De la mar y los barcos


Del primer “Magdalena del Mar” a su final como “Denisse Marie”

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Muy cerca de cabo San Román y de un pequeño poblado llamado Puerto Escondido, la localidad situada más al norte de la geografía de Venezuela, ubicada en la península de Paraguaná, perteneciente al Estado Falcón, se encuentra varado desde hace doce años un buque mercante llamado Denisse Marie, al que el paso del tiempo y la acción del oleaje ha ido resquebrajando su estampa marinera, si bien todavía es posible apreciar su origen. El citado pecio se encuentra en la posición 12º 10’ N y 69º 56’ W.

Escrito en las amuras en letras de molde puede leerse su nombre original: Stadt Elsfleth y su diseño evoca una etapa concreta de la construcción naval española, pues fueron varios los buques de proyecto similar que se construyeron a partir de entonces en el astillero Basse Sambre-Corcho, S.A. (CORBASA), en Santander, controlado por capital belga y convertido, a partir de 1971, en Astilleros del Atlántico, S.A., iniciándose así, hasta su cierre, la etapa de Jaime Pérez-Maura.

Construcción número 109 del citado astillero, fue botado con el nombre de Magdalena del Mar, contratado por Equimar Marítima, aunque entró en servicio en 1970 con el citado nombre austríaco. Tenía un gemelo llamado Catalina del Mar y se trata del cuarto de los 17 buques portacontenedores construidos en el citado astillero, con capacidad para 218 TEUS.

El buque "Magdalena del Mar", el día de su botadura

De 3.442 toneladas brutas, 2.317 netas y 5.110 de peso muerto, medía 99,70 metros de eslora total -79 entre perpendiculares-, 15,22 de manga, 7,70 de puntal y 6,50 de calado máximo. Propulsado por un motor Barreras-Deutz RBV 12M350, con una potencia de 4.000 caballos y 15 nudos de velocidad.

Por espacio de casi veinte años, entre 1976 y 1995, el citado buque navegó con los nombres de Cheshire Progress (1976-1978), Progress (1978-1981), St. Anns Bay (1981-1988), Gregory (1988-1992) y Lisa Marie (1992-1995). En 1995 lo compró una sociedad venezolana vinculada a la familia Capriles y fue rebautizado Denisse Marie. Durante un tiempo estuvo cargando carbón mineral en La Ceiba (Lago de Maracaibo), laminado de acero, alambrón y cabillas en la terminal de VENELUM con destino a las islas del Caribe y por último estuvo cargando sal en Araya.

En el que sería su último viaje, el 8 de mayo de 1998 embarrancó en el punto de referencia. Las causas no están claras, aunque, por lo que se dice, el barco venía cargado con sal en viaje a Estados Unidos, y pudo haber problemas con el pago de la carga o con el motor principal, el caso es que el barco embarrancó, el armador hizo abandono del mismo a favor del seguro, éste cobró la póliza y aunque tiempo después se intentó reflotarlo, los esfuerzos resultaron inútiles y el barco quedó para siempre donde está. Hace unos meses, vencido por la corrosión, cayó la proa y, así, poco a poco, llegará un día en que será sólo un recuerdo. Hay varias páginas webs interesantes en las que se puede ver el barco y, especialmente, la belleza suprema de la región.

El barco está varado a pocos metros de la orilla de la playa

El suceso ocurrió hace doce años y poco a poco ha ido desmoronándose

Visto entre la vegetación de las dunas de la playa

El buque "Denisse Marie", visto desde Google Earth

Fotos: Teodoro Diedrich (Santander), Germán Montero Alcalá, Xiomara Álvarez de Salinas y Google Earth



El buque “Teresa del Mar”, adjudicado a intereses rumanos y abanderado en Togo con el nuevo nombre de “María”
marzo 9, 2010, 11:07 pm
Filed under: Uncategorized | Etiquetas: , ,

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Después de un largo período de amarre en el puerto de Barcelona, motivado por la situación concursal en la que se encuentra el Grupo Contenemar, el buque portacontenedores Teresa del Mar ha sido finalmente adjudicado a intereses rumanos y, rebautizado con el nuevo nombre de María y abanderado en Togo, navega rumbo a Beirut, informa nuestro colega Jaime Pons (www.baixamar.com). 

Junto a su gemelo Catalina del Mar –convertido en chatarra en la playa de Alang (India), a donde arribó a finales del pasado mes de octubre- ambos buques han sido los más grandes de la flota de Contenemar. Comienza así una nueva etapa para el citado barco, que durante los últimos cinco años de su vida marinera activa estuvo, en unión de su gemelo, adscrito a la línea Península-Canarias e inscrito en la matrícula naval de Santa Cruz de Tenerife.

Construcción número 71 de los astilleros Bremer Vulkan A.G., en Bremen (Alemania), es un buque de 16.250 toneladas brutas (GT), 9.493 toneladas netas (NT) y 22.673 de peso muerto, siendo sus principales dimensiones 163,30 metros de eslora total, 27,54 de manga, 14,30 de puntal y 10,55 de calado. Está propulsado por un motor Burmeister & Wain 6L60MC, con una potencia de 6.800 kw sobre un eje y una velocidad de 18 nudos. Puede cargar 1.597 TEUS y hasta el comienzo de su etapa española, montaba tres grúas con una capacidad de izada de 40 toneladas. Clasificado por el Bureau Veritas, tiene asignado el código IMO 8513792.

El buque Teresa del Mar salió a navegar en noviembre de 1986 con el nombre de Ville de Mercure y contraseña y propiedad de Reederei Neuenschleusen G.m.b.H. & Co., con sede en Hamburgo y abanderado en Antigua y Barbuda. En virtud de los sucesivos fletamentos, en su primera etapa ostentó los nombres de Hyundai Riviera (1991), Ville de Mercure (1991), Red Sea Enfant (1992), CMB Medal (1992) y Yolande Delmas (1996), respectivamente.  

En 1997 fue adquirido por la compañía alemana Reederei H. & R. Schepers G.m.b.H. y se rebautizó con el nuevo nombre de Maren S. Comenzó, entonces, una nueva etapa que habría de prolongarse durante seis años, en los que navegó, sucesivamente, con los nombres de Cielo de Brasile (1998), Maren S (1999), Nordana Challenger (1999), Egoli Star II (2001) y Maren S (2002), respectivamente. En 2003 fue adquirido por el Grupo Contenemar y rebautizado Teresa del Mar, nombre con el que llegó hasta el momento en que ha comenzado una nueva etapa de su dilatada vida marinera.

Al igual que su gemelo desguazado, es un barco de una estampa marinera visualmente bastante agradable, con amuras y aletas de unos finos considerables y la superestructura rematada por un puente de amplios ventanales y visión ergonómica y sobre éste estaba situado el palo de señales y ayudas a la navegación. En su parte trasera, una estructura a crujía forma la chimenea bien proporcionada en su tramo final.

Estampa marinera del buque portacontenedores "Teresa del Mar"

Comienza una nueva etapa para este buque, que suma 24 años de vida marinera

Fotos: Manuel Hernández Lafuente (www.baixamar.com)



El buque “Catalina del Mar” ha sido desguazado y su gemelo “Teresa del Mar” aguarda destino en el puerto de Barcelona

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Los dos buques portacontenedores más grandes de la flota de Contenemar, Catalina del Mar y su gemelo Teresa del Mar, ya forman parte de la historia de la Marina Mercante española. El primero se han ido de la mar para siempre convertido en chatarra, en el desguace de la playa de Alang (India), a donde arribó el 28 de octubre del pasado año, a un precio de 175 dólares por tonelada. El segundo se encuentra amarrado en el muelle Álvarez de la Campa, en Barcelona, según información de la Autoridad Portuaria y que nos apunta nuestro colega Jaime Pons.

Llegó, así, el final de dos barcos que enarbolaron la contraseña de la naviera española –actualmente en situación concursal y envuelta en una agria polémica- durante los últimos cinco años de su vida marinera, en los que permanecieron adscritos a la línea Península-Canarias e inscritos en la matrícula naval de Santa Cruz de Tenerife.

Construcciones números 70 y 71 de los astilleros Bremer Vulkan A.G., en Bremen (Alemania), eran buques de 16.250 toneladas brutas (GT), 9.493 toneladas netas (NT) y 22.673 de peso muerto, siendo sus principales dimensiones 163,30 metros de eslora total, 27,54 de manga, 14,30 de puntal y 10,55 de calado.

Ambos buques estaban propulsados por un motor Burmeister & Wain 6L60MC, con una potencia de 6.800 kw y una velocidad de 18 nudos. Podían cargar 1.597 TEUS y hasta el comienzo de su etapa española, montaban tres grúas con una capacidad de izada de 40 toneladas. Clasificados por el Germanischer Lloyd y el Bureau Veritas, tenían los códigos IMO 7227578 y 8513792, por el orden citado.

Eran unos barcos con una estampa marinera visualmente bastante agradable, con amuras y aletas de unos finos considerables y la superestructura rematada por un puente de amplios ventanales y visión ergonómica y sobre éste estaba situado el palo de señales y ayudas a la navegación. En su parte trasera, una estructura a crujía formaba la chimenea bien proporcionada en su tramo final.

Elegante estampa marinera del buque "Catalina del Mar"

El buque Catalina del Mar enarboló bandera española desde diciembre de 2003. Hasta entonces, su historial marinero había sido bastante intenso. Salió a navegar en julio de 1986 bautizado con el nombre de Ville de Jupiter, contraseña y propiedad de Reederei Neuenschleusen G.m.b.H. & Co., con sede en Hamburgo y abanderado en Antigua y Barbuda. En 1991 estuvo fletado por Joon Shipping & Trading B.V. y Koala Line, ostentando, en dicho año, los nombres de Waterdam y Koala Success, respectivamente.

En 1992, y por espacio de dos años, navegó por cuenta de Contship Container Lines con el nombre de Contship Success y en 1994 volvió de nuevo a la gestión de sus armadores, recuperando el nombre de Ville de Jupiter. En el plazo de los dos años siguientes estuvo fletado a otras cuatro compañías y navegó con los sucesivos nombres de Red Sea Energy, Buxwind, CSAV Rupanco y CSAV Río de la Plata, haciéndolo, en estas dos últimas etapas, por cuenta de la Compañía Sudamericana de Vapores.

En octubre de 1996 pasó a la propiedad de la compañía alemana Reederei H. & R. Schepers G.m.b.H. y se rebautizó con el nuevo nombre de Karin S. El 11 de abril de 1999, cuando navegaba frente a las costas de Somalia, en la posición 07º 18’ 08” N y 49º 54’ 06” W, fue atacado a las 01.35 horas por dos lanchas con piratas armados. A pesar de los disparos, cuyas ráfagas alcanzaron el puente de mando y el casco, el barco consiguió escapar del asalto cambiando de rumbo y aumentado la velocidad.

En 2001 estuvo fletado por WEC Lines y ostentó el nombre de WEC Rotterdam. En abril de 2003 retornó a sus armadores y en diciembre de ese mismo año había sido adquirido por Bloisdel, una sociedad del Grupo Contenemar, siendo abanderado en España y rebautizado Catalina del Mar.

El buque "Teresa del Mar", visto de popa y por la banda de estribor

Por lo que se refiere al buque Teresa del Mar, salió a navegar en noviembre de 1986 con el nombre de Ville de Mercure y propiedad del mismo armador, abanderado en Antigua y Barbuda. En virtud de los sucesivos fletamentos, en su primera etapa ostentó los nombres de Hyundai Riviera (1991), Ville de Mercure (1991), Red Sea Enfant (1992), CMB Medal (1992) y Yolande Delmas (1996).  

En 1997 fue adquirido por la compañía alemana Reederei H. & R. Schepers G.m.b.H. y se rebautizó con el nuevo nombre de Maren S. Comenzó, entonces, una nueva etapa que habría de prolongarse durante seis años, en los que navegó, sucesivamente, con los nombres de Cielo de Brasile (1998), Maren S (1999), Nordana Challenger (1999), Egoli Star II (2001) y Maren S (2002), respectivamente. En 2003 fue adquirido por el Grupo Contenemar y rebautizado Teresa del Mar, nombre con el que llegó hasta el final de su vida marinera.

Fotos: Capitán Manuel Hernández Lafuente (Valencia)