De la mar y los barcos


El ferry «Sara I», ex “Benchijigua” (3º), rindió su última singladura en el desguace

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Con casi treinta y seis años de vida marinera se ido de la mar para siempre el ferry panameño Sara I, que no es otro que el tercer Benchijigua, el barco que un día señaló el fin de una etapa en la historia de Líneas Fred. Olsen, cuando dio paso a la llegada de los primeros “fast ferries” de la citada compañía que hoy navegan en Canarias.

A mediados del mes pasado, según informa nuestro colega Jaime Pons (www.baixamar.com), el citado buque, rebautizado Winner 10 y abanderado en St. Kitts y Nevis, después de un período de amarre en el puerto de Suez fue vendido a chatarreros de la India para su desguace en la playa de Bhavnagar, a donde arribó el 26 de abril.

La última etapa del ferry "Sara I" transcurrió en la zona del Estrecho

Cruzando el Estrecho, haciendo gala de su buena marcha

Pintado con la librea de Líneas Marítimas Españolas

En su última etapa, el barco navegó con bandera panameña

Recordamos con precisión, porque fuimos testigos presenciales, el día de la llegada a Santa Cruz de Tenerife de este buque, entonces rebautizado con el nombre de Benchijigua –tercero en la historia de Líneas Fred. Olsen- y de su compañero de contraseña Bañaderos, preparados para iniciar, poco después, sus servicios en las líneas La Gomera-Los Cristianos y Santa Cruz-Agete, haciéndolo en esta última también el segundo Benchijigua, ex Bonanza, que más tarde sería rebautizado Bajamar.

En agosto de 1994, el entonces presidente ejecutivo de Fred. Olsen, S.A., Fredrik Olsen jr anunció la adquisición de un barco más grande y de mejores prestaciones para sustituir al segundo Benchijigua. La noticia tuvo su impacto en la opinión pública, pues, si bien era una aspiración sentida desde hacía tiempo, diversas circunstancias habían retrasado su ejecución y, a la par, se trataba de una operación coincidente con la puesta en marcha de la línea entre Tenerife y Agaete (Gran Canaria).

Las gestiones realizadas en el mercado europeo apuntaron, entre otras opciones, al ferry de bandera danesa Djursland, propiedad de la sociedad Grenaa-Hundested Linien K.F., que atendía la citada línea. Desde el mes de mayo de 1994 se encontraba amarrado en el puerto de Koge, a la espera de acontecimientos y allí estaba cuando fue inspeccionado por los técnicos de Fred. Olsen.

Decidida su adquisición, el 15 de septiembre, después de proceder al cambio de bandera y la entrega del buque a sus nuevos propietarios –el capitán Servando Peraza García asumió el mando y José García Oliva la jefatura de máquinas- y arranchado “a son de mar”, el tercer Benchijigua zarpó del puerto de Fredericia en viaje a Southampton. Después de atravesar el canal de Kiel, al día siguiente capeó un bravo temporal del NW y vientos de fuerza 10, como consta en las anotaciones de su cuaderno de bitácora.

Dos días después arribó a Southampton y entró en el dique seco de la factoría Appledore, en el que también fue varado el ferry Pride of Cherbourg, adquirido por Líneas Fred. Olsen para cubrir la línea Santa Cruz-Agaete y abanderado en España con el nuevo nombre de Bañaderos. El 3 de octubre, puesto de nuevo a flote, el ferry Benchijigua siguió viaje a Vigo, a donde arribó el día 6 a primera hora y por la tarde se hizo de nuevo a la mar.

Rebautizado "Benchijigua", tercero en la historia de Líneas Fred. Olsen

Visto por babor, maniobrando en el puerto de Los Cristianos

En su día, este buque marcó un hito en la historia marítima de Canarias

El 9 de octubre, a las 14,40 horas, se ordenó parar motores y ambos buques quedaron a la deriva en la posición 27º 54’ N y 17º 23’ W, a la espera de que amaneciera para situarse frente a Playa Santiago –rumbo 260/v, distancia: 1,2 millas-, y a las 10,45 horas del día 10 de octubre el ferry Benchijigua atracó por primera vez en el puerto de San Sebastián de La Gomera, haciéndolo a continuación el ferry Bañaderos.

Un día después, en unión del ferry Bañaderos –capitán, José Chillón González-, arribó a Santa Cruz de Tenerife aleteando al viento la multicolor empavesada –ese bonito conjunto de banderas del Código Internacional de Señales- y ambos barcos atracaron en el muelle de ribera, dejando por la popa la sempiterna farola del mar y la histórica marquesina levantada para el recibimiento al rey Alfonso XIII en 1906, testigos de tantos acontecimientos notables en el devenir del puerto de Santa Cruz de Tenerife. Aquel día, entre otros, se encontraba atracado en el puerto tinerfeño el buque Bencomo, el último barco de Fred. Olsen Lines –gemelo del Bentago– que atendió la línea frutera entre Canarias e Inglaterra.

Los ferries "Benchijigua" y "Bañaderos" y el segundo "fast ferry" de Fred. Olsen Express, en el puerto de San Sebastián de La Gomera

Los tres buques ocupan la línea de atraque del puerto de La Gomera

El 28 de octubre, el ferry Benchijigua fue presentado a las autoridades y a los medios informativos y al día siguiente, en San Sebastián de La Gomera, se procedió al relevo de ambas unidades, repitiéndose así la escena acontecida catorce años atrás, cuando el segundo Benchijigua relevó al primero.

El 30 de octubre, a primera hora, el nuevo Benchijigua se incorporó a su línea, mientras que su antecesor hizo viaje a Las Palmas para proceder a su varada en ASTICAN y prepararse para su nueva etapa entre Santa Cruz de Tenerife y Agaete, en unión del ferry Bañaderos y rebautizado con el nombre de Bajamar

Plano de distribución general del ferry "Djursland"

Construcción número 2.252 de los astilleros Schichau-Unterweser A.G., en Bremerhaven (Alemania Federal), era un buque de 4.371 toneladas brutas, 2.273 netas y 1.453 de peso muerto y medía 118,60 metros de eslora total -105 entre perpendiculares-, 18,55 de manga, 11,66 de puntal y 5 de calado máximo. Propulsado por dos motores MAN 12V40/54A, con una potencia de 13.400 caballos sobre dos ejes, le permitía desarrollar una velocidad de 19 nudos. Tenía capacidad para 1.500 pasajeros, de ellos 112 alojados en camarotes en la cubierta superior y un garaje en dos cubiertas para 370 coches y, cuando el buque de esta historia fue abanderado en España, en aquel momento se convirtió en el barco de pasajeros de mayor capacidad.

La construcción de este buque fue ordenada el 15 de junio de 1973 por encargo de la sociedad Jydsk Færgefart A/S, con sede en Grenaa (Dinamarca) y el 22 de octubre del citado año se puso en grada el primer bloque de su quilla. El 30 de abril de 1974 fue botado de costado, en una espectacular maniobra, con el nombre de Djursland II y tres meses después, el 30 de julio, fue entregado a su sociedad armadora, estrenándose ese mismo día en la línea Grenaa-Hundested.

Botadura de costado del ferry "Djursland"

El ferry "Djursland II", en sus primeros años de mar

Durante su etapa danesa navegó con varias contraseñas

El proyecto del buque era danés y fue construido en Alemania

El ferry "Djursland", pintado con la contraseña de DFDS

Era un buque robusto, de buena construcción y buen andar

En enero de 1981, la citada sociedad armadora y los buques de su propiedad fueron adquiridos por la compañía DFDS A/S, con sede en Copenhague. De su nombre original sólo desapareció el numeral romano, permaneciendo asignado a la citada línea. En mayo de 1982 fue transferido a la sociedad Grenaa-Hundested Linien A/S, formada por un fondo de inversión local. En enero de 1984 dicha sociedad fue vendida a J. Lauritzen y en agosto de 1988 se produjo un nuevo cambio de propietario, esta vez a nombre de la sociedad K-Linien Hundested-Grenaa. Dicha etapa habría de prolongarse hasta el 30 de abril de 1994, fecha en la que rindió su último viaje en la citada línea, en la que había permanecido por espacio de casi veinte años.

Durante su etapa como Benchijigua, el barco alcanzó un señalado éxito en la línea La Gomera-Los Cristianos-La Palma, en la que permaneció por espacio de cinco años. El 28 de enero de 2000 coincidieron en el puerto de San Sebastián de La Gomera los buques Benchijigua, Barlovento (ex Bañaderos) y el catamarán Benchijigua Express. Juan Ignacio Liaño captó las imágenes de aquel día que acompañan a esta crónica.

En 2000, a raíz de la incorporación de los nuevos “fast ferries” de Fred. Olsen Express, el ferry Benchijigua fue rebautizado Betancuria, siendo adscrito a la línea Las Palmas-Puerto del Rosario-Arrecife, en la que no obtuvo el resultado esperado. En junio de 2001 el buque quedó amarrado en el puerto de Santa Cruz de Tenerife y puesto en venta.

En su última etapa con Fred. Olsen navegó con el nombre de "Betancuria"

En febrero de 2002 lo compró la sociedad El Salam Shipping & Trading, siendo abanderado en Panamá con el nuevo nombre de Sara I. En su nueva etapa pasó a cubrir primero una línea entre Aqaba y Nuweiba. Y, lo que son las cosas de la mar y los barcos, entre los meses de julio y septiembre de 2003 fue fletado por la compañía marroquí Comarit –participada en su accionariado por Fred. Olsen- para cubrir la línea Almería-Al Hoceima. Repetiría contrato en 2004 en la misma línea  y a partir de 2005 revalidó el fletamento por cuenta de Líneas Marítimas Europeas en la línea Algeciras-Tánger.

El buque, en su última etapa y recién rebautizado "Sara I"

Este buque tenía un gemelo, llamado Kalle III, construido por encargo de la misma sociedad armadora y puesto en servicio en diciembre de 1974 en la línea Juelsminde-Kalundborg. Su devenir siguió otros derroteros y en 2000 fue vendido a la compañía italiana Moby Lines y desde entonces navega con el nombre de Moby Lally.

En realidad, ambos buques eran una versión mejorada de los ferries Kattegat y Djursland, construidos en los astilleros Helsingør Skibs & Maskinbygg, en Helsingør (Dinamarca) y puestos en servicio en julio y octubre de 1972. Eran barcos de 3.960 toneladas brutas en un casco de 104 metros de eslora, propulsado por dos motores B & W y una velocidad de 20 nudos. Tenían capacidad para 1.000 pasajeros y 220 coches.

El primero de ellos fue vendido en marzo de 1978 a una compañía británica y todavía existe pintado de rojo y dedicado a cruceros de expedición –en noviembre de 2009 arribó a Las Palmas con problemas en los motores y allí permaneció dos meses, en reparaciones- rebautizado con el nombre de Expedition. El segundo, rebautizado Lasse en octubre de 1974, fue vendido en 1979 a P & O Normandy Ferries y después de varias etapas, en febrero de 2005 fue vendido para desguace.

Fotografías: Jan Vinther Christensen (colección), Micke Asklander (colección), Jan Vinther Christensen (colección), Hans J. Lundbeck, Jörg Seyler, Per Jensen, Ton Grootenboer, Elke Wörteler, John Hedegaard Jensen, Richard Seville, Krispen Atkinson, Mark M. Amielanczyk y Frank Jensen (www.faktaomfartyg.com), Victoriano González Hernández y Juan Ignacio Liaño (Líneas Fred. Olsen).  



“Stena Hollandica”, el super-ferry más grande del mundo
mayo 19, 2010, 8:02 pm
Filed under: Uncategorized | Etiquetas: , , ,

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Stena Line, la poderosa compañía sueca, está estrenando en estos días el primero de los dos superferries más grandes del mundo: Stena Hollandica, adscrito a la línea Harwich-Hoek van Holland. La inversión de los dos nuevos buques asciende, en números redondos, a 375 millones de libras esterlinas, cifra que representa la cantidad más alta que la citada naviera haya invertido hasta el momento en buques de nueva construcción. 

Construcción número 159 de los astilleros Wadan MTW GmbH, en Wismar (Alemania), registra 63.039 toneladas brutas (GRT), 36.870 netas (GRN) y 11.600 de peso muerto (TPM) y son sus principales dimensiones 240 metros de eslora total, 32 de manga y 6,40 de calado. Está propulsado por cuatro motores MAN, con una potencia de 32.000 kw y una velocidad de servicio de 22 nudos. Código IMO 9419163. 

El buque Stena Hollandica fue entregado el 16 de mayo pasado y su gemelo Stena Britannica está previsto para el próximo otoño. El contrato fue firmado el 9 de noviembre de 2006 para su entrega en 2010. El casco del primer buque fue botado el 7 de junio de 2009. Los trabajos se han retrasado debido a problemas financieros del astillero. El 26 de marzo pasado comenzaron las pruebas de mar, que han certificado su idoneidad de acuerdo con los parámetros establecidos. 

Lo realmente espectacular del nuevo buque es su capacidad de carga: 5.500 metros lineales, para dar cabida en cada viaje a 540 plataformas rodantes y 230 coches. Dispone de acomodación para 1.376 pasajeros en 540 camarotes y todos ellos están equipados con baño y diversos accesorios para el mejor confort de los pasajeros, si bien prima el espacio y la luz. 

Durante su estancia  a bordo, los pasajeros pueden disfrutar de una serie de servicios, entre ellos un buffet y restaurante a la carta, cine, bar, sala de música y canto y cibercentro, así como zona wi-fi, televisión por satélite en salones públicos y en cada camarote. También dispone de espacios para el entretenimiento de niños y jóvenes. 

En la construcción de ambos buques se han tenido en cuenta las recomendaciones medioambientales, refrendadas por el programa Energy Stena Line, propulsados por motores de nueva generación y eficiencia en el ahorro de combustible, así como diversas mejoras en el diseño del casco, equipos de reciclado de vidrio, papel y residuos de alimentos. También está dotado de placas solares para reducir la dependencia energética para el sistema de refrigeración a bordo.

Vista del nuevo buque, de popa y por babor

Visto de proa, por estribor, realmente impresionante

Fotos:   Robert Smith & Derek Sands y Hans-Joachim Hellman (www.faktaomfartyg.com)



“Queen Victoria”: un crucero de cinco estrellas

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El puerto de Santa Cruz de Tenerife recibió hoy una nueva escala del crucero británico Queen Victoria, que arribó esta mañana, a primera hora, procedente de Lisboa en viaje a Santa Cruz de La Palma, atracando por la banda de babor al muelle sur y proa a la ciudad que siempre le acoge con su mejor hospitalidad.

Despachado por Hamilton y Cía., poco antes de las 17 horas, el barco hizo sonar la sirena, en un día de envidiable primavera y en una maniobra impecable, se abrió despacio de la línea de atraque y se desplazó suavemente hasta que quedó situado entre puntas. Poco después desembarcó el práctico y entonces dio avante, cayendo a babor, mientras por la otra banda le adelantaba uno de los “fast ferries” de Fred. Olsen Express en su viaje al puerto de Agaete.

El crucero Queen Victoria es el segundo buque más grande de la flota de Cunard Cruises, precedido por el famoso Queen Mary 2, que estuvo en Santa Cruz de Tenerife en su crucero inaugural. Supera en tonelaje, incluso, a los míticos Queen Mary y Queen Elizabeth y, por supuesto, también al aquí siempre bien recordado Queen Elizabeth 2, a quien relevó el buque que hoy nos ha visitado, tras la venta de éste a la sociedad Dubai World para emplearlo como hotel flotante en la famosa Palm Jameirah, aunque el barco permanece atracado e inactivo desde entonces, aunque en perfecto estado de conservación.

El crucero Queen Victoria pertenece a la clase Vista, modelo utilizado por otras compañías del grupo naviero al que también pertenece Cunard, con los que comparte muchas de las características exteriores e interiores. Holland American Line tiene dos buques de la serie llamados Zuiderdaam y Maasdam; Carnival Cruises otros dos llamados Carnival Miracle y Carnival Spirit; P & O Cruises opera el buque Arcadia, que en origen iba a ser el Queen Victoria; y Costa Cruises, otros dos: Costa Luminosa y Costa Deliziosa.

El aspecto exterior es agradable y bien proporcionado y, en el caso del Queen Victoria, todavía destaca más por los colores con los que está pintado: casco negro y superestructura blanca, coronada por su emblemática chimenea roja y negra, conocida en todos los puertos del mundo. La diferencia, obviamente, está en su interior: el lujo en los decorados de sus salones está muy por encima de la decoración de los cruceros de su misma clase y de otros contemporáneos; la calidad en el servicio, las comidas en los distintos restaurantes a la carta y en el “self service” en la cubierta Lido y, en resumen, la tradición y la herencia de Cunard, marcan una clara y notable diferencia.

Amanece un nuevo día y el crucero británico "Queen Victoria" arriba al puerto de Santa Cruz de Tenerife

Bonito encuadre del barco maniobrando entre puntas

La mayoría de los salones y áreas de uso público del Queen Victoria evocan el gusto de sus predecesores, caso del Queens Room, un magnífico salón con balcones para bailes y recepciones; el teatro Royal Court, distribuido en tres cubiertas y The Grills, una serie de restaurantes de lujo y alto nivel.  Las suites y las cabinas tienen un estilo único, espaciosas, muy cómodas y con un servicio de 24 horas de primera línea, con independencia del precio pagado. Dispone de 127 suites, 718 camarotes y suites con balcón, 864 camarotes exteriores y 143 camarotes interiores.

La biblioteca, en dos niveles, con escalera de caracol interior, alberga más de 6.000 volúmenes en diferentes lenguas. Un museo lleno de muchos recuerdos en el Hemispheres Club. Durante los días de mar, los pasajeros pueden disfrutar del Cunard Royal Spa Fitness Centre, sala de conferencias, centro de internet, el impresionante Grand Lobby, Britannia Restaurant, Golden Lion, Chart Room, Champagne Bar, la belleza del Queens Arcade, Todd English y Cafe Carinthia son sólo algunos ejemplos de la excelencia distribución y decoración interior de este buque con capacidad máxima para 2.014 pasajeros.

Construcción número 6.127 de los astilleros Fincantieri, factoría de Porto Maguera (Italia), el contrato para su construcción fue firmado en diciembre de 2004 y el 12 de mayo de 2006 se puso en grada el primer bloque de su quilla. Fue puesto a flote el 15 de enero de 2007, entregado a sus armadores el 24 de noviembre del citado año y bautizado, el 10 de diciembre siguiente, en el puerto de Southampton, por la duquesa de Cornwall, Camila Parker, en presencia de su esposo, el príncipe Carlos de Inglaterra. El buque rinde homenaje a la reina Victoria (1819-1901), personaje de grato recuerdo en la historia del Reino Unido y la Commonwealth.

De 90.049 toneladas de registro bruto (GT), son sus principales dimensiones 297 metros de eslora total, 32,20 de manga y 7,80 de calado. Está propulsado por seis motores Sulzer, acoplados a dos ejes que accionan hélices de paso variable, con una potencia de 63.360 kw y que le permite alcanzar una velocidad máxima de 23,7 nudos. Código IMO 9320556.

El crucero británico "Queen Victoria", huésped de honor

El crucero "Queen Victoria" es el segundo barco más grande de la historia de Cunard

El crucero, en una maniobra impecable, queda entre puntas

Fotos: Antonio Sáez y Juan Carlos Díaz Lorenzo



“Azura”, nuevo buque insignia de P & O Cruises

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El puerto de Santa Cruz de La Palma recibió hoy la primera escala en Canarias del megacrucero británico Azura, nuevo en los mares, pues el barco está recién estrenado y realiza su segundo crucero, de 12 noches, por las islas del Atlántico. El 10 de abril fue bautizado, con el ceremonial acostumbrado, en el puerto de Southampton, que es el de su matrícula.

Ayer, el nuevo buque estuvo en el puerto de Funchal (Madeira) y mañana estará en Las Palmas y el miércoles, en Santa Cruz de Tenerife. El barco viene con la cámara completa, poco más de tres mil pasajeros y 1.207 tripulantes, muchos de los cuales hoy han recorrido las calles de la capital palmera, que celebra la fiesta del aniversario de su fundación, el 3 de mayo de 1493.

El nuevo buque de P & O Cruises –una de las empresas del grupo Carnival Plc- arribó al puerto de Southampton el 7 de abril y, después de su bautizo oficial, el día 12 se hizo a la mar en su viaje inaugural de 16 días de duración, con escalas en Palma de Mallorca, Katakolon, Corfú, Dubrovnik, Venecia, Kórcula, Gibraltar y Southampton. El barco tenía prevista su única escala en puerto español en su primer viaje en Málaga, pero circunstancias adversas motivaron sustituirlo por Palma de Mallorca.

El nuevo barco de P & O Cruises es gemelo del megacrucero Ventura, ya conocido en Canarias, donde ya ha realizado varias escalas desde su puesta en servicio, en marzo de 2008. De la consignación del buque se ocupa la firma Hamilton y Cía., agentes generales de P & O en el archipiélago canario.

Santa Cruz de La Palma, primer puerto de Canarias en la historia del megacrucero "Azura"

La escala del crucero "Azura" coincidió con la fiesta de la fundación de Santa Cruz de La Palma

El buque, visto en su totalidad desde el Risco de la Concepción

Vista de la espectacular popa, que se alza casi vertical

Construcción número 6.166 de los astilleros Fincantieri, en Monfalcone (Italia), es un buque de 115.055 toneladas de registro bruto (GRT) y son sus principales dimensiones 289,60 metros de eslora total, 36 de manga y 8,50 de calado. Está propulsado por seis motores Wärtsila, con una potencia de 67.480 kw, que le permite desarrollar una velocidad de 21,7 nudos. Código IMO 9424883.

Dice P & O que el nuevo buque es un barco moderno y sofisticado, pero sin renunciar a la elegancia y serenidad de un crucero tradicional. Entre las novedades más atractivas del crucero, a bordo existen 11 restaurantes de diferentes estilos, entre los cuales destaca uno denominado Sindhu, dedicado a comida india y asesorado por el chef Atul Kochhar.

Sea Screen es un cine al aire libre, situado en la zona de piscinas (Aqua pool), en el que se ubica una pantalla gigante y durante la noche se proyectan las mejores películas. El mismo espacio, durante el día, se utiliza como zona de juegos y entretenimiento, entre los cuales se ofrece un Nintendo Wii proyectado en dicha pantalla.

En la cubierta 18 se encuentra The Planet Bar, que posee una pantalla de plasma gigante de 20 metros, en la que se pasan los mejores videos e imágenes sobre los fenómenos naturales y realizaciones destacadas. En la cubierta 16 se encuentra el Oasis Spa y en la cubierta 17 se ubica otro spa denominado The Retreat, con tratamiento al aire libre. La cubierta 19 está dedicada al deporte y es posible practicar fútbol, baloncesto, tenis y, por supuesto, cricket.

El buque dispone de acomodación para 3.076 pasajeros, repartidos en 1.557 camarotes, de los cuales 900 tienen balcón. Para los viajeros solitarios, el buque Azura ofrece 18 cabinas individuales. El teatro, repartido en dos cubiertas, permite el asiento de 800 pasajeros en cada sesión.

La ciudad de Funchal recibió ayer la primera escala del megacrucero "Azura"

Es un barco bonito, en la línea de los actuales megacruceros de factura italiana

Fotos: Archivo de Juan Carlos Díaz Lorenzo y Sergio Ferreira (sergio@cruises