De la mar y los barcos


Desguace del carguero español “Fer Báltico” (1976-1981)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Hace dos años, según los datos que facilita Marine News en su último número, que el mercante español “Fer Báltico” acabó su vida marinera en el desguace, a manos de chatarreros de Georgetown (Guayana británica), ciudad y puerto que tuvimos ocasión de conocer en abril de 1999. En su última etapa navegó con el nombre de “Florida Star I”, bandera panameña y contraseña de la sociedad Florida Star Shipping Corp., con sede en Miami (EE.UU.).

Este buque perteneció a la flota del ingeniero naval Magín Ferrer Travé, quien había fundado dos sociedades navieras, una con su propio nombre –a la que pertenecieron los buques “Fernanda”, “Fer Báltico” y “Fer Balear”- y otra denominada Naviera Ferrer Marítima Española, también conocida como Fermares, cuya contraseña enarbolaron los buques “Fer Coral”, “Fer Caribe” y “Fer Jamaica”.

Estampa marinera del buque «Fer Báltico»

Dedicados a tráficos “tramp” y diversas líneas de carga general y en contenedores, la contraseña de Magín Ferrer formó parte del escenario de la Marina Mercante española hasta que la intervención del Banco de Crédito Industrial invalidó su continuidad, pasando los barcos embargados al control de la Sociedad de Gestión de Buques, entre los cuales se encontraba el barco de esta historia.

Construcción número 99 de Astilleros del Cadagua, entró en servicio en mayo de 1976. De 1.599 toneladas brutas, 1.128 netas y 3.000 de peso muerto, medía 82,10 m de eslora total -74,81 m entre perpendiculares-, 14,15 m de manga, 6,51 m de puntal y 5,43 m de calado máximo. Disponía de dos bodegas con capacidad para 3.901 metros cúbicos de carga en grano. Propulsado por un motor Deutz –fabricado, bajo licencia, en los talleres de Hijos de J. Barreras, en Vigo-, de 2.100 caballos de potencia y 11,5 nudos de velocidad. Código IMO 7387213.

En marzo de 1981 el citado buque fue exportado a la citada Florida Star Shipping Corp. y comenzó una nueva etapa con el nombre de “Florida Star”, operado por IMSA. En agosto de 2003 añadió el numeral I y así permaneció en la mar hasta que en abril de 2010 llegó el final de su vida marinera a orillas del río Demarara, en aguas lejanas de las que lo habían mecido cuando nació a la vida marinera.

Iniciados los trabajos de desguace en Georgetown

Detalle de la sección de popa del buque

Fotos: Chris Howell (shipspotting.com) y Wilco Ilbrink (shipspotters.nl)



“Caribbean Queen” y “Caribbean Princess”: dos cubanos abanderados en Chipre

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Poco tiempo después de que triunfara la revolución cubana y a medida que se produjo la reorganización de la Marina Mercante del país, una parte importante de la flota navegó enarbolando bandera nacional, que popularizó en el mundo entero la famosa contraseña del machete en la mano adoptado por la Empresa de Navegación Mambisa. Y, al mismo tiempo, otra parte se abanderó en pabellones de conveniencia, evitando así las limitaciones y las restricciones impuestas en determinados países cuando el gobierno revolucionario adoptó un sesgo comunista.

En plena efervescencia de la Marina Mercante cubana –a la que contribuyeron, y mucho, países capitalistas y entre ellos España-, la Empresa de Navegación Mambisa fletó en 1986, con opción a compra, dos buques de procedencia alemana en un contrato “bare boat” con una duración de diez años. Llamados, originalmente, “Santa Rita” y “Santa Rosa” y abanderados en Liberia, tales nombres tuvieron corta existencia, pues unos meses después de su estreno fueron rebautizados con los nuevos nombres de “Caribbean Queen” y “Caribbean Princess”, siendo abanderados en Chipre, pabellón que, con los de Panamá y Malta, figura entre los preferidos de la Marina Mercante cubana.

Buques de diseño robusto, se trataba de las construcciones números 131 y 132 de los astilleros VEB Mathias Thesen Werft, en Wismar (República Democrática Alemana) y habían sido contratados por la sociedad N.S. Lemos & Co. Ltd., con sede en Londres, si bien el contrato fue transferido a Cosmos Shipping & Trading Corporation -sociedad vinculada a Hamburg South America Line- y entraron en servicio a mediados de 1985 con los nombres inicialmente citados. En mayo de 1986 fueron registrados como propiedad de las sociedades Caribbean Queen Shipping Ltd. y Caribbean Princess Shipping Ltd., respectivamente, y así comenzaron su etapa cubana abanderados en el pabellón chipriota.

Ambos buques representaron un refuerzo importante para el tráfico comercial de Cuba, pues se trataba de unidades nuevas tipo “multipurpose”, con una considerable capacidad de carga en cinco bodegas cerradas con diez escotillas y una cubicación de 29.817 metros cúbicos o la estiba máxima de 863 TEUS, dotados de cuatro grúas situadas a crujía de 25 toneladas de potencia de izada cada una.

"Caribbean Princess", atracado en el puerto de Santa Cruz de Tenerife

El buque "Caribbean Princess" visto de popa, por la aleta de babor

De 16.794 toneladas brutas, 8,821 toneladas netas y 24.155 toneladas netas, medían 176,56 m de eslora total -167,42 m entre perpendiculares-, 22,86 m de manga, 14 m de puntal y 10,46 m de calado máximo. Propulsados por un motor MAN K8270/120E –fabricado, bajo licencia, en los talleres VEB Dieselmotorenwerk (DMR), en Rostock-, con una potencia de 9.500 caballos sobre un eje que accionaba una hélice de paso variable y le permitía mantener una velocidad de 15 nudos. Códigos IMO 8503058 e IMO 8503060.

Estaban equipados, asimismo, con una hélice transversal a proa para las maniobras en puerto y su planta eléctrica estaba compuesta por tres generadores de 664 kw cada uno. La capacidad de tanques de combustible era de 1.738 toneladas de fuel –con un consumo diario de 31,5 toneladas- y 331 toneladas de diesel.

En su momento leímos en Marine News la noticia del desguace del buque “Caribbean Princess”, que acabó sus días con el nombre de “Western Traveller” y contraseña de Western Marine Services Ltd. (gerencia de Nobpac Shipping Pte Ltd.). El 6 de abril de 2011 arribó a los “roads” de Chittagong (Bangladesh) y el 18 de mayo siguiente fue varado en la playa, iniciándose los trabajos de desmantelamiento.

En su etapa como “Caribbean Princess” tuvimos ocasión de verle atracado en el puerto de Santa Cruz de Tenerife –como se aprecia en las fotos que acompañan-, descargando fardos de tabaco cubano para la industria local y con el nombre de Coral Lines (Coral Container Lines) pintado de blanco a media eslora y en grandes caracteres. El buque de esta historia fue rebautizado “Gabyana” en 1998; “Victoria Pride”, en 2001; “Thor Traveller” (Thoresen & Co. Bangkok Ltd.), en 2003 y “Western Traveller”, en 2010.

Por lo que se refiere a su gemelo “Caribbean Queen”, hace casi tres años que se fue de la mar para siempre. El 9 de abril de 2009 fondeó en los “roads” de Alang (India) y el 23 del citado mes fue varado en la playa, dando así inicio a su desguace. La secuencia de su historial es casi la misma: rebautizado “Aiana” en 1998; “Helena Pride” en 2001 y “Thor Trader” en 2003, etapa en la que navegó con bandera tailandesa y contraseña de la citada Thoresen & Co. Bangkok Ltd.

Fotos: Juan Carlos Díaz Lorenzo



Razones para el optimismo y el compromiso

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Tenemos razones para el optimismo y, al mismo tiempo, para mantener el compromiso con nuestros amables lectores y seguidores. Y lo tenemos viendo los resultados obtenidos por esta página web desde hace varios meses, en la que sin grandes pretensiones por nuestra parte, sin embargo el número de visitas ha ido en constante aumento.

En el pasado mes de agosto hemos superado ampliamente todas las previsiones y se alcanzaron casi 82.000 visitas (81.919 para ser exactos). Nos sentíamos bastante satisfechos a comienzos de la última semana de dicho mes, pues ya habíamos registrado unas 77.000 visitas, pero no esperábamos alcanzar este éxito.

Por todo ello queremos expresar nuestro agradecimiento a quienes siguen nuestra web y, especialmente, a los entusiastas del entorno marítimo y naval, que son las secciones más visitadas. Hemos observado, asimismo, un incremento gradual de las secciones “Arte, Arquitectura y Patrimonio”, “El Mundo de la Aviación” y “Volcanes, fuego eterno”. El resto se mantienen en sus parámetros habituales. Recibimos frecuentes consultas desde los sitios más dispares, a las que tratamos de atender en la medida de nuestras posibilidades.

Agradecemos también la aportación de nuestros estimados amigos y colaboradores y, especialmente, de Alfredo Campos Brandón (Vigo), José Luis Díaz Campa (Santander), Jordi Montoro Fort, Adolfo Ortigueira Gil, Javier Ortega Figueiral, Vicente Sanahuja y Laureano García Fernández (Barcelona), Jaime Pons Pons (Menorca), Pedro Jesús López Muñoz (Palma de Mallorca), José María Casares Barroso (Cádiz), Santiago Mena Sáez (Málaga), Bermaxo (Las Palmas), Tomás González Sánchez-Araña, Pepe Marrero, Antonio Sáez y Julio A. Rodríguez Hermosilla (Santa Cruz de Tenerife), Francisco Noguerol Cajén y Gabilón (Santa Cruz de La Palma), Sergio Ferreira (Funchal), José Modesto (Leixoes), Manuel Bettencourt (Graciosa, Azores) y Daniel Ferro (Gibraltar).

La mar y los barcos, nexo de unión y poderoso argumento

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo



«Orígenes y constitución de la Compañía Trasmediterránea: evolución económica y comercial en el siglo XX», tesis doctoral del capitán Francisco Font

Juan Carlos Díaz Lorenzo

“Orígenes y constitución de la Compañía Trasmediterránea: evolución económica y comercial en el siglo XX” es el título de la tesis doctoral del capitán Francisco Font Betanzos, defendida por su autor el 19 de diciembre de 2008 en la Universidad de Cádiz (UCA), de la que obtuvo la máxima calificación: sobresaliente “cum laude”.

El trabajo de investigación ha sido dirigido por Francisco Piniella Corbacho y el tribunal estuvo formado por Juan José Achutegui Rodríguez (presidente), Juan Carlos Rasero Balón (secretario) y los vocales Francesc Lleal Galcerán, Carlos Ángel Pérez Labajos y María del Mar Cerbán Jiménez.

Francisco Font Betanzos, capitán de la Marina Mercante y doctor en Náutica y Transporte Marítimo

A modo de resumen, en la tesis se hace una historia detallada de Compañía Trasmediterránea desde su constitución en el año 1917 hasta su privatización en el año 2002 por un consorcio de empresas liderado por el Grupo Acciona. Se relatan los diversos contratos suscritos entre la naviera y el Estado para cubrir las distintas líneas en los servicios de comunicaciones marítimas y se hace un estudio de la evolución económica y comercial de la compañía a través de casi noventa años de vida.

Así, encontramos los principales planes estratégicos llevados a cabo por los distintos presidentes que rigieron su destino. Por supuesto, están convenientemente reflejados los historiales de cada uno de los barcos de Compañía Trasmediterránea, desde su botadura o adquisición hasta su venta, desguace o pérdida.

La tesis analiza en profundidad la evolución económica y comercial de Compañía Trasmediterránea

La tesis está acompañada de un apéndice en el que su autor transcribe los diversos contratos, así como los pliegos de condiciones de las convocatorias de los concursos. Se aportan, además, diversos documentos de la compañía naviera: conocimientos de embarques de primera época de actividad comercial, patentes de navegación de todas las etapas, una galería fotográfica de los presidentes de la compañía y un recorrido gráfico por las diversas etapas de la historia de los barcos más significativos desde su construcción, botadura, accidentes importantes, etc., y termina con una reseña de la evolución de las embarcaciones de alta velocidad, desde sus inicios con el jet-foil Princesa Voladora hasta la última generación de “fast-ferries”.

Por su gentileza tenemos un ejemplar de la misma en nuestro poder, la cual hemos leído con detenimiento –el tema, sinceramente, nos apasiona- y en la que apreciamos el extraordinario trabajo realizado. Como buen investigador que se precie, en su trabajo hay bastantes novedades fruto del trabajo de investigación realizado, así como una serie de precisiones y aclaraciones a errores publicados con anterioridad.

El protaganismo de la flota ocupa parte importante de la tesis doctoral

Han sido numerosas las fuentes documentales y bibliográficas a las que ha acudido el doctorando: desde los archivos de Compañía Trasmediterránea, archivos de Cádiz, prensa histórica y numerosas consultas a otros investigadores y estamentos.

Sentimos, a la par, la satisfacción de comprobar cómo las publicaciones que hemos realizado en estos últimos años sobre Compañía Trasmediterránea, han sido de utilidad para el doctor Francisco Font Betanzos, como queda reflejado en las numerosas citas y referencias bibliográficas contenidas en la misma, lo cual le agradecemos.

Existen varios trabajos que compilan el proceso histórico y la evolución de Compañía Trasmediterránea, pero muy pocos tienen el nivel que ha conseguido el capitán y doctor Francisco Font Betanzos, tanto por la fiabilidad de la investigación como por el rigor y el interés con que desarrolló el proceso hasta su conclusión.

Es una tesis doctoral de gran calidad y, además, bien escrita, amena y convertida en un fondo documental y de consulta de referencia. Razones más que suficientes para felicitar, con sinceridad y gran satisfacción, a su autor, hombre forjado en los eternos valores del buen y bien hacer como persona y profesional.

Perfil profesional

Francisco Font Betanzos nació en 1941 en Cádiz. Estudió Náutica, sección Puente, en la Escuela Oficial de Náutica de Cádiz y en la de Santa Cruz de Tenerife, en la que obtuvo el título de alumno en 1964. Tras el período de prácticas, en mayo de 1966 obtuvo el título de piloto de la Marina Mercante de segunda clase en la Escuela Oficial de Náutica y Máquinas de Santa Cruz de Tenerife, y en junio de 1968 el título de capitán de la Marina Mercante.

Realizó sus prácticas entre marzo de 1964 y enero de 1966 en los buques Pedro de Alvarado (Empresa Nacional Elcano), Campoo (CAMPSA), Dómine, Ciudad de Cádiz y Ciudad de Granada (Trasmediterránea), Escatrón (REPESA) y Bruch (CEPSA).

"Dómine", primer barco de Trasmediterránea en el que embarcó Francisco Font

A mediados de 1966 comenzó su etapa profesional, con embarques de tercero, segundo y primer oficial en los buques Almadén (COFRUNA), Ciudad de Pamplona (Trasmediterránea), Puentes de García Rodríguez, Calatrava, Puertollano, Cartago, Alcántara y Montesa (REPESA).

Ingresó, a continuación, en Compañía Trasmediterránea, en la que habría de transcurrir el resto de su vida profesional, como oficial en los buques Santa Cruz de Tenerife, Juan March, Santa María de la Caridad, Santa María de las Nieves, Santa María de la Candelaria, Villa de Agaete, Ciudad de Huesca, Ciudad de La Laguna, Ciudad de Teruel, Manuel Soto, Antonio Lázaro, Benifasar y J.J. Sister.

Su primer mando como capitán lo fue en el buque Rivagijón, arrendado por Trasmediterránea en los inicios del transporte de carga rodada en España y continuó en los buques Santa María de la Paz, Santa María de la Caridad, Santa María de las Nieves, Villa de Agaete, Ciudad de La Laguna, Ciudad de Zaragoza, Cala Portals, Levante, Monzón, Ciudad de Cádiz, Ciudad de Alicante, Ciudad de Ceuta, Ciudad de Compostela, Manuel Soto, Ciudad de Santa Cruz de La Palma, J. J. Sister, Ciudad de Algeciras, Ciudad de Badajoz y Juan J. Sister, del que desembarcó en 1997 tras solicitar la jubilación anticipada.

"Santa María de la Paz", saliendo del puerto tinerfeño

"Ciudad de Compostela", en Palma de Mallorca

"J.J. Sister", gemelo del "Manuel Soto", entrando en Santa Cruz de Tenerife

"Ciudad de Santa Cruz de La Palma", estando al mando del capitán Font

Francisco Font formó parte de la tripulación que en 1975 se desplazó a Finlandia para hacerse cargo del ferry Villa de Agaete –capitán, Enrique Palacios Díaz-, adquirido por Compañía Trasmediterránea a la compañía finlandesa Silja Lines en unión de su casi gemelo Ciudad de La Laguna. Volvería a Finlandia, en 1993, con motivo de la construcción del ferry Juan J. Sister, entregado en mayo de aquel año y del que posteriormente sería su capitán.

"Villa de Agaete" maniobrando en Santa Cruz de Tenerife

"Juan J. Sister", construido en Finlandia y entregado en 1993

De su amplio historial profesional hemos de destacar, entre otros, su participación en la evacuación del Sahara a bordo de los buques Ciudad de Huesca y Ciudad de La Laguna. De aquella etapa está en posesión de la Cruz del Mérito Naval con distintivo blanco, la Medalla del Sahara y sendos diplomas de reconocimiento de la Comandancia General de la Zona Marítima de Canarias.

"Ciudad de Huesca", con el que participó en la evacuación del Sahara

Vista aérea del ferry "Ciudad de La Laguna"

También está en posesión de la Medalla de Plata de la Cruz Roja de Salvamento de Náufragos, concedida en diciembre de 1992, por la intervención en distintos siniestros marítimos con el resultado de 72 náufragos rescatados.

Reside en su Cádiz natal y en los últimos tiempos es colaborador habitual de Revista General de Marina y Revista de Historia Naval. Algunos de sus trabajos también aparecen publicados en la página web www.trasmeships.es, coordinada por nuestro común y buen amigo Laureano García.

Fotos: Archivos de Juan Carlos Díaz Lorenzo y Laureano García (www.trasmeships.es)



El pañol de pintura del capitán Francisco Noguerol

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Francisco Noguerol Cajén nació tierra adentro, en Madrid (1948) y es un hombre mar y barcos. No tiene nada de extraño. Muchos hombres de la meseta castellana han sentido la llamada del mar y nuestro protagonista es uno de ellos. Toda su vida profesional está relacionada con la inmensidad del océano, con las idas y venidas en viajes largos y en viajes cortos, en el tráfico tramp y en las líneas regulares y, más allá de su cometido profesional, tiene una vocación apasionante por la pintura.

Una pasión, decimos, convertida en vocación, lo mismo que horizonte de libertad reflejado en los límites casi infinitos del mar. En Madrid, siendo un muchacho, sintió una doble llamada: la navegación y la pintura. De esta última estudió dibujo y pintura en el estudio de los hermanos Iñigo y de la primera, cursó estudios en las Escuelas Oficiales de Náutica de La Coruña y Santa Cruz de Tenerife, etapa que marca el inicio de su relación con Canarias.

Francisco Noguerol Cajén

Un día de 1974, siendo alumno en el buque Ciudad de Pamplona, recaló en Santa Cruz de La Palma y allí encontraría su hogar años después. Navegaría, después, en los buques Arapiles, Campeador, Beatriz del Mar, Clotilde del Mar y Monte Balerdi. Obtenido el título de piloto de segunda clase, entre enero de 1977 y mayo de 1978 navegó como segundo oficial en los buques Sealord I, Robertina y Costanza M, todos de pabellón de conveniencia.

En julio de 1979 llegó por primera vez a Antonio Armas Curbelo, para desempeñar el mando de los buques Volcán de Yaiza, Volcán de Timanfaya y Volcán de Tisalaya. Desembarcó en marzo de 1980 para ir de primer oficial del buque Villfranca y en la construcción del cementero Berriz. En marzo de 1981 regresó de nuevo a Antonio Armas Curbelo, desempeñando el mando de los buques Volcán de Yaiza, Volcán de Timanfaya, Volcán de Tisalaya, Puente Canario, Volcán de Tamia, Volcán de Tinache e Isla de Tenerife –después rebautizado Volcán de Tahíche-, del que fue su primer capitán cuando lo compró Naviera Areca, una de las sociedades del Grupo Armas.

Posteriormente pasó a flota de Líneas Fred. Olsen, en la que fue primer oficial del buque Bajamar y capitán del buque Bañaderos. Desde 2005 es práctico titular del puerto de Santa Cruz de La Palma. Para llegar a ese hito profesional quedaron atrás 26 años de experiencia como capitán en Naviera Armas y Líneas Fred. Olsen.

Francisco Noguerol. "Nocturno en La Palma"

Francisco Noguerol. "Lluvia en el muelle"

El pañol de pintura del capitán Francisco Noguerol es una constante en su vida. Su obra, plasmada preferentemente en acuarela -también trabaja el óleo, el pastel y el carboncillo-, se ha convertido desde hace años en un claro exponente de su buen quehacer y está estrechamente relacionada con la Marina Mercante española.

Francisco Noguerol. "Smoke gets in your eyes"

Encontramos, sobre todo, constantes referencias a la etapa del vapor, de los negros penachos de humo, de las proas rectas y las popas de espejo, del latir acompasado de las máquinas alternativas de triple expansión, de las despedidas y los recibimientos a pie de muelle, y también a los “liners” que abrieron la mar camino de América y aquellos que sestearon tranquilos al resguardo del Risco de la Concepción, entre ellos “los tres Comillas” de Compañía Trasatlántica Española: Magallanes, Juan Sebastián Elcano y Marqués de Comillas.

Francisco Noguerol. "Abodi-Mendi"

Francisco Noguerol. "Antonio de Satrústegui"

Francisco Noguerol. "Puerto Cabras"

Y entre sus predilecciones, el histórico vapor La Palma, que el próximo año cumplirá su primer centenario. Son numerosos los cuadros del capitán Noguerol sobre éste y otros muchos barcos que han sido presentados en varias exposiciones –Casino de Santa Cruz de Tenerife, Casino de Santa Cruz de La Palma, Casa Cabrera, Estación Marítima de Santa Cruz de La Palma, Salón de Otoño de Madrid…-, respaldado siempre por el éxito y el reconocimiento a su buen y bien hacer.

Francisco Noguerol, viejo y buen amigo, es el autor, asimismo, de las acuarelas que ilustran las portadas de algunos libros de quien suscribe: Antonio Armas. La tradición de un naviero (1995), Canarias y la Armada Española (1995), Por el mar de las islas (1995), Empresa Naviera Elcano (2004), Escala en el Atlántico (2006) y Los volcanes de La Palma. Una aproximación histórica (2008).

Francisco Noguerol. "Capitán Segarra"

Francisco Noguerol. "J.J. Sister"

Francisco Noguerol. "Río Tajo en Guinea"

Francisco Noguerol. "Primer embarque"

Francisco Noguerol. "Villa de Madrid bajo el Risco de la Concepción"

Francisco Noguerol. "Plus Ultra. Llegada a Manila"

Más allá de la pintura, Francisco Noguerol despliega su faceta artística en otros dos frentes: el modelismo naval y la fotografía. Es miembro de la Academia Canaria de Ciencias de la Navegación y, en septiembre de 2009, obtuvo la calificación de sobresaliente “cum laude” a su tesis doctoral titulada “Análisis de los motivos náuticos en la construcción de embarcaciones y buques”.

A modo de resumen de su trabajo de investigación, desde la antigüedad las embarcaciones fueron adornadas con distintos motivos náuticos que fueron evolucionando a lo largo del tiempo, llegando su uso hasta nuestros días, si bien ya no con la justificación que los hacía necesarios en los primeros tiempos. En su estudio, el capitán Francisco Noguerol analiza, en primer lugar, los exvotos marineros pictóricos, su evolución, características tales como año, tamaño, material utilizado, motivo o promesa a la que se debe, zona geográfica en la que tuvo lugar, puerto de salida y destino ó zona marítima en la que tuvo lugar, lugar y país en los que se encuentra, etc. También se estudian los modelos procesionales, modelos votivos y otros exvotos marineros.

En el capítulo dos se estudian los exvotos en Europa para continuar con un apartado dedicado a la isla de La Palma, con sus distintos santuarios y conventos. En el cuarto aparecen los modelos votivos andaluces, para continuar con los hallados en Galicia y Cantabria. A continuación se estudian los pertenecientes a Cataluña y Baleares. En relación con los mascarones de proa, después de una introducción, se dedica un amplio capítulo a los mascarones clásicos y otro a los mascarones modernos en buques de vela.

Finaliza el tema con los mascarones en buques de propulsión mecánica, así como historias, anécdotas y curiosidades. Por último, aparece un índice de los buques estudiados, una relación de los numerosos museos, iglesias y capillas visitadas, seguidos del correspondiente apartado de resultados y discusión, las conclusiones y la bibliografía utilizada.

Francisco Noguerol. "La llegada del correo a Puerto Cabras"

Francisco Noguerol. "Gomera"

Francisco Noguerol. "La Palma con mar gruesa"

Francisco Noguerol. "La Palma al resguardo del Risco de la Concepción"

Francisco Noguerol. "Llegando a La Palma"

Francisco Noguerol. "Fondeo en La Güera"

Francisco Noguerol. "Zarpe de La Palma"