en perfecta forma física y su memoria es prodigiosa. Nada ha cambiado en este personaje de trato exquisito, formal, serio y respetuoso, desde que le conocimos en 1984 al mando del buque Covadonga en el puerto de Santa Cruz de Tenerife. Desde hace muchos años reside en Vigo y desde allí se trasladó a Madrid en tren en compañía de su esposa.

Carlos Peña Alvear

Carlos Peña y Rafael Jaume, juntos después de muchos años

Junto a él otro capitán de la vieja escuela: Carlos Peña Alvear. Su nombre está asociado al mando del trasatlántico Begoña, que mandó desde 1971 hasta 1974. Carlos, más joven que Rafael, contagia con su memoria precisa y así lo ha reflejado en su libro “Historia de barcos de Compañía Trasatlántica”. Le conocimos en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, al mando del buque Belén, gracias, como siempre, a la gentileza de Manuel Marrero Álvarez, por entonces delegado regional de Compañía Trasatlántica Española.

José Ignacio de Ramón Martínez

José Ignacio de Ramón Martínez es ingeniero naval y asumió, durante unos cuantos años, la dirección técnica de Compañía Trasatlántica Española, en la que relevó a Valeriano González Puertas. Su nombre aparece asociado al proyecto de construcción de los dos buques portacontenedores más grandes de la flota de Trasatlántica y de la Marina Mercante española en la década de los años ochenta: Pilar y Almudena. Es un hombre erudito, de una sólida formación técnica que combina con su sabiduría humanística. Es hijo de José María Ramón de San Pedro, vicepresidente y consejero delegado de Trasatlántica, personalidad relevante en la historia de la compañía.

Manuel Padín García

Manuel Padín García desempeñó durante años la dirección comercial de Compañía Trasatlántica, etapa en la que le conocimos en una de sus frecuentes visitas a Santa Cruz de Tenerife, así como a La Palma, ocasión en la que le acompañamos en unión de Juanjo Loredo y Manuel Marrero Álvarez, cuando Trasatlántica era el soporte en el transporte de tabaco para la fábrica Capote y después Reynolds, en El Paso. Gallego de pura cepa, forjado en el trabajo y el esfuerzo constante desde que entró a trabajar en Trasatlántica siendo un muchacho, es un luchador vital. Tanto, que hoy en día sigue en plena lucha sin que desfallezca ante las adversidades.

Luis Mínguez

Luis Mínguez es radiotelegrafista de la vieja escuela. Su primer barco fue el vapor Candina, pero poco después consiguió embarque en el trasatlántico Virginia de Churruca, en el que transcurrió toda su vida profesional. Siente un afecto especial por Santa Cruz de Tenerife, su puerto preferido. Su vida está jalonada de multitud de anécdotas, casi tantas como singladuras tiene anotadas en su diario de navegación. En su última etapa profesional desempeñó el cargo de inspector de Flota de la Compañía.

Manuel Marrero Álvarez

Manuel Marrero Álvarez es un binomio inseparable que compendia Compañía Trasatlántica Española y el puerto de Santa Cruz de Tenerife. Así ha transcurrido toda su vida, desde los tiempos de la consignataria La Roche en la calle del Pilar hasta su etapa como delegado regional desde su creación en 1982 hasta su cierre en 1994. Conjuga memoria y archivo, pues conserva numerosos documentos de la historia de “aquella Trasatlántica”, a los que salvó de la basura o el fuego. Nos ha dejado un magnífico legado de sus vivencias en las páginas de su libro titulado “Trasatlántica y la emigración canaria a América”. Fiel, leal y entrañable amigo, la amistad que hoy tenemos y conservamos con los aquí citados, y algunos más, es consecuencia de ese largo periplo mantenido en el tiempo.

Lucinio Martínez Santos

Lucinio Martínez Santos trabajó en la Dirección Técnica de la compañía haciendo equipo con los ingenieros navales Javier Pinacho Bolaños-Rivadeneira y José Ignacio de Ramón Martínez. Por tanto, conoce en profundidad todo lujo de detalle las vicisitudes sufridas y los éxitos obtenidos por la flota, en su transición de buques de pasaje a buques de carga y en la expansión de la carga en contenedores. Desde los últimos años de los fatigados trasatlánticos Begoña y Montserrat, pasando por la serie de cargueros comprados de segunda mano –Almudena, Coromoto, Ruiseñada y Comillas-, los construidos en ASTANO –Camino y Merced-, hasta la serie extraordinaria de los cuatro “bazaneros”: Galeona, Belén, Roncesvalles y Valvanuz, más los barcos fletado en Alemania, los gemelos australianos, los portacontenedores Pilar y Almudena y los dos cargueros rusos Candelaria y Guadalupe I, por citar sólo los más destacados.

Juan Cárdenas Soriano

La vida profesional de Juan Cárdenas Soriano está jalonada de indudables éxitos, como el hecho de que fue el jefe de máquinas más joven de Compañía Trasatlántica, a la edad de 25 años. Unos años después asumió el cargo de inspector de Flota y, posteriormente, cuando se cerró el capítulo de “aquella Trasatlántica”, desembarcó para siempre y desde entonces trabaja en el puerto de Algeciras en actividades relacionadas con su especialidad.

Foto de familia del grupo de Trasatlántica y quien suscribe

Fotos: Juan Carlos Díaz Lorenzo


27 comentarios so far
Deja un comentario

Me permito dirigirme a Vds. para ver si pudieran facilitarme un plano de disposición general, y a poder ser de formas, de los buques construidos en Bilbao “Covadonga” o “Guadalupe”. Soy un Ing. T. Naval jubilado, y pretendo hacer un modelo a escala de uno de ellos, pero hasta el momento me ha sido imposible localizar planos. Me serviría el escaneado, incluso por trozos.
Saludos y de entemano muchas gracias.

Comentario por Luis Gomez

Buenas tardes, yo lo único que tengo es planos para construir la maqueta del trasatlántico habana de la trasatlántico , construido en los astilleros de Sestao, si te pudieran interesar , escríbeme a mi correo electrónico.
Yo ando buscando también del Covadonga y Guadalupe, pero sobre todo del Montserrat y Begoña, espero tu correo y gracias por tu atención , art . José Seoane Fernández.
Mi correo es: Seoane-Fernandez-jose@outlook.com

Comentario por Jose Seoane Fernandez

Estimado Sr. Gómez: Estoy intentando averiguar donde puede conseguir los planos de los buques “Covadonga” y “Guadalupe” que Vd menciona y tan pronto lo sepa, se lo informaré. Sé que los entregaron a un museo, pero desconozco nombre. Saludos

Comentario por manuel marrero

Estimado Luis.
El buque “Monte Ulía” de Naviera Aznar era igual, salvo ligeras variantes, a los gemelos “Guadalupe” y “Covadonga”. Planos de formas para la construcción del casco de este buque se pueden encontrar en el libro: “Marina Mercante en El País Vasco”. Las ligeras diferencias que radican en cubierta pueden corregirse a la vista de fotografías fáciles de conseguir en la red.
Un saludo.
Juan Cárdenas

Comentario por Juan Cárdenas

Cómo podría conseguir cualquier tipo de información relativa al trayecto que cubre entre el 20-10-1891 y el 11-11-1891 el vapor San Francisco, de la Cía. Trasatlántica, desde La Guaira a Santander, retorno de la Línea Colón, al mando del capitán alicantino don Pedro Bayona.

Comentario por Antonio Llorente

El “San Francisco”, ex-Turia de la flota adquirida al Marqués de Campo, gran rival de Antonio López, era un buque de 6100 tons, con el cual se inauguró la línea de Guinea a finales de 1887. Estuvo con Trasatlántica desde 1885 hasta 1913 en que fué vendido. El resto de datos lamento desconocerlos. Saludos

Comentario por manuel marrero

Estimado Sr.Marrero: Muy agradecido por su atención, veo que conoce usted bien el tema ¿Podría usted indicarme dónde se archivan los Diarios de a bordo? ¿Sería factible localizar de alguna forma el del capitán Bayona? Agradecido, A. Llorente

Comentario por Antonio Llorente

Estimado señor Llorente: con independencia de lo que pueda contestarle Manuel Marrero, quiero sugerirle la posibilidad de que investigue en el Museo de las Reales Atarazanas de Barcelona, al que Compañía Trasatlántica donó, hace años, una parte importante de su fondo documental. Quiero agradecerle su interés y su visita a esta web. Saludos cordiales,

Comentario por jcdl

Hola a todos,…. ¿puedo llamaros compañeros?. Soy Capitán de la M.M. e hice las prácticas en el “Guadalupe”, allá por los años 1963 a 1965 de cuyo barco, tengo algunas fotos inéditas. Durante bastante tiempo estuve buscando datos de este buque para hacer un modelo 3D que funcione en un simulador de navegación, sin ánimo de lucro, habiendome puesto en contacto con la DGMM y el Museo de Barcelona sin resultados. Me sumo a la petición para racabar información sobre planos, fotos, etc. de ese barco o de su gemelo “Covadonga”. Cualquier información será bienvenida y evitará que la memoria de los buques relevantes se vaya perdiendo con el tiempo. Podeis ver mis trabajos similares en: http://www.magisternavis.com.
Saludos a todos y un fuerte abrazo,
Andrés Merino

Comentario por Andrés Merino Tallafigo

Mi nombre es Juan J. Tejero, y creo que muchos de vosotros recordaréis a mi padre. Me alegra saber que el “espíritu” que viví cuando era un niño con pantalón corto (y alguno de vosotros aún alumno, ¿verdad Juan?) y visitaba a mi padre en aquel “Satrústegui”, sigue vivo. Yo también soy jefe de máquinas y desde hace 22 años Inspector de Germanischer Lloyd en Barcelona. Simplemente daros las gracias en mi nombre, y en el de mi padre si viviese, por mantener viva la llama de una gran compañía. Un abrazo a todos

Comentario por Juan Jose Tejero Nebra

Querido Juan J. El tener noticias tuyas despues de 40 años me produce gran alegría. Efectivamente recuerdo, no sin nostálgia, cuando haciamos escala en Barcelona y venías ver a D. Juan desde Zaragoza y salíamos a dar una vuelta por Las Ramblas. Aparte de excelente padre, amigo y maestro, D.Juan fue una maravillosa persona. La verdad que fueron tiempos muy bonitos. Yo entonces estaba de alumno de Máquinas y el Jefe,tu padre, era una persona muy cercana y además amigo, cosa que en aquella época no era normal. Bastaba con ver la cantidad de galones que nos separaban… Muchas gracias por recordarme y un abrazo para ti y todos los tuyos.Tengo cantidad de anécdotas y vivencias compartidas con tu padre que algún día me gustaría contarte.
Un abrazo muy fuerte o mejor dicho un beso.
Juan

Comentario por Juan Cárdenas Soriano

Hola, soy hija de Juan J. Tejero. Ha sido una grata sorpresa ver que mi padre, después de tantos años es tan cariñosamente recordado. Me siento muy orgullosa porque mi padre, como muy bien dices era una persona maravillosa. Yo también fui testigo del aprecio hacia él de la gente de la profesión, y recuerdo perfectamente habero oido a mi padre hablar de ti. Me gustaría conocer alguna vivencia y anécdotas que compartísteis como dices en tu mensaje.
En nombre de mis padres, y mio muchas gracias por mantenerlo en tu memoria.
Un fuerte abrazo
Carmen Tejero

Comentario por Carmen

Hola Carmen, estoy encantado de tener la oportinidad que nos brinda este foro para conocerte. Efectivamente guardo el grato recuerdo que dejan los buenos maestros y ejemplares compañeros. Con D.Juan las vivencias fueron muchas, recuerdo una, entre otras, que hace referencia a su ironía y buen humor: vinieron unos técnicos franceses a montar un nuevo motor diésel a bordo del “Satrústegui”. Cuando llegó la hora de ponerlo en marcha el motor no arrancaba; tu padre detectó que los técnicos habían cometido un error durante el montaje. Aprovechando que los franceses se encontraban comiendo, me pidió que lo acompañara a la máquina. Bajamos y tu padre en unos minutos resolvió el fallo. Subimos de la máquina y estuvimos pendientes a que los técnicos reanudasen su trabajo, nosotros los seguimos y una vez ante el motor y previamente a que ellos comenzasen a estudiar el origen del problema y sin saber que éste ya había sido resuelto, tu padre dijo:
-Un momento, voy a intentar ayudarlos. Acto seguido se quitó una cadena del cuello con una medalla de la Virgen del Pilar y la depositó sobre el motor.
-Prueben ahora, dijo.
La cara de sorpresa de los franceses había que verla, cuando el motor arrancó sin problemas. Tu padre dio media vuelta, se dirigió a ellos y les dijo:
-Yo tengo mucha fe a la Pilarica…
Los franceses, si es que aún viven, se estarán acordando de D.Juan y sus poderes ….
Esta es una pero hay más: recuerdo un día que me presentó en Barcelona, donde representando una obra de teatro, a Paco Martínez Soria, al que le unía una buena amistad. Pasamos una tarde inolvidable con tan gracioso y cariñoso personaje.
Resumiendo, muchos y gratos recuerdos de una entrañable persona y buen Jefe.
Carmen, te deseo todo lo mejor para ti y todos los tuyos. Aprovecho para enviarle un beso a tu hemano Juan, buen seguidor de la saga familiar.
Hasta siempre.

Comentario por Juan Cárdenas

Muchas gracias, querido Juan, por tu testimonio y atención en contestarle a Carmen.
Y a Carmen, muchas gracias también por hacernos conocer su testimonio.
Estas son las ocasiones en las que se siente la satisfacción del deber cumplido, que prevalecerá, como dicen las reales ordenanzas, sobre cualquier otra consideración.
Me alegra, al mismo tiempo, comprobar una vez más que este foro tiene el eco que siempre he pretendido.
Un abrazo para los dos y mi afecto más sincero.

Comentario por jcdl

Gracias a ti Juan Carlos por habernos brindado a muchos la oportunidad de recordad acontecimientos entrañables de nuestras vidas a través de estas emotivas y bien tratadas páginas,
Un saludo.
J.Cárdenas

Comentario por Juan Cárdenas

Quería comentar que mi padre navegó en varios barcos de esa compañía, en el que más tiempo estuvo fue el “Satrústegui”, creo que unos 18 años en el hizo la “Operación España”. Mi padre era un marinero, Santiago Fernández Fernandez.

Comentario por Mary

Querido Juan, no sabia de la existencia de esta pagina y mira por donde buscando información apareces junto a las viejas glorias. No por eso te quiero llamar viejo, Dios me libre, ademas me precio de ser muy buen amigo tuyo, tanto como para no ofenderte de esta forma, amigo y admirador, desde que empecé en esta nuestra Compañia de alumno de puente en el Belen, siendo tu ya Jefe de Maquinas. En fin lo que me anima a escribirte es que habiendo sido esta nuestra queridisima compañia una gran familia, de la que todos nos sentíamos y seguimos sintiendonos orgullosos de ser miembros de ella, no ha salido aún una buena pagina, en la que se vean las fotos y se lean los nombres de todos aquellos que hemos sido Oficiales, Capitanes, Jefes de maquinas de esa Compañia, con una pequeña historia o particularidad de los mismos.
Te conmino, ahora que tienes tiempo (aunque se que esos nietos absorven todo tu atención, como ha de ser) a que lo hagas. Eres meticuloso y de gran memoria, te gusta investigar y se que serias feliz haciendolo.
Danos una alegría a todos aquellos que por diferentes causas, no salimos en la foto. A mi particularmente me gustaría, ya que sigo sintiendo la bandera azul con el queso blanco en medio y esa bandra Española con las letras CM como algo mio, arraigado en mi desde muy pequeño, cuando mi abuelo jubilado de la Compañia Trasatlantica me llevaba al muelle de Cádiz a ver los vapores.
Anda, hazlo, aunque solo sea por las veces que me hiciste sudar la gota gorda con los trabajos que me encomendabas.
Un fuerte abrazo de tu amigo M.Coello

Comentario por Manuel Coello Hueto

En la mañana del domingo 17 de septiembre de 1961, el gobierno de Fidel Castro expulsó de Cuba al Siervo de Dios, obispo Auxiliar de La Habana, Mons. Eduardo Boza Masvidal, junto con 132 sacerdotes y religiosos más, en el Covadonga de la Compañía Trasántlica Española, rumbo a España. El capitan del Covadonga fue obligado por los milicianos del gobierno comunista a punta de metralleta de aceptar y acomodar a tan preciada carga en adición a los pasajeros que ya estaban a bordo.

¿Hay alguién en este grupo que recuerde o tenga noticias de ese histórico incidente? Cualquier dato tal como el nombre del capitán o alguna reseña del viaje, sería muy agradecida.

Yo fui testigo ocular de la salida del Covadonga mientras lo contemplaba desde la Avenida del Puerto ese día de triste recuerdo.

Gracias.
Antonio Fernandez
E-mail fern3045@bellsouth.net

Comentario por Antonio Fernandez

El “viejo” era Angel Goitia Duñabeitia que vivia en aquel entonces en Gijon. Yo era el segundo oficial radiotelegrafista y vivi todo aquello con gran intensidad. El pasaje estaba completo y tuvimos que habilitar colchones en alguna de las bodegas y en la enfermeria para alojar a los sacerdotes embarcados, que en su mayoria iban con lo puesto pues habian sido secuestrados en las calles sin ningun aviso. Volvimos via nueva york a La Coruña. Saludos. Eugenio

Comentario por Eugenio Yllan Gonzalez

Mi suegro Manuel Gutierrez de San MIguel López mando el Virginia de Churruca y Satrustegui hasta su fallecimiento en1964? ¿ queriamos a nivel familiar hacele un pequeño homenaje.

Comentario por Juan luis Núñez Perdigones

Me dirijo a Vdes buscando información acerca de buques que hacían el trayecto entre Gijón y Veracruz en los años 1907 a 1910 llevando emigrantes. Cualquier información puede serme útil, como fechas, etc.. También agradecería cualquier orientación acerca de dónde buscar registros o listados de pasajeros.

Comentario por Margarita Canal González

Conocí a Juan Cárdenas en enero de 1.972 cuando él era alumno de máquinas del Satrústegui, por aquel tiempo yo era tercero de máquinas. El jefe de ese departamento era D. Ramón Comas al cual hizo el relevo D. Juan Tejero. De D. Juan he leido varios comentarios y su bpndad y compañerismo a nadie se le escapa para las personas que le tratamos. Volví. a coincidir con él en el Camino , año 1.976, entonces yo era primero de máquinas. Con D. Rafael Jaume navegué en 1981/82 en el Roncesvalles donde yo era el Jefe de Máquinas.
En total estuve unos 13 años en la naviera y de ahí me pasé a Elcano hasta su venta.
Un afectuoso saludo a D. Juan Tejero, hijo, con el que en numerosas veces he tenido que lidiar en Barcelona donde yo era el Jefe de Máquinas del Rocio B y del Francolí, de Naviera Pinillos, y él ejercía el cargo de inspector de la de Sociedad de Clasificación.
Ha sido grato ver personas que conocí hace ya muchos años y recordar mis primeros tiempos como marino. Un saludo y que todos podamos seguir disfrutando de estos momentos muchos años.

Un saludo para él y para todos los de este foro

Comentario por Gerardo-Román Gil Álvarez

Me dirijo a D. Juan Cárdenas, aunque después de tantos años y de su larga trayectoria en la Compañía Trasatlántica, entenderé perfectamente, que le resulte un tanto arduo difícil, el hecho de que pueda recordarme.
Mis pinitos en esa gran empresa comienzan a raíz de una segunda llamada de la oficina de empleo, y en la que después de presentarme ante usted en su despacho de la calle Corneta Soto Guerrero de Cádiz, se me comunica la oportunidad de ocupar plaza de mecánico en cubierta en el buque Guadalupe (australiano). Embarco por primera vez en Valencia el 13 de marzo de 1984 y después de cumplir con mis obligaciones como mecánico, tanto de cubierta como de máquina, y de haber rendido mis servicios como tal, en los buques: Valvanuz, Roncesvalles, Candelaria, Guadalupe I, TSK Chorus, Al Khafji, así como haber formado parte del grupo destinado en la puesta a punto del Galeona atracado en Puerto Real, de haber vivido la aventura de la perdida de la pala de timón del Roncesvalles en la malograda entrada del Rio Magdalena, con el posterior trasbordo al Valvanuz y la correspondiente reparación en Willemstad (Curaçao); desembarco del buque Al Khakji, en Valencia, por comisión de servicio el día 3 de junio de 1992. Todo ello, después de haber aceptado “de buen grado” mi adiós a la empresa. Un adiós triste, dado que siempre mantuve viva la idea de jubilarme en dicha Naviera. Sea como fuere, mi paso por dicha empresa ha sido como decía aquel compañero y marinero natural de Betanzos: “Esto es un mundo de Dios”.
Perdone que me haya extendido en mi comentario, a decir verdad, tan solo pretendía saludarle, después de haber tenido la suerte de toparme con esta extraordinaria página, en la que además de conocer un poco mejor los orígenes de esa maravillosa empresa; me ha servido para recordar con cierta añoranza días de trabajo compartidos con inolvidables compañeros.
Sin otro particular reciba un cordial saludo.

Comentario por Andrés Rubido

Buenos días. Estoy realizando una investigación sobre D. José Pazó Rodríguez, nacido en Moaña (Pontevedra), que fue Consejero Delegado de la Trasatlántica desde mediados de la década de 1950. Agradecería datos, contactos, biografía, bibliografía, hemeroteca, informaciones de la empresa, etc.
Gracias.
Manuel

Comentario por Manuel Pérez Rúa

Hola a esa gran familia de la Compañía. Tanto mi padre, tios, hermanos y yo misma viajamos entre el norte de España y Veracruz en numerosas ocasiones en los buques Marqués de Comillas, Covadonga y Guadalupe.
Mis hermanos y yo estamos recopilando datos de la vida de mi padre que emigró a mexico con 20 años en el viaje inaugural del Colón en 1923 ( conservamos el billete). Después de una vida de esfuerzo y honradez logró una buena posición económica y formar la familia de la que formo parte. Mi madre refiere que en su primer viaje a México, en Noviembre de 1954, la mar estaba mala y con los movimientos se soltó el piano de cola que golpeó a un joven pasajero que falleció. Ahora, como médico que soy, pienso en mi colega del barco y el gran mérito de encargare de la salud de tantas personas en un lugar tan aislado, en sus difíciles decisiones…
Estamos buscando listas de pasajeros de 1947 y de 1951-53 de cualquiera de estos buques. De los restantes viajes de mi padre conservamos esta documentación. Hemos buscado por todas partes pero no aparecen documentos de este tipo. Sería una gran alegría que pudieran escanearnos alguna de estas listas.
Enhorabuena por esta iniciativa y les ruego que se esfuercen si creen que pueden disponer de la información. Gracias
Pilar Alonso pilar.alonso@arcelormittal.com

Comentario por Pilar Alonso

Busco el nombre del capitán del barco Monte Ulía, en el que viajé de la Habana, Cuba al puerto de Vigo, España en junio o julio de 1960.También busco datos de ese recorrido:
Día y hora de la salida de la Habana
Dias y hora de la llegada y salida de los puertos de Baltimore y Nueva York.
Dia y hora de la llegada al puerto de Vigo
Deseo saber quien conserva los archivos de la Naviera Aznar.
Agradezco de antemano cualquier información.

José-Luis Orozco
musica@joseluisorozco.com

Comentario por José-Luis Orozco

Estimado señor

Soy coleccionista de cintas de lepanto y recientemente conseguí una de la COMPAÑÍA TRASATLÁNTICA,me gustaria ver fotos de marineros con gorro puesto y donde se vea la cinta y no encuentro ninguna en Internet, puede ayudarme con alguna?mi correo es elcalifa1969@yahoo .
Gracias
Un saludo
Fernando

Comentario por jose fernando solano ferrer




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: