De la mar y los barcos


“Isabel del Mar”, matrícula naval de Santa Cruz de Tenerife
septiembre 10, 2014, 9:20 am
Filed under: Uncategorized | Etiquetas: , , , ,

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Con la salida, ayer, del puerto de Barcelona del ferry “Isabel del Mar” ha finalizado la etapa española del citado buque, que tuvo una duración de algo más de seis años. De ellos, casi cinco ha permanecido amarrado por diversos embargos judiciales, entre los cuales figura el reiterado impago de servicios a la Autoridad Portuaria de Barcelona, donde se encontraba amarrado desde el 14 de octubre de 2009.

En diversas ocasiones cambió de atraque y en enero de 2014 fue declarado en estado de abandono. Al final se ha resuelto el expediente administrativo para deshacerse de un cliente moroso, en otro tiempo propiedad de Iscomar, conocida como la “naviera amarilla”, una de las sociedades del Grupo Contenemar. El remolcador “Hellas” es el encargado de llevarlo al desguace en Aliaga (Turquía), a donde tiene previsto arribar el próximo 20 de septiembre.

El ferry «Isabel del Mar» y por su proa el buque «Julia del Mar»

Ha sido el único buque de pasaje de construcción japonesa que ha enarbolado bandera española. Su estampa marinera delata claramente su origen. Es frecuente verlos navegando en Grecia, país que mayor número de ellos ha tenido y tiene en servicio. Sin embargo, en otro tiempo, navieros españoles acudieron a astilleros japoneses para la construcción de barcos petroleros, caso de Seabird Tankers Inc. (“Seahawk”, “Seakite” y “Mermaid”) Wayland S.A. (OBO “Zaragoza”), todos ellos al servicio de CEPSA.

Construcción número 305 del astillero Kanda Shipbuilding Co. Ltd., factoría de Kure (Japón), fue botado el 7 de diciembre de 1987 bautizado con el nombre de “New Harima” y entregado el 14 de marzo de 1988 a la compañía Hankyu Ferry, con sede en Kobe (Japón). En el citado puerto tuvimos ocasión de verlo en 1991, cuando viajamos al país del Sol Naciente con motivo de la entrega del jet-foil “Princesa Teguise” a Compañía Trasmediterránea.

Detalle de las chimeneas paralelas del ferry «Isabel del Mar»

Por espacio de quince años cubrió la línea Osaka-Kobe-Kokura. En septiembre de 2003 fue vendido a la compañía filipina Aboitiz Shipping Co. y abanderado en Filipinas con el nuevo nombre de “Superferry 17”. Unos meses después, en mayo de 2004, fue registrado a nombre de la sociedad WG & A. Jebsens, de capital alemán y domiciliada en Cebú.

En mayo de 2007 fue vendido a la compañía Pacific Asia Shipping. Con el nuevo nombre de “Huadong Pearl III” y bandera de Panamá navegó en una línea entre Corea del Sur y China. Justo un año después lo compró Tarfaya Marítima, una de las sociedades del conglomerado Contenemar-Iscomar y comenzó una nueva etapa rebautizado con el nombre de “Isabel del Mar” e inscrito en la matrícula naval de Santa Cruz de Tenerife.

Frontal del puente de mando del ferry «Isabel del Mar»

El 1 de julio arribó al puerto de Valencia y poco después comenzó a navegar en la línea Valencia-Ibiza-Palma. Su reestreno en España fue poco afortunado, con frecuentes averías y retrasos. Después pasó a cubrir la línea Barcelona-Palma y el 14 de octubre de 2009 fue detenido en el puerto de la Ciudad Condal, donde habría de permanecer casi un lustro.

El periodista Javier Ortega Figueiral resumía el estado el buque en un interesante reportaje –como todos los suyos, pues así nos tiene bien acostumbrados– publicado el 20 de mayo de 2014 en «La Vanguardia»:

“Las 21 ventanas del puente de mando parecen observarlos, pues todas las personas y vehículos que cruzan el puente Porta d’Europa quedan a su altura. El pasado domingo fueron millares los pasajeros y los curiosos que, en todo tipo de vehículos o a pie, lo vieron encajonado y ajeno al movimiento de cruceros y enormes ferris que llenaban el puerto de Barcelona. Es imposible no reparar en el: mide 175 metros y está pintado de amarillo. Lleva un enorme escudo del Real Club Deportivo Mallorca y la contraseña de Iscomar en grandes letras azules… además de lucir una capa de óxido y suciedad a lo largo de todo el casco. Como un invitado indeseado, el ferry Isabel del Mar, que hasta el 2009 cubrió servicios regulares entre Barcelona y las Baleares, lleva casi cinco años amarrado en diferentes zonas del puerto.

Sólo la crisis se ha llevado por delante a navieras y en ocasiones ha dejado abandonadas a su suerte a sus tripulaciones. Otras circunstancias, como embargos judiciales, una gestión nefasta de la flota o las malas artes de algunos armadores, que compran un buque con una hipoteca por un valor muy superior al real para después abandonarlo y dejar tanto a tripulación como a la entidad financiera en la estacada, hacen que algunos puertos tengan durante años barcos que ocupan amarres sin utilidad alguna.

Durante su estancia en el puerto de Barcelona cambió varias veces de atraque

El Isabel del Mar es uno de estos ejemplos: la naviera Iscomar compitió durante años contra Baleària y Trasmediterránea en los tráficos de carga y pasaje. Naviera de bajo coste, ofrecía unos precios imbatibles que en parte conseguía aplazando pagos a trabajadores, proveedores y puertos. En octubre del 2009, la Autoridad Portuaria de Barcelona dijo basta: le prohibió atracar hasta que se liquidasen las deudas. Al cabo de unas horas se permitió desembarcar a pasajeros y vehículos. Al día siguiente, los camiones también pudieron abandonar el barco. Quedó embargado y nunca más volvió a salir del puerto. En este caso, la tripulación no vivió el drama de otros marineros y pudo abandonar el ferry al cabo de unas semanas recuperando las cantidades que se les adeudaban.

El logo del RCD Mallorca figura en ambos costados

Manuel Salinas, capitán y perito tasador de International Maritime Bureau, ha sido la última persona que ha podido subir al Isabel, cerrado ahora a cal y canto. A instancias del puerto de Barcelona, que ha acabado haciéndose con la propiedad tras un largo proceso judicial, realizó una valoración económica para su venta. «El hecho de llevar cinco años amarrado y sin mantenimiento, no tiene por qué suponer un gran riesgo. El Amy, estuvo unos 10 años abandonado y aguantó. Lo que sí he visto en la inspección es un deterioro que hace que la reparación sea inviable por su coste», comenta Salinas. Finalmente, el buque ha sido adquirido para su desguace y está a la espera de ser remolcado a Turquía en julio”.

De 12.589 toneladas brutas y 4.981 toneladas de peso muerto, mide 174,50 m de eslora total, 26,80 m de manga, 14,31 m de puntal y 6,18 m de calado. Podía alojar a 950 pasajeros y en bodega dispone de 1.800 metros lineales para carga rodada y un garaje para 120 coches. Propulsado por dos motores MAN-Mitsubhisi 8L58/64, con una potencia de 28.428 caballos sobre dos líneas de ejes e igual número de hélices de paso variable, mantenía una velocidad de 22,6 nudos. Código IMO 8618140.

Fotos: Javier Ortega Figueiral



Fotos marineras. A bordo del ferry «Villa de Agaete», saliendo de Santa Cruz de La Palma

Juan Carlos Díaz Lorenzo

De nuestro archivo seleccionamos esta foto tomada en la segunda quincena del mes de octubre de 1987 a bordo del ferry Villa de Agaete, en la maniobra de salida del puerto de Santa Cruz de La Palma en viaje a Santa Cruz de Tenerife. En ella vemos a su capitán, José Manuel Jiménez Morales; el segundo oficial, Juan Pedro Rodríguez y el alumno Javier Carrasco, en su primer embarque como tal. El marinero que está al timón es Juan Sánchez Sánchez, apodado «el Sevilla», por ser nativo de dicha ciudad.

El capitán Jiménez Morales, de gratísimo recuerdo, estuvo algunos años al mando de éste y de otros barcos de Compañía Trasmediterránea hasta su prejubilación. El oficial Juan Pedro Rodríguez, buen profesional de feliz memoria, también está jubilado y el entonces alumno -que volvería a este barco en su primer contrato como segundo oficial- es, desde hace años, capitán de Fred. Olsen Express.

Y el barco, casi gemelo del Ciudad de La Laguna, fue uno de los mejores de su tipo que han enarbolado bandera española. Construido en Finlandia y entregado en abril de 1970 con el nombre de Floria (Silja Lines), en julio de 1975 lo compró Compañía Trasmediterránea y en mayo de 2002 fue vendido a ISCOMAR y rebautizado Carmen del Mar, nombre con el que en septiembre de 2008 fue vendido para desguace.

El capitán Jiménez Morales controla el paso de las "kamewas" en la maniobra de salida del ferry "Villa de Agaete"

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo



“Mercedes del Mar”: vicisitudes de un barco de ISCOMAR

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Arrastrado por los acontecimientos que han sacudido al Grupo Contenemar, y entre sus empresas a ISCOMAR, el ferry Mercedes del Mar fue finalmente embargado en diciembre de 2009 y subastado en enero de 2010, siendo adquirido por la compañía griega European Seaways Inc. y abanderado en Malta con el nuevo nombre de Bridge. Desde Valencia hizo viaje directo a El Pireo, para proceder a una serie de reformas antes de su previsible incorporación a la línea Bari-Durres, en aguas del Adriático.

Los últimos meses habían sido muy duros para los tripulantes de éste y de otros buques del Grupo Contenemar, como consecuencia de la situación concursal en la que derivó la gestión empresarial de los últimos años, tanto por problemas de régimen interno –se habla de importantes deudas contraídas con diversos sectores y entidades- como por la crisis que ha sacudido al transporte marítimo internacional y nacional.

El ferry "Mercedes del Mar", atracado en el puerto de Valencia

En el caso del ferry Mercedes del Mar –que figuraba inscrito en la matrícula naval de Santa Cruz de Tenerife-, sus tripulantes se encontraban en huelga indefinida desde comienzos de agosto de 2009, con el buque surto en el puerto de Valencia, al no haber cumplido la empresa con el pago de los salarios pendientes. A mediados de octubre, el buque se encontraba sin combustible para mantener los servicios esenciales y el día 22 de dicho mes se desató un temporal de poniente, que rompió las amarras y la tripulación se afanó en tratar de mantener el barco amarrado, siendo necesario pedir el auxilio de un remolcador de puerto avisado ante la emergencia, evitando así males mayores.  

Según denunciaron fuentes sindicales del STMM CGT, la compañía armadora comunicó a los tripulantes del buque Mercedes del Mar que no era su intención pagar más suministros de combustible ni atender otras necesidades, lo cual contribuyó a aumentar la penosa situación en la que se encontraban, sin luz ni otros servicios esenciales, lo cual dejaba al buque en una situación de total indefensión ante cualquier contingencia, pues no podían arrancar motores principales ni auxiliares, ni disponía de capacidad de maniobra para usar maquinillas o cabestrantes, ni puesta en marcha de las bombas de achique o servicios contraincendios.  

Comedor de pasajeros del buque "Mercedes del Mar"

Vista parcial de un salón de butacas del buque "Mercedes del Mar"

El citado buque figuraba como propiedad de la sociedad Meykel, que mantenía una deuda con la entidad Sa Nostra de Inversiones, rama financiera de la Caixa Sa Nostra, estimada, según las citadas fuentes sindicales, en unos cinco millones de euros. En aquel momento, otros buques del Grupo Contenemar –Isabel del Mar, Julia del Mar y Teresa del Mar-permanecían en igual situación y amarrados en Barcelona, mientras que otros buques –Catalina del Mar, Gracia del Mar, Gala del Mar– habían hecho su último viaje camino del desguace.

El ferry "Mercedes del Mar", en aguas de Palma de Mallorca

A mediados de diciembre de 2009, el Juzgado Mercantil número 3 de Valencia ordenó el embargo del buque Mercedes del Mar, por entonces propiedad de Sa Nostra y que está atracado en el puerto de Valencia desde el pasado mes de julio, por impago a sus tripulantes de los salarios de los últimos cinco meses. Nueve tripulantes permanecían a bordo “empeñados en la defensa de su dignidad como trabajadores y como profesionales” y habían solicitado el embargo del mismo como garantía de cobro de sus salarios y de las pertinentes indemnizaciones.

Este buque, cuyos últimos seis años los pasó bajo bandera española, fue construido como buque de carga rodada por encargo de la compañía estatal The Australian National Lines (ANL) en los astilleros New South Wales Government Engineering and Shipbuilding Undertaking, en Newcastle (Australia) y fue botado el 8 de noviembre de 1975 con el nombre de Bass Trader, siendo entregado en julio de 1976 y adscrito a la línea Queensland-Sydney-Tasmania.

Así era la estampa marinera del buque "Bass Trader"

El buque "Ionian Bridge", durante su fase de conversión en ferry mixto

Así quedó el barco tras su transformación en los astilleros de Perama

Así transcurrieron algo más de veinte largos años, hasta que en diciembre de 1996 el barco fue adquirido por la compañía griega Strintzis Line y abanderado en Chipre con el nuevo nombre de Ionian Bridge. En los astilleros de Perama fue transformado en buque de pasajeros, añadiéndole una nueva superestructura. Los trabajos se vieron alterados como consecuencia de un incendio declarado a bordo, el 22 de abril del citado año. Dos meses después se estrenó en la línea Brindisi-Igoumenitsa y dos años después, en 1999, fue vendido a Blue Ferries y rebautizado Blue Bridge, manteniendo el servicio en la citada línea.

En su etapa como "Blue Bridge", en la línea entre Brindisi e Igoumenitsa

En abril de 2004 fue adquirido por la sociedad española Meykel S.L.,  entrando en servicio en el mes de mayo siguiente rebautizado con el nombre de Mercedes del Mar y contraseña de ISCOMAR, adscrito a la línea Barcelona-Palma de Mallorca.

El 21 de agosto de 2005, el nombre de este buque saltó a los titulares de los medios de comunicación, al saltar por la borda un pasajero, que fue rescatado por otro buque, pero la declaración de éste de que también habían saltado otros dos pasajeros obligó a un operativo de búsqueda y rescate que resultó ser un fraude, lo que provocó acciones legales contra el infractor.

El 19 de marzo de 2008 se produjo otro suceso que tuvo como protagonista a este buque. Un helicóptero de Salvamento Marítimo localizó el cuerpo sin vida de un pasajero de origen marroquí que se había arrojado al mar desde la cubierta del Mercedes del Mar, cuando éste se encontraba a unas cinco millas al norte de Ibiza.

Las autoridades de Salvamento Marítimo contaron con la ayuda del ferry Zurbarán, de la flota de Acciona Trasmediterránea, que cubría la ruta Palma-Valencia y que al recibir la petición de ayuda del capitán del Mercedes del Mar interrumpió su viaje para colaborar en las tareas de búsqueda y rescate. La tripulación del citado buque localizó el aro salvavidas pero no había rastro alguno del pasajero.

Y así llegamos a mediados de 2009, en que la sucesión de acontecimientos relacionados con el Grupo Contenemar –fundado en 1969 por el ingeniero naval Andrés Seguí Mercadal- desembocó en los hechos que hemos resumido al principio.

El barco, pese a las reformas efectuadas, tiene una línea marinera agradable

Desde su transformación en unidad mixta de carga y pasajeros, el ferry Mercedes del Mar es un buque de 16.537 toneladas brutas (GT), 9.900 toneladas netas (NT) y 4.050 de peso muerto, siendo sus principales dimensiones 141,97 metros de eslora total, 23,42 de manga, 15 de puntal y 6,18 de calado máximo. Dispone de capacidad para 635 pasajeros, 400 coches y 1.230 metros lineales de carga rodada y está propulsado por dos motores Kawasaki-MAN R9V 52/55, con una potencia de 18.000 caballos que accionan dos hélices y le permite desarrollar una velocidad de 18,5 nudos.

Fotos: Manuel Hernández Lafuente, www.iscomar.com, Daniele Miglio, Panteleimon Lelekis, File Fleet Rotterdam, Andreas Wörteler, Carlos Moreno Trobat y Lars Helge Isdahl (www.faktaomfartyg.com)