De la mar y los barcos


Cuaderno de bitácora (VI). De Suez a Jeddah (1959)

Eduardo García Osés (*)

Salimos del canal de Suez, dejando esta ciudad por estribor. Vemos a la gente en la orilla, cruzando saludos con el pasaje, que aún son más calurosos, al reconocerse de la misma raza, religión, etc. En la misma orilla, una mezquita preciosa, de esbelta figura, con su grácil  minarete, atrae  la atención de los pasajeros, y hasta cesan en el bullicio que les envuelve, cayendo en un respetuoso silencio.

Dura un minuto, que es lo que tardamos en dejarla atrás. Y ya entramos en el Golfo de Sinaí, antesala del Mar Rojo. La gente se emociona por entrar en la última etapa del viaje. Están ansiosos por llegar y vivir el anhelo de toda una vida. Emoción que culmina con la aparición del caserío, blanco y luminoso de Jeddah. ¡Ahí está la tierra del profeta, que aunque para ellos no es Dios, como Cristo para los cristianos, lo respetan de igual manera.

En las charlas bajo la jaima estoy disfrutando de las enseñanzas de esta gente devota, humilde, sencilla, creyente en lo que dice, con una fe sin fisuras, firme, ¿digna de envidiar? Mi fe, hace años que se resquebraja. Y a ello contribuye la conducta de las dignísimas jerarquías de la Iglesia española: Quiroga Palacios, Morcillo, Herrera Oria, Fray Justo Pérez de Urbel, etc., colaboran, apoyan a un régimen fascista, represor, que coarta todo tipo de libertades  y que funciona con un dogmatismo abominable. En esa Iglesia no puedo creer, y de ahí a perder la fe en la religión, hay un pasito. Veo claramente que tampoco ellos creen. No obstante no aceptan que tú no creas, les interesa que el pueblo, que los pueblos crean. Ser ateo en una sociedad teísta, es síntoma de independencia intelectual, y eso no se acepta por los poderes constituidos. Quieren gente que no piense, que no cuestione el orden social, político, como cuando el derecho divino de los reyes: Dios los ponía y sólo a él le tenían que dar cuenta.

La ciudad de Jeddah, unos años antes del viaje del "Marqués de Comillas"

Nos acercamos al puerto, blanco, más que en la distancia, y el caserío parece de los belenes de navidad, con azoteas en casas bajas, generalmente de una planta. Algún alminar destaca en la ciudad, irguiendo su esbelta figura al cielo azul, eternamente azul, en un país en el que no llueve casi nunca, y que cuando lo hace es en forma torrencial, erosionando la tierra, formando tremendos cauces que se resecan enseguida.

La gran sorpresa es que no atracamos: fondeamos y el pasaje va a ir a tierra en lanchas. El consignatario nos informa de ello y de las limitaciones que nos imponen: ningún tripulante podrá pisar tierra, no se podrá dar ningún periódico o revista a ninguna persona del país, ni escribirles ningún tipo de cartas. Todas las comunicaciones con el exterior se realizarán a través del consignatario, el cual estará siempre en contacto con el barco, para atender a las necesidades del mismo.

Nuestra desilusión, nuestro disgusto, no pueden ser mayores. Adiós a nuestros proyectos de visitar la Meca, Medina, la Kaaba, y nos esperan 30 días fondeados, porque tenemos que devolver a Casablanca a los peregrinos traídos. A todo esto  la emoción del pasaje es indescriptible, al verse en la tierra del profeta. Y fondeados,  organizando el desembarco del pasaje a las lanchas, finalizamos la singladura  sin más novedad.

(*) Capitán de la Marina Mercante

Anuncios

1 comentario so far
Deja un comentario

Buenos dia del Brasil ! Belissimo trabalho ! bravo… Io procuro (busco) uno velero frances “Bluette” que partiu de Las Palams den dezembro de 1948 per La Guaira. Este barco pesquero sen motor, solo vela, era de propriedade de um frances Barao de Landevoisin, que habitava en Tenerife… Ver lo blog de Pablo Hernandez Ortega sobre lo Bluette. Pero busco documentos y fotos…todo vestigios administrativos ou da Justiça de Canaria… Gracias. Joanna Dell’Eva

Comentario por Joanna Dell'Eva Terrones




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: