De la mar y los barcos


De Trasatlántica y CEPSA en Tenerife

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Habían transcurrido al menos 25 años desde que dos amigos del mundo de la mar y los barcos no se veían. El feliz reencuentro se produjo a comienzos de esta semana. Manuel Marrero Álvarez y Tomás González Sánchez-Araña revivieron los tiempos de profesión y multitud de anécdotas, el primero como jefe de tráfico de la consignataria La Roche, representante hasta 1982 de Compañía Trasatlántica Española –de la que después fue su delegado regional- y el segundo como alumno, oficial y capitán de CEPSA.

Encuentro emotivo, además, porque ambos son excelentes amigos de quien suscribe y amantes incondicionales del puerto tinerfeño. Una charla larga, amena, cargada de emoción en algunos momentos y una evocación de la historia cotidiana de Santa Cruz de Tenerife, de su puerto y de sus respectivas compañías navieras en el último medio siglo.

Manuel Marrero Álvarez y Tomás González Sánchez-Araña, en su primer reencuentro 25 años después

La primera coincidencia es el colegio de las Escuelas Pías, en el Quisisana. A pesar de la diferencia de edad, ambos coincidieron con el rector Pedro Turiel, el prefecto Ramón, los padres Rufino, Marcos, Suárez y Carlos y los profesores Victoriano (matemáticas) y Francisco (latín). Tomás estuvo interno en cuarto de bachillerato, enviado por su madre y tutelado por su tío el doctor Tomás Sánchez-Araña. Al curso siguiente regresó a Las Palmas para concluir allí los estudios de bachillerato y luego volvió a Santa Cruz para comenzar la carrera de Náutica.

La segunda coincidencia es la calle del Pilar, de la que Manuel Marrero es vecino desde hace medio siglo y en la que Tomás González Sánchez-Araña vivió cuando vino de Las Palmas para hacer sus estudios de Náutica. En 1961, siendo alumno a bordo del vapor “Viera y Clavijo” –capitán, Eliseo López Orduña- intentó embarcar en Compañía Trasatlántica Española para terminar sus prácticas, pero no lo consiguió. Y a Manuel Marrero le aconsejaban entonces en la consignataria en la que trabajaba que embarcase en el personal de fonda para que en algún momento pudiera ser sobrecargo en un trasatlántico.

Toda la vida profesional de Manuel Marrero Álvarez está relacionada con Compañía Trasatlántica

Nada de aquello se cumplió entonces en una ciudad tranquila que se divertía en el Parque Recreativo y en la sala de fiestas Tropicana, luego Bella Nápoli. O el rodaje en 1957 de la película “El reflejo del alma”, parte del cual se hizo en el puerto tinerfeño a bordo del buque “Ciudad de Sevilla”, dirigida por Máximo Alviano y en la que Manuel Marrero participó como extra “al lazo”. “Venía de despachar el petrolero ‘Bailén’, que estaba atracado en la punta del muelle sur, cuando me pararon y me invitaron a que participara despidiendo a unos pasajeros”.

Dicho film tenía entre sus actores principales a Armando Moreno y a María Giordano y entre los secundarios a Pedrín, bastante conocido aquí por entonces. La película se estrenó en el Cine Víctor y el tal Pedrín asistió a todas las sesiones, paseándose como una estrella entre el público asistente.

Santa Cruz de Tenerife, una ciudad tranquila y apacible

En el Edificio Estarriol, inmueble número 30 de la calle del Pilar, tuvo su sede a partir de 1959 la consignataria La Roche, en la que Manuel Marrero había comenzando a trabajar diez años antes, cuando tenía su oficina en la calle del Castillo. La Roche, dirigida por Domingo Aguiar, tenía asignadas las escalas de los petroleros “Bailén”, “Albuera” y “Philadelfia”, éste último un buque tipo T-2 fletado por CEPSA con bandera panameña y tripulación propia, al mando del capitán Francisco Alonso Marrero.

De los otros buques eran capitanes Manuel Fernaud Machado, Fernando Unceta Arenal e Ildefonso Gaztañaga Dúo, que después fue el primer capitán del petrolero “Talavera”, entonces el más grande de la flota mercante española y en el que Tomás González Sánchez-Araña embarcó en 1962.

Manuel Marrero evocó, además de los citados, la memoria de los capitanes José García Sáinz de Navarrete, Jesús Gorordo Larrauri, Antonio Pintor Martínez, José Luis Oñate Ibarra, Amós Quijada Guijarro y el oficial Juan “Juanito” Iglesias, por ser aquellos con los que más trato tuvo. Años después, por asuntos relacionados con la compensación de agujas, conoció al capitán Juan Alberto Díaz Martín, que también lo había sido de la flota de CEPSA.

El petrolero "Bailén", fondeado en la bahía de Santa Cruz de Tenerife

Del capitán Unceta recordó el incendio del petrolero “Bailén” al norte de Lanzarote, el 12 de octubre de 1956 y la varada de este mismo barco unos años después en la isla de Trinidad. Circunstancialmente se encontraba allí Manuel Padín García, entonces jefe de Tráfico de Compañía Trasatlántica Española, adónde había sido enviado por el vicepresidente José María Ramón de San Pedro, por lo que se convirtió en testigo presencial del suceso.

En la evocación de las escalas de los barcos de Trasatlántica, Manuel Marrero recordó el “rancho de los maquinistas”, que se preparaba para servirlo siempre a medianoche, y del que participó en varias ocasiones en las escalas del trasatlántico “Marqués de Comillas”.

El trasatlántico "Marqués de Comillas" y el buque-escuela "Juan Sebastián de Elcano", fondeados en el interior del puerto tinerfeño

Un recuerdo afectivo para los capitanes Francisco Onzáin, Rafael Jaume, Luis Foyé Canejo –que falleció en Tenerife-, Fernando María de Campos Setién y Carlos Peña Alvear, entre otros, que mandaron los trasatlánticos “Begoña” y “Montserrat”. Precisamente, a bordo del “Begoña” llegó a Tenerife, procedente de Jamaica, el primer licor Drambuie, hasta entonces desconocido en la isla, lo mismo que “Juanito” Iglesias”, oficial de CEPSA, trajo el primer licor Curazao que se conoció en el ámbito portuario.

Tomás González Sánchez-Araña recordó la evacuación del Sahara, en las postrimerías de 1975 y la consulta que hicieron desde la Capitanía General de Canarias para saber si el ferry “Benchijigua” –entonces buque de su mando- estaba en condiciones de participar en las operaciones. Al final no fue necesario y tomaron parte varios barcos de Compañía Trasmediterránea, entre ellos el buque “Isla de Formentera”, ex “Virginia de Churruca”, cuyo capitán, Adolfo López Merino procedía de Trasatlántica, lo mismo que Francisco Pérez Ferrer, que era capitán del buque “Isla de Cabrera”, ex “Satrústegui”, incendiado en Barcelona y posteriormente capitán del histórico “Plus Ultra”.

Tomás González Sánchez-Araña, alumno, oficial y capitán de CEPSA

Manuel Marrero Álvarez y Tomás González Sánchez-Araña comentaron también el accidente del crucero de turismo italiano “Costa Concordia”, y rechazaron el ensañamiento de la prensa contra el capitán Schettino. Manuel Marrero, que ha hecho más cruceros que años de vida tiene, sostiene que las compañías de prestigio –como es el caso de Costa Crociere- siempre ponen al mando a capitanes muy competentes. Opina que cree más las versiones de los técnicos que lo que dicen la mayoría de los pasajeros y que gracias a la maniobra realizada y la varada en la costa de isla de Giglio, ahora no estamos lamentado una tragedia mayor.

Quien suscribe (centro) hizo posible el reencuentro de dos viejos amigos

Tomás González Sánchez-Araña, además de capitán con muchos años de mando en petroleros y barcos de pasaje y director de Salvamento Marítimo en Tenerife, sostiene que la compañía tiene parte importante de la responsabilidad del siniestro y que el capitán del buque o el oficial de guardia ordenó el cambio de rumbo muy tarde, por lo que rajó parte del costado por la banda de babor contra un bajo. Todo ello se puede apreciar claramente en la evolución de la maniobra facilitada por el AIS. Influyó, además, la velocidad del barco (15 nudos), elevada para una aproximación a la costa, por lo que la reverencia o “inchino” –realizada en una ocasión anterior- ha salido muy cara. Ha sido, en todo caso, un claro error humano.

Fotos: Juan Carlos Díaz Lorenzo y archivos de Jerónimo Rodríguez Rosales y Juan José Brito Romero


9 comentarios so far
Deja un comentario

Buen reportaje Juan Carlos. Como todos los tuyos.
Fuerte abrazo trasatlántico.
Carlos

Comentario por Carlos Peña Alvear

Saludar a tan prestigiosos marinos que forman parte de la historia del mar en Canarias.

Comentario por Ángel Herrera

Querido Juan Carlos:
He disfrutado mucho leyendo este reportaje sobre el encuentro de dos buenos amigos. Sobre el drambui, la próxima vez que nos veamos te contaré una anécdota que me ocurrió hace muchos años, en el afamado restaurante “Nuevo Valentín” de Madrid. Fuerte abrazo. Manolo Padin.

Comentario por Manuel Padin

De muy agradable, placentero y evocador fue para mí este encuentro con dos amigos con los que me une nuestra común afición por la Mar, los barcos y la historia de la ciudad portuaria de Santa Cruz de Tenerife.
Manolo Marrero con su conversación y como testigo privilegiado del quehacer marítimo del puerto durante muchos años, en su condición de Consignatario de Buques y Delegado de la mítica Cia. Trasatlántica nos hizo evocar unas etapas inolvidables para este puerto.
Esta agradable reunión fue para mí solo un prólogo, porque Manolo Marrero me hizo llegar su libro TRASATLÁNTICA Y LA EMIGRACIÓN CANARIA A AMÉRICA, que he leído con fruición, mejor dicho que he devorado con avidez en solo dos días.
Esta obra es una amena crónica histórica de la gran naviera que fue la llamada Spanish Line y su relación con el puerto tinerfeño, con muchas anécdotas y episodios, contados de primera mano por su Delegado y Consignatario, y que gracias a su autor podemos disfrutar con su lectura, tanto nosotros que vivimos aquellos tiempos como las generaciones futuras.
¡Gracias Manolo y Juan Carlos !

Comentario por Tomás González Sánchez-Araña

Tienes razón querido Tomás, ya que si difícil es encontrar un amigo, mucho más son dos. Máxime cuando éstos se asemejan a una enciclopedia del mar viviente, como son Juan Carlos y tú, en que todas las dudas técnicas de la navegación e historias de barcos del mundo, tienen su cumplida respuesta. Fue una velada inolvidable, que nos debe hacer pensar que no debemos esperar otros 25 años para reunirnos de nuevo. Sólo hay que pedir a Dios, que nos dé salud y larga vida.
Sobre Cepsa y Trasatlántica, tú bien sabes que fueron dos míticas compañías de navegación, que colaboraron con sus escalas regulares a hacer grande el puerto de Tenerife. En cuanto a la primera, sólo hay que leer el libro de Juan Carlos “La Estela del Petróleo”, para rememorar la importancia de aquellos tráficos. De la segunda, ¡que te voy a contar, que no sepas! Pero lo triste es que las personas menores de 30 años, no tienen ni idea de que España fue una de las mayores potencias mundiales en Marina Mercante y que Trasatlántica fue su bandera.
Me falta espacio. Así que hasta mi regreso, queridos amigos, en que seguiremos con nuestros comentarios sobre la mar y los barcos. Fuerte abrazo

Comentario por Manuel Marrero

Te agradezco el envío de este excelente reportaje y te felicito por ello, un poco tarde, pero con todo afecto; ya sabes que para mí fue siempre grato escalar en S/C de Tenerife y el recuerdo de vosotros, grandes amigos, ha sido muy satisfactorio.
Fuertes abrazos para tí y para Manolo.

Rafael Jaume

Comentario por Rafael Jaume Romaguera

Muchas gracias, querido Rafael. Nunca es tarde. Su misiva es motivo de gran satisfacción, como siempre, y más de quien, como tú, tanto ama y siente el puerto y la ciudad de Santa Cruz de Tenerife. Fue un encuentro muy agradable, del mismo nivel de los que hemos tenido la gran satisfacción de disfrutar contigo. Un fuerte abrazo.

Comentario por jcdl

[…] "jqmodal", embeddedHeight: "400", embeddedWidth: "425", themeCSS: "" }); . De Trasatlántica y CEPSA en Tenerife « De la mar y los barcos . Los nazis quisieron comprar […]

Pingback por Cepsa | TagHall

Oportunos, entrañables y valiosos testimonios sobre la vida marinera de nuestro archipiélago, que contribuyen a enriquecer nuestra historia. Precisamente un día como hoy, el 31 de Agosto de 1959, embarque con parte de mi familia a bordo del trasatlántico Montserrat en el puerto de Santa Cruz con destino a Venezuela, donde permanezco desde entonces.
Reciban mis felicitaciones por tan encomiable labor, que enriquece y ayuda a comprender mejor el significado de la diaspora de nuestro pueblo canario.
Desde Caracas, reciban un fraternal abrazo de su amigo Manuel A. Negrín Méndez.

Comentario por Guanche 100




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: