De la mar y los barcos


Un velero llamado “Kruzenshtern”
octubre 10, 2013, 6:11 am
Filed under: Uncategorized | Etiquetas: , , , , , ,

Juan Carlos Díaz Lorenzo

De nuevo en el puerto de Santa Cruz de Tenerife la estampa marinera del buque-escuela ruso “Kruzenshtern”, que desde hace años y cada vez que llega el invierno recala en estas latitudes, mostrando la gracia y la elegancia de su estampa marinera, que es la de un digno representante de otro tiempo de la historia de la navegación. Para nosotros este barco tiene un atractivo especial, pues se trata de uno de los gemelos del histórico “Pamir”, el gallardo velero que forma parte de la historia de Santa Cruz de La Palma –y de la isla toda–, en cuyas aguas, al resguardo del Risco de la Concepción, permaneció internado los años tristes de la Primera Guerra Mundial.  

El buque-escuela “Kruzenshtern” (Барк Крузенштерн, en ruso) es un buque de casco de acero remachado que arbola cuatro palos y bauprés y apareja de bricbarca. Construcción número 408 del astillero J.C. Tecklenborg, en Bremerhaven, el 11 de junio de 1926 resbaló por la grada y entró en servicio en ese mismo año enarbolando la contraseña del naviero F. Laeisz (Flying P-Liners), bautizado con el nombre de “Padua”.

Es el último de una serie de cuatro “clippers” muy veloces destinados por su compañía armadora a los largos viajes de cruce del Atlántico sur y el temido cabo de Hornos, llevando materiales de construcción y carga general a la ida y regresar a Alemania cargados de nitrato y abonos de Chile. Los otros tres buques recibieron los nombres de “Peking”, “Pamir” y “Passat”.  El buque “Pamir” se hundió en 1957 en el Atlántico y los otros dos existen convertidos en museos flotantes: “Peking” en Nueva York y “Passat” en Alemania.  

El buque-escuela “Kruzensthern”, de nuevo en Santa Cruz de Tenerife

En su primer viaje de Hamburgo a Talcahuano el buque “Padua” invirtió 87 singladuras. Después pasó a cubrir la carrera del trigo en la línea de Australia, en la que se hizo famoso en la campaña de 1933/34 al cubrir en 67 singladuras el viaje entre Hamburgo y Port Lincoln, aunque el más rápido –al mando del capitán Richard Went– lo hizo en la campaña de 1938/39 entre Hamburgo y Australia con escala en Chile en ocho meses y 23 días, estableciendo así un record en los grandes veleros, que no ha sido superado.

Hasta septiembre de 1939 hizo al menos 15 viajes a Chile y Australia con buen rendimiento económico. La propaganda del régimen nazi encontró en este buque un escenario magnífico para la producción de tres películas, tituladas “Die Meuterei auf der Elsinore” (1935), “Herz geht vor Anker” (1940) y “Große Freiheit Nr. 7” (1944).

Cuando acabó la Segunda Guerra Mundial, la derrota de Alemania conllevó el reparto del botín de los buques mercantes que consiguieron sobrevivir a la contienda, y entre ellos el elegante velero “Padua”, que en 1946 pasó a manos de la URSS en compensación de daños de guerra. Desde entonces navega con el nombre del explorador Adam Johann Kruzensthern (1770-1846), el mismo personaje que en 1805 pasó por Santa Cruz de Tenerife en su viaje de vuelta al mundo.

Es uno de los tres buques gemelos del tristemente célebre “Pamir”

En enero de 1946 el buque “Kruzensthern” se integró en la flota del Báltico de la Marina de Guerra de la URSS. Hasta 1961 permaneció inactivo con base en el puerto de Kronstadt y en dicho año fue sometido a una modernización, en la que se le instalaron los primeros motores propulsores, pues hasta entonces había sido un velero puro. A partir de entonces y por espacio de cuatro años estuvo al servicio del Departamento de Hidrografía de la Academia de las Ciencias de la Unión Soviética, realizando frecuentes viajes por el Atlántico, Mediterráneo y Caribe, siendo utilizado asimismo como buque-escuela para la formación de cadetes de las escuelas navales del país.

En 1965 pasó a depender del Ministerio de Pesquerías de la URSS, con sede en Riga y en su nueva etapa cumplió con el cometido de escuela flotante de los futuros oficiales de la poderosa flota pesquera, presente en todos los mares del mundo. Entre 1968 y 1972 fue sometido a obras de gran carena con la instalación de nuevos motores y en dicho año salió de nuevo a navegar con su actual estampa marinera –casco negro y blanco a modo de los buques de guerra del siglo XVIII– y de esa guisa se presentó en la bahía de Nueva York, el 4 de julio de 1976, participando en la concentración de grandes veleros con motivo de los actos de celebración de la independencia de EE.UU.

En toda su eslora, visto por la banda de babor

En enero de 1981 fue transferido a la compañía estatal Industrias Pesqueras de Estonia, con base en Tallin y en 1991 pasó a formar parte de la flota de la Academia Nacional de las Pesquerías del Báltico, con base en Kaliningrado. Es un barco muy conocido y apreciado en los puertos que visita. Después de la disolución de la URSS se vivió una etapa de estrecheces e incertidumbre, que parece felizmente superada y permite que el histórico buque siga surcando los mares, lo mismo que el buque “Sedov”, el mayor velero del mundo en su clase. Por lo que se refiere al buque “Tovarisch”, ha sido recomprado y de nuevo en Alemania en la actualidad se procede a su reconstrucción rebautizado con el nombre original de “Gorch Fock”.

Al igual que en su etapa alemana, en la URSS y después en Rusia ha sido plató para el rodaje de películas y documentales. En una de ellas lo vimos fondeado en 2007 el puerto de Los Cristianos, con una chimenea postiza. En 2005 y 2006 dio la vuelta al mundo en conmemoración del viaje que había hecho el explorador Adam Johann Kruzensthern, a quien rinde homenaje. En junio de 2009 sufrió un grave accidente cuando navegaba en las proximidades de Bermudas y una tormenta rindió uno de los mástiles. En mayo de 2010 arribó al puerto de Bremerhaven después de un largo viaje de cinco meses, en el que estuvo presente en los Juegos Olímpicos de Invierno 2010 celebrados en Vancouver y también dejó su huella en sendas escalas en La Guaira –donde recibió la visita de Hugo Chávez y Vladimir Putin– y en La Habana (Cuba), para conmemorar el cincuentenario de las relaciones entre Cuba y la extinta URSS.

Es un buque de 3.064 toneladas de registro bruto y mide 114,40 m de eslora total, 14 m de manga y 6,80 m de calado. La altura de quilla a perilla es de 51,30 m. Para los tiempos de calma chicha y las maniobras en puerto dispone de dos motores con una potencia conjunta de 2.000 caballos acoplados a un eje. La velocidad máxima registrada en su diario de navegación es de 17,3 nudos y por lo habitual lleva una dotación de 257 personas. Código IMO 6822979.

Fotos: Archivo de Juan Carlos Díaz Lorenzo


1 comentario so far
Deja un comentario

Muy interesante post. He visitado el buque en varias ocasiones y es algo que recomiendo a todo el mundo, sobre todo a los que sean más de secano, sin duda les encantará.

Un saludo.

Comentario por John




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: